Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un padre y un hijo sirios asesinados bajo tortura por el régimen de Assad, dos años después de abandonar el campo de Rukban

Moayad al-Obaid y Abdulaziz Al-Obaid [@Omar_Madaniah/Twitter]

Un padre sirio y su hijo han muerto torturados en el sistema penitenciario del régimen sirio de Bashar al-Assad, dos años después de abandonar el campo de refugiados de Al-Rukban y negociar su reasentamiento en territorio del régimen.

En un comunicado del Consejo Tribal de Palmira y Badia, Moayad al-Obaid y Abdulaziz al-Obaid "fueron torturados hasta la muerte en [la] tristemente célebre prisión de Sednaya".

Los dos habían residido anteriormente en el campo de desplazados sirios de Rukban, situado en la frontera sudoriental con Jordania, pero decidieron abandonarlo en 2020 debido al creciente deterioro de las condiciones del campo.

Al parecer, sus condiciones se resolvieron en su momento con el régimen de Assad bajo el respaldo de la Media Luna Roja Siria y el Centro de Reconciliación de Rusia para Siria, encargado de permitir a los sirios reconciliarse con el régimen y regresar a sus territorios. A continuación, regresaron a su ciudad natal, Al-Qaryatayn, en la zona oriental de Homs.

Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), fueron detenidos por las fuerzas del régimen y las milicias afiliadas a Hezbolá a los dos meses de su reasentamiento, y desaparecieron con sólo rumores de su detención en Sednaya.

El 30 de octubre, la noticia de la muerte del padre y el hijo llegó a su familia. Según una fuente cercana a la familia Al-Obaid, que habló con el medio de comunicación Al-Araby Al-Jadeed, "el aparato de seguridad del régimen detuvo a Moayad y a su hijo dos meses después de su regreso y los llevó a un lugar desconocido. Hace dos días, la familia recibió la noticia de su muerte, pero no ha recibido los cuerpos".

LEER: Los palestinos se manifiestan en solidaridad con las mujeres detenidas en las cárceles israelíes

Maher Al-Ali, jefe del Consejo Tribal, dijo al medio que "28 familias, que suman más de 120 personas, abandonaron el campamento de Al-Rukban durante este mes de octubre, debido a las malas condiciones de vida". Añadió que "todas las familias se fueron a las zonas controladas por el régimen".

Al-Ali subrayó que "las Naciones Unidas deben entrar en el campo de Rukban para evaluar las necesidades y proporcionar asistencia a los residentes del campo, sobre todo médica, alimentaria y educativa, y también pedimos a la parte jordana que abra un punto médico".

El campamento, que ha estado asediado por el régimen sirio durante toda la guerra civil en curso, no puede recibir suficientes suministros médicos y alimentarios para sus aproximadamente 12.000 residentes. Además, está desatendido por el gobierno jordano, que insiste en que la ayuda sólo debe enviarse a través de la parte siria.

Al-Ali también planteó su preocupación por los retornados que abandonan el campo y corren el riesgo de ser traicionados y detenidos por el régimen de Assad a pesar de las garantías de seguridad, y pidió a la ONU que "documente los casos de detenciones y asesinatos" bajo tortura de los retornados del campo de Rukban.

Categorías
NoticiasSiriaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines