Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Paciente de cáncer en Gaza: "espero que nadie tenga que ir nunca a Egipto para recibir tratamiento"

Tahani al-Rifi, una palestina de 34 años con cáncer de tiroides, toma sus medicinas en su casa en la ciudad de Gaza el 1 de febrero de 2021 [MOHAMMED ABED/AFP via Getty Images].

"Agosto, septiembre, octubre, noviembre". Ghafra Faraj recuerda las veces que solicitó a las autoridades israelíes un permiso para poder salir de Gaza y viajar a Jerusalén Oriental para acceder a la radioterapia después de que le diagnosticaran cáncer de mama.

La radioterapia es vital para combatir la enfermedad, pero no está disponible en Gaza, por lo que cientos de pacientes que necesitan este tratamiento son remitidos a Jerusalén Este cada mes. Pero para llegar hasta allí deben sortear la opaca burocracia israelí sólo para conseguir un permiso de salida de Gaza.

Mientras esperaba el permiso, la vista de Ghafra comenzó a desvanecerse, perdió los dientes y sus uñas se volvieron negras. "Mi voz cambió y perdí todo el pelo", recuerda. Pero aun así, sus solicitudes seguían siendo rechazadas. "Mi hijo fue al médico y le dijo: no puedes esperar más, tienes que irte con tu madre a Egipto".

Qatar inaugura un hospital de diálisis en Gaza - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

A las 5 de la mañana Ghafra rezó el Fajra, la oración del amanecer, y luego se dirigió al paso fronterizo de Rafah, donde esperó más de 12 horas para cruzar a Egipto. Madre e hijo atravesaron la península del Sinaí, hasta El Cairo, y llegaron al centro de salud del Instituto Nasser de la capital egipcia. Pero el guardia los despidió. "Hoy es viernes y no se pueden admitir remisiones en el hospital", les dijo.

Durante los días siguientes, Ghafra y su hijo fueron de un lado a otro del hospital y del hotel en el que se alojaban, intentando convencer al personal médico de que les dejara entrar para que Ghafra pudiera ser atendida. Ofrecieron sobornos y explicaron que, como eran de Gaza, no podían permitirse esperar otras cuatro semanas para ser atendidos.

Un mes y medio y 1.500 dólares después, Ghafra regresó a Gaza tras haber completado sus sesiones de radioterapia. "Espero que nadie tenga que ir nunca a Egipto para recibir tratamiento", dice. "El viaje es muy difícil".

LEER: Los análisis invalidan el compromiso de los dos estados 

Desde el Centro de Salud para Mujeres del campo de refugiados de Burij, en Gaza, y a través de una transmisión en directo y una delegación virtual de medios de comunicación organizada por Medical Aid for Palestinians, Ghafra es una de los miles de pacientes con cáncer que deben superar una serie de obstáculos para acceder a la atención médica, entre los que destaca el bloqueo israelí y egipcio impuesto a la Franja desde 2007.

Seis pacientes, entre ellos tres niños, han muerto en lo que va de año debido a un retraso o a la denegación de permisos por parte de Israel, según MAP. En agosto, el 42% de las solicitudes de permiso fueron denegadas o se retrasaron cuando llegó su cita en el hospital.

Además de la falta de radioterapia, hay escasez de ciertos medicamentos de quimioterapia y de suministros médicos en general, afirma el Dr. Ahmed Al-Naji, uno de los principales cirujanos de mama de Gaza, que habló desde el Hospital Nasser de Khan Yunis. Sin embargo, el departamento del Dr. Al-Naji descubre cada mes entre 7 y 10 nuevos casos de cáncer de mama, lo que lo convierte en el cáncer más común en Gaza.

"También hay un problema de electricidad debido al asedio. ¿Se imagina que [el equipo de nuestro hospital] no funcione correctamente? Imagínese cómo afectará esto a los pacientes y cómo sufrirán", añade.

La Dra. Khadra Salami es especialista en oncología hematológica pediátrica en el Hospital Augusta Victoria de Jerusalén Este, donde se atiende a muchos de los pacientes de Gaza si se les concede permiso para llegar allí. Como único hospital con instalaciones de radiología y tratamientos avanzados de quimioterapia en Palestina, atienden a dos millones de personas de Gaza y a tres millones de Cisjordania.

El equipo médico está sobrecargado", afirma el Dr. Khadra.

LEER: La violencia contra las mujeres persiste, entonces, ¿qué hacemos ahora? 

A veces, cuando los niños son aceptados para recibir tratamiento en este hospital, a sus padres se les niega el permiso para venir con ellos. "Es muy estresante con la enfermedad en sí, y luego el trauma de ser separados de sus padres", dice el Dr. Khadra. "A veces tenemos bebés lactantes que son separados de sus padres. A las madres no se les permite venir. No se puede imaginar cómo puede ocurrir esto en cualquier parte del mundo cuando se trata de un niño muy enfermo. Asesorar a los padres por teléfono, darles un plan de tratamiento y el resultado por teléfono".

"Si haces este trabajo en el Reino Unido, Estados Unidos o incluso en Israel, estudias el resultado de los pacientes cuando han recibido quimioterapia cada dos semanas comparándolo con tres semanas", continúa, "pero en nuestra situación sólo estás esperando a que tu paciente acuda a la cita, que la mayoría de las veces se interrumpe. Esto afecta al pronóstico de la enfermedad".

Para las que no pueden salir de Gaza, hay organizaciones de derechos humanos, como la Asociación de Cultura y Pensamiento Libre, que conciencian sobre la importancia de la detección precoz a las mujeres, que a menudo tienen miedo de someterse a las pruebas de detección, dice su director, Firyal Thabet. La CFTA impulsa clínicas móviles con servicios de diagnóstico y las aparca en zonas marginales para las mujeres que tienen dificultades para llegar a un hospital.

"Todas las personas de Gaza necesitan el derecho a acceder a los servicios sanitarios", afirma. "Aquí en Gaza, amamos la vida. Necesitamos esperanza y necesitamos paz".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments

MEMO Staff Writer

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines