Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La "guardia vecinal" de Beirut se hace eco de un pasado turbulento

La inmensa mayoría de los libaneses luchan por sobrevivir en unas condiciones económicas nefastas en Beirut, Líbano. [Adri Salido - Agencia Anadolu]

En la oscuridad de las calles sin luz de Beirut, hombres que empuñan porras y antorchas están tomando la seguridad en sus propias manos en una iniciativa que esperan que mantenga los barrios seguros pero que los críticos ven como un preocupante eco del problemático pasado de Líbano, informa Reuters.

La vigilancia vecinal, lanzada a principios de este mes en algunas de las calles más salubres de Beirut, es el último síntoma de la crisis que aflige al Líbano desde que su economía se derrumbó en 2019, paralizando gran parte del Estado y alimentando la pobreza en el peor choque desde la guerra civil de 1975-90.

Para los partidarios del plan -idea del político cristiano Nadim Gemayel y organizado por un grupo de la sociedad civil fundado por él- los hombres desplegados en el distrito de Ashrafieh de la ciudad ofrecen tranquilidad a los residentes preocupados por la delincuencia.

Pero entre los críticos, su aparición ha evocado paralelismos con la guerra civil, cuando el Estado se derrumbó, las milicias controlaron las calles y Beirut se dividió en cantones. El alcalde ha expresado su preocupación por la posibilidad de que otros sigan su ejemplo.

Tales críticas son rechazadas por Gemayel, legislador del Partido Kataeb cuyo padre, Bashir, dirigió la principal milicia cristiana en la guerra civil hasta que fue asesinado en 1982 tras ser elegido presidente.

"No somos una milicia, no estamos armados, no tenemos cohetes ni aviones no tripulados", dijo, refiriéndose al grupo chiíta Hezbolá, fuertemente armado y respaldado por Irán.

LEER: Una diputada palestina pide que se castigue a Israel por sus crímenes contra las mujeres

"El gran problema que sufrimos hoy en Beirut y en todo Líbano es que no hay electricidad, no hay seguridad, no hay sensación de tranquilidad y todas las calles están a oscuras", dijo, describiendo al Estado como "ausente".

"Si hubieran cumplido con su deber y hubieran iluminado las calles, no nos habríamos visto obligados a iluminar las calles, y si... no hubieran permitido que el país se hundiera, no nos veríamos obligados hoy a estar en las calles para tranquilizar a nuestro pueblo", dijo.

La iniciativa -que actualmente cuenta con 98 reclutas- se puso en marcha en coordinación con los servicios de seguridad y pretendía complementar su trabajo, dijo Gemayel, añadiendo que las fuerzas de seguridad estaban sufriendo un déficit de personal debido a la crisis.

Los servicios de seguridad del Líbano, al igual que el resto del Estado, se han visto muy afectados por el colapso del 95% de la moneda, que ha destruido el valor de los salarios pagados a los soldados y a la policía.

Estados Unidos los está reforzando con ayuda, incluida la salarial.

Un portavoz de las Fuerzas de Seguridad Interna (FSI) no respondió a una solicitud de comentarios.

La crisis ha provocado un aumento de los delitos, como robos a mano armada, robos de coches, robos de bolsos y robos de cables de Internet y teléfono.

Aun así, el jefe del ejército, el general Joseph Aoun, dijo que el ejército, columna vertebral de la paz civil en Líbano, era capaz de mantener el orden. "La situación de seguridad está bajo control... no hemos aceptado antes ninguna violación de la seguridad y la estabilidad, y no la aceptaremos hoy", dijo.

El alcalde de Beirut, Jamal Itani, dijo que se había enterado de la iniciativa por las noticias, y que le preocupaba que pudiera provocar tensiones.

"Si atrapan a un ladrón de una parte o la gente interviene con armas, entonces las cosas podrían irse de las manos", dijo a Reuters.

"Mi segundo temor es que otras zonas también lo pidan y entonces cada zona tenga un grupo para sí mismo que gestione la seguridad en su zona".

LEER: Túnez condena a 6 años de prisión a la viuda de Ben Ali

Los partidos sectarios del Líbano se desarmaron al final de la guerra, salvo Hezbolá, que conservó su arsenal para luchar contra Israel. Su omnipresente influencia nunca está lejos de la superficie y las tensiones son habituales en un país inundado de armas.

Partidarios de diferentes grupos se enfrentaron mortalmente en Beirut el año pasado.

Mohanad Hage Ali, del Centro Carnegie de Oriente Medio, dijo que la iniciativa era un claro ejemplo de la organización de la seguridad a nivel local bajo un paraguas político, y añadió que esta tendencia había surgido antes en la crisis y se estaba desarrollando de forma menos visible en otros lugares.

La seguridad, al igual que la electricidad, la disfrutarán cada vez más quienes puedan pagarla, añadió.

Gemayel dijo que la financiación procedía de donantes locales, y que la logística la organizaba una empresa de seguridad. Los reclutas ganan 200 dólares al mes por un turno de seis horas, unos ingresos muy necesarios para muchos.

Espera una expansión.

El comerciante George Samaha lo acogió con satisfacción.

"Estábamos más tranquilos porque nada está garantizado dada la mala situación que estamos viviendo", dijo Samaha, de 51 años.

Pero la legisladora Paula Yacoubian lo calificó de "cortoplacista".

"¿Volvemos a la época de las milicias?", dijo.

"Este país se está desintegrando y desmoronando, y esto es una de las cosas que contribuirán a la caída del país y del Estado".

Categorías
LíbanoNoticiasSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines