Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Netanyahu está convirtiendo a Israel en una república prohibitiva

Benjamin Netanyahu durante un acto de campaña en Tel Aviv, Israel, el 30 de octubre de 2022 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

El primer ministro israelí saliente, Yair Lapid, ha planteado a los votantes del Likud una serie de preguntas relacionadas con el actual impasse en el que ha caído Benjamin Netanyahu, encargado de formar un nuevo gobierno, en compañía de neofascistas extremos y partidos nacionalistas racistas.

"¿Es esto lo que queríais? ¿Por eso habéis votado al Likud?", preguntó Lapid. "Los estudiantes de la Yeshiva [judíos ortodoxos] recibirán más dinero que los soldados de las FDI".

No se detuvo ahí. El jefe del Sionismo Religioso, Bezalel Smotrich, dijo Lapid, "quiere cerrar los partidos de fútbol en el Sabbath. Se aprobará una ley para separar a hombres y mujeres en la esfera pública". El primer ministro recordó a los seguidores del Likud que no viven en Irán.

Al parecer, Lapid no quiso preguntar a los partidarios de Yesh Atid por qué no votaron a su partido, dejando la puerta abierta al regreso de un hombre que se enfrenta a un juicio por múltiples cargos de corrupción, y que estuvo al frente del gobierno durante 12 años consecutivos, precedidos por 3 años entre 1996 y 1999. Es bien sabido que Netanyahu se plegará a la voluntad de los religiosos y ultranacionalistas de extrema derecha porque, tal y como están las cosas, no puede encabezar un gobierno sin su bendición.

La hipocresía y las evasivas dominaron las preguntas de Lapid, especialmente cuando comparó a Irán con el Estado de ocupación. Pasó por alto el hecho de que los hombres y las mujeres están actualmente separados en el Muro de las Lamentaciones (occidental), y descuidó un elemento más importante que la deducción de las dietas de los soldados en beneficio de los alumnos de las escuelas ortodoxas: La insistencia de los aliados extremistas de Netanyahu en anular una serie de decisiones del Tribunal Supremo, haciendo que la "única democracia de Oriente Medio" sea más bien una república bananera.

Cómo los políticos, comentaristas y analistas israelíes fueron sorprendidos por la ola de partidos de extrema derecha; apenas se escondieron durante la campaña electoral. Sin embargo, están promoviendo la falsa narrativa de que Netanyahu se niega a dar las carteras de defensa, seguridad interna o tesorería a personas como Smotrich, Itamar Ben-Gvir y Aryeh Deri, para evitar ponerse en apuros con la Casa Blanca, dados sus vergonzosos antecedentes terroristas y su abierto racismo.

LEER: Israel retrasa la audiencia de una periodista palestina y la mantiene bajo arresto domiciliario

La verdad del asunto es más simple que eso. La formación de un gobierno cuyos pilares se basan en extremistas que previamente han exigido la expulsión de árabes, la anexión de asentamientos -ilegales- o la concesión de ventajas extraordinarias a las escuelas bíblicas, además de convertir el Tribunal Supremo en un club de charlatanería judicial carente de jurisdicción, significa que el gobierno no durará mucho más allá de su explosiva formación antes de derrumbarse cuando llegue la tormenta. Como así será.

No es sorprendente ver a Lapid cortejando a los partidarios del Likud con sus punzantes preguntas. Al fin y al cabo, los intereses del Estado pasan a un segundo plano frente a las ansias de poder y del primer puesto. De ahí su llamamiento a sus propios partidarios y a los que apoyaron a sus antiguos socios Benny Gantz y Naftali Bennett para que esta impía trinidad se una a Netanyahu en un gobierno de unidad nacional.

El actual estancamiento de las negociaciones para formar gobierno, o la posibilidad de que Netanyahu se doblegue ante sus aliados de extrema derecha, o incluso que chantajee a todos insinuando un gobierno de amplia coalición, entre otras cosas, son los síntomas más claros de una entidad religiosa de extrema derecha que ya impone un sistema de apartheid a los palestinos, y que está a punto de empeorar mucho. La explosiva y autodestructiva república bananera bien podría estar en camino.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines