Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Tras otras elecciones israelíes, ¿se prepararán los palestinos para una nueva Nakba?

Ciudadanos israelíes emiten sus votos para las elecciones legislativas israelíes de 2022 en un colegio electoral en Jerusalén Oeste, el 1 de noviembre de 2022 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

Con lo que parece una rotunda victoria electoral, Benjamín Netanyahu parece seguro que volverá a ser primer ministro de Israel, cargo que ya ha ocupado durante doce años. Esta vez, sin embargo, su gabinete no incluirá partidos de izquierda o de centro; estará lleno de fanáticos religiosos de extrema derecha.

La cómoda mayoría de Netanyahu -65 escaños de 120- ha puesto fin a la crisis política en Israel, que ha visto cinco elecciones generales en menos de cuatro años. Sin embargo, creará nuevas crisis para el Estado de ocupación.

La probable coalición de gobierno estará formada por el Likud de Netanyahu, los partidos ultraortodoxos Shas y Judaísmo Unido de la Torá, y el partido de extrema derecha Sionismo Religioso, dirigido por Bezalel Smotrich, que incluye la facción Otzma Yehudit del extremista Itamar Ben-Gvir. Será el gobierno israelí de extrema derecha más extremo de la historia.

Todos estos partidos, incluido el Likud, han desafiado los principios democráticos y han infligido sufrimiento a los palestinos y a los pueblos vecinos de Israel. Ben-Gvir describió en una ocasión a los árabes de Israel como ciudadanos "desleales" y pidió su deportación. Es probable que sea ministro.

LEER: La Cumbre de la Liga Árabe asegura la prioridad de la causa palestina

Ben-Gvir comenzó su carrera política como miembro de Kach, el partido fundado por el difunto rabino extremista Meir Kahane y prohibido por las leyes antiterroristas estadounidenses en 1994. Ahora es el líder de Otzma Yehudit - "Poder Judío"-, formado principalmente por kahanistas como él.

"Si un árabe vive aquí y reconoce el Estado de Israel, Ahlan wa Sahlan ['Bienvenido' en árabe], no hay problema con él", declaró recientemente al Washington Post. "Pero cualquiera que quiera destruir, tirar piedras, lanzar cócteles molotov... estamos en guerra con ellos".

Las elecciones israelíes y el regreso de Netanyahu - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

El Estado de Israel previsto por Ben-Gvir es un Estado sólo para judíos; cualquier otro es un ciudadano de segunda clase que sólo existe para servir a los judíos. No hace concesiones en esta creencia sobre la que ha prosperado su carrera política. Durante su campaña electoral, levantó su arma en Sheikh Jarrah y pidió que se matara a cualquier palestino que lanzara una piedra contra las fuerzas de ocupación israelíes. Sí, las mismas fuerzas que matan a los palestinos y los expulsan de sus hogares a diario.

Smotrich es un zar de los asentamientos que ha tratado de anexionar toda la Cisjordania palestina ocupada. Forma parte de una ONG israelí que se empeña en prohibir a los palestinos vivir en Israel e impedirles construir casas y escuelas, e incluso plantar árboles en la Cisjordania ocupada.

Puede que Netanyahu haya recorrido las zonas de mayoría árabe de Israel y se haya comprometido a ayudar a los ciudadanos árabes israelíes si vuelve a ser primer ministro, pero aún así reconoció el lunes que ignoró los Acuerdos de Oslo firmados con la Organización para la Liberación de Palestina en 1993. Los palestinos reconocieron a Israel como parte del acuerdo, pero a día de hoy se niega a reconocer ni un solo derecho legítimo de los palestinos.

Así que un par de extremistas de extrema derecha, Ben-Gvir y Smotrich, son los artífices de la coalición de Netanyahu. No necesitan hacer mucho para convencer a Netanyahu de sus agendas extremistas porque el propio ex primer ministro permitió sus actos de provocación en la Jerusalén ocupada. Entre ellos, la confiscación de viviendas e instalaciones palestinas en Sheikh Jarrah y otros barrios de la ciudad ocupada. Permitió que se vallara la Puerta de Damasco de la Ciudad Vieja y que la policía israelí realizara operaciones especiales en el interior de la mezquita de Al-Aqsa. Es Netanyahu quien ha librado varias guerras sangrientas contra los palestinos en la Franja de Gaza y ha mantenido el asedio paralizante sobre el territorio.

Además, Ben-Gvir y Smotrich no serán simplemente los compinches políticos de Netanyahu, sino también sus apoyos en sus esfuerzos por librarse de los cargos de fraude y corrupción por los que aún se enfrenta a un proceso judicial. Ambos extremistas han hecho campaña contra el Tribunal Superior de Justicia de Israel y lo han acusado de sobrepasar regularmente su autoridad al servicio de agendas y opiniones supuestamente izquierdistas relacionadas con el tratamiento de los asuntos internos de Israel y con los palestinos.

LEER: La narrativa palestina es eliminada en el Consejo de Seguridad de la ONU

En su retorcida visión del mundo, ven al tribunal como un obstáculo para consolidar el carácter judío de Israel y una restricción al gobierno israelí por mandato de la Knesset. El propio parlamento lleva más de una década desplazándose hacia la derecha.

Smotrich ha anunciado que su partido tratará de abolir el delito de "fraude y abuso de confianza" del que -casualmente, por supuesto- se acusa a Netanyahu desde hace años. Concederá inmunidad judicial a los primeros ministros, a los ministros y a los diputados por cualquier delito que cometan mientras estén en el cargo. Esto significa que veremos una Knesset y un gobierno llenos de miembros capaces de cometer crímenes contra los árabes israelíes y los palestinos en los territorios ocupados con impunidad.

Los tribunales israelíes, incluido el Alto Tribunal de Justicia -que se niega a ordenar la liberación del preso palestino Nasser Abu Hamid, que se está muriendo de cáncer- no sirven a los palestinos ni a sus derechos. En realidad, ayudan a Israel a proyectar su imagen de Estado solidario y democrático.

La nueva Knesset se construirá en lo que Haaretz ha descrito como un "día negro para Israel" con Netanyahu volviendo al poder. En efecto, es un "día negro para Israel", pero cada día es un día negro para los palestinos que viven bajo la ocupación israelí. Con un gobierno kahanista y el silencio internacional sobre los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad de Israel, los ciudadanos árabes del Estado de ocupación, así como los palestinos de los territorios ocupados por Israel, podrían enfrentarse a una nueva Nakba. La limpieza étnica no se detuvo en 1948; está en curso, y personas como Ben-Gvir y Smotrich querrían completar lo que sus predecesores empezaron hace tantos años.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines