Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La organización de una exitosa Copa Mundial de la FIFA por parte de Qatar será un éxito árabe

Réplica del trofeo de la Copa Mundial de la FIFA mostrada mientras se disparan fuegos artificiales en el campo durante la ceremonia oficial de apertura de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022 antes del partido de apertura entre Qatar y Ecuador en el estadio Al Bayt en la ciudad de Al Khor, Qatar, el 20 de noviembre de 2022. [Salih Zeki Fazlıoğlu - Anadolu Agency]

Qatar está viviendo una de las mil y una noches, que la gente pensaba que era una fantasía pero que ahora puede ver con sus propios ojos. Se ha convertido en una realidad, con un despliegue deslumbrante que está cautivando los corazones. Este pequeño país está organizando una gran fiesta para países de todo el mundo; se espera que dos millones de personas visiten Qatar con motivo de la Copa Mundial de la FIFA, llevando sus emblemas nacionales junto a la bandera distintiva de la nación anfitriona. Miles de millones de telespectadores de todo el mundo están sintonizando un torneo en el que no se ha escatimado en gastos. Es el más costoso de la historia.

Se trata de un punto de inflexión importante para Qatar y la relación árabe con el deporte internacional. El torneo se celebra por primera vez en un país árabe musulmán. Los anfitriones han estado a la altura del reto, ya que se ganaron el derecho a organizar la Copa del Mundo en diciembre de 2010.

La ceremonia de apertura fue sofisticada y estuvo bien preparada y dirigida, mostrando la creatividad árabe. Toda la nación debe apoyar este acontecimiento deportivo mundial.

Todo esto se ha hecho frente a una campaña coordinada y sin precedentes sobre supuestos abusos de los derechos humanos y otras cuestiones. Desde la preocupación por la temperatura en el Estado del Golfo hasta las acusaciones de apoyo al terrorismo y de soborno para conseguir el derecho a albergar la Copa del Mundo, se ha puesto en marcha toda una maquinaria de propaganda. Las refutaciones del gobierno de Doha y de lo que ha logrado en los últimos años han sido ignoradas o simplemente dejadas de lado.

Vista de la ciudad decorada con banderas, figuras de la Copa del Mundo, carteles gigantes de equipos y estrellas del fútbol antes de la Copa Mundial de la FIFA que acogerá Qatar el 15 de noviembre de 2022.
[Mohammed Dabbous - Anadolu Agency]

El bloqueo impuesto a Qatar por los países vecinos del Golfo en 2017 se sumó a la sucia guerra de propaganda para que el torneo fuera boicoteado, o llevado a otro lugar. La propaganda no terminó con la reconciliación y el acuerdo de Al-Ula de 2020 firmado en Arabia Saudí. Con la pandemia mundial en pleno apogeo, seguida de la guerra rusa de este año contra Ucrania, fue una oportunidad de oro para que los llamados países hermanos difundieran rumores sobre la cancelación de la Copa del Mundo de 2022. Sus lacayos mediáticos difundieron y avivaron tales rumores, y cuando se dieron cuenta de que esto no iba a suceder, se dedicaron a burlarse de Qatar por gastar tanto dinero en el torneo.

Últimamente, la atención se ha centrado en las leyes de igualdad de Qatar, especialmente las que difieren de las occidentales, que protegen a las personas LGBTQ+. Las autoridades qataríes insisten en que todo el mundo es bienvenido al torneo; reconocen y respetan el hecho de que las costumbres y los derechos son diferentes en otros países; y piden a los visitantes que respeten también las costumbres, tradiciones y normas morales de Qatar.

En todo esto, Occidente ha dejado al descubierto su cara racista, colonial y llena de odio. Sus ataques no están motivados por la preocupación por el terrorismo, los derechos humanos, los derechos de los homosexuales, los derechos de las mujeres, los derechos de los trabajadores o cualquier otro derecho. ¿Cómo podrían serlo, dado que Occidente apoya a Israel y sus violaciones diarias de los derechos humanos y del derecho internacional?

La verdadera razón de la oposición es que el Mundial se celebra en un país árabe musulmán. Es un racismo antiárabe, abierto y vil.

LEER: Qatar prefiere evitar el malestar de su pueblo por las exigencias occidentales para la Copa del Mundo

Sin embargo, el torneo ha dado el pistoletazo de salida en sentido figurado y literal, en medio de llamamientos para que la atención se centre ahora en el fútbol, en lugar de en las cuestiones políticas. El solapamiento entre la política y el deporte es un asunto viejo y nuevo, y los feroces ataques a Qatar son claras manifestaciones de la politización del fútbol. La Copa Mundial de la FIFA ya no es sólo un torneo de fútbol, sino también una enorme plataforma para mostrar ideologías e identidades variadas. Contra Qatar hemos asistido a una masiva embestida orientalista para imponer los valores y la moral occidentales a un Estado árabe musulmán. Al hacerlo, los críticos han echado por tierra la creencia de que el fútbol en general, y la Copa Mundial en particular, pueden unir a la gente de una manera que no es posible en otros eventos. Qatar, por su parte, trata de preservar sus propios valores, tradiciones, cultura e identidad árabe-islámica, al tiempo que se muestra abierto y acogedor con los visitantes de todo el mundo.

El Emir de Qatar, el Jeque Tamim Bin Hamad Al-Thani, lamentó que su país haya sido objeto de una calumnia sin precedentes que ningún otro país anfitrión de la Copa Mundial ha tenido que afrontar. "Ser anfitrión de la Copa del Mundo es una ocasión en la que retratamos lo que somos, no sólo en cuanto a la fuerza de nuestra economía e instituciones, sino también en cuanto a nuestra identidad civilizatoria", dijo el Emir. "Aceptamos este reto por la fe que tenemos en nuestro potencial, los qataríes, para afrontar la misión y convertirla en un éxito, y por nuestra conciencia de la importancia de acoger un gran acontecimiento como la Copa del Mundo en el mundo árabe".

Los palestinos de Gaza celebran la celebración de la Copa del Mundo en Qatar, el 20 de noviembre de 2022 [Mohammad Asad/Monitor de Oriente].

Por mucho que sus críticos lo intenten, no han podido evitar que Qatar trabaje con ahínco durante los últimos doce años para construir la infraestructura para el torneo y abordar algunas de las preocupaciones mediante la introducción de enmiendas en las leyes qataríes. Se han gastado miles de millones en garantizar que los visitantes se alojen cómodamente y puedan viajar a los partidos de fútbol con un mínimo de dificultades y retrasos, a pesar de los problemas logísticos que supone desplazar a un gran número de personas en un país muy pequeño. Se ha aprovechado la tecnología más avanzada para proporcionar información instantánea sobre los atascos y sugerir rutas alternativas, por ejemplo. Este sistema de "ciudad inteligente" es una primicia en el mundo árabe y beneficiará tanto a los aficionados como a los equipos y a la población local.

"Siempre hemos dicho que Qatar ofrecerá la mejor Copa Mundial de la FIFA de la historia", dijo el Presidente de la FIFA Gianni Infantino. "El mundo está entusiasmado. Qatar está preparado. El escenario está preparado. Juntos, ofreceremos la mejor Copa Mundial de la historia dentro y fuera del campo".

Así lo esperamos. El deporte une a la gente. La reconciliación es importante. Hemos visto a los presidentes egipcio y turco darse la mano, a pesar de la difícil relación entre ellos. Hemos visto al príncipe heredero saudí, Mohammed Bin Salman, envolverse con una bandera qatarí y ser uno de los primeros en visitar a su vecino. También ha dado instrucciones al gobierno saudí para que apoye los esfuerzos de Qatar por albergar la Copa del Mundo. El líder de los EAU, sin embargo, brilló por su ausencia.

Así que las próximas semanas son una celebración árabe, no sólo qatarí; el éxito de Qatar es un éxito para todos los árabes. Sólo deseo que los regímenes árabes sionistas se den cuenta de ello y vuelvan a unirse al redil.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónFIFAOrganizaciones InternacionalesOriente MedioQatarRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines