Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Argelia acoge a estados árabes enfrentados en su cumbre

Una valla publicitaria en la que se lee en árabe "bienvenidos hermanos árabes" y que muestra las banderas de las naciones de la Liga Árabe se muestra el 31 de octubre de 202 [FETHI BELAID/AFP vía Getty Images].

Argelia pretende demostrar su influencia diplomática esta semana al acoger la primera cumbre de la Liga Árabe desde antes de la pandemia del COVID-19, pero las divisiones políticas hacen que cualquier muestra de unidad entre los miembros del club sea probablemente de papel, informa Reuters.

Los Estados árabes están divididos en temas que van desde el apoyo a la causa palestina, el papel regional de Irán y Turquía y la rehabilitación del presidente sirio Bashar Al-Assad, mientras que la amarga disputa de Argelia con Marruecos sigue siendo un problema.

En Argelia, ausente en gran medida de los asuntos árabes durante varios años tras las protestas masivas de 2019 que condujeron a la destitución del presidente Abdelaziz Buteflika, la reunión se ha presentado como una marca de su regreso a la diplomacia de primera línea.

"La Cumbre demuestra que Argelia ha vuelto a los asuntos internacionales tras años de aislamiento debido a la enfermedad de Buteflika, el movimiento de protesta, el COVID-19 y la crisis financiera", dijo un ex ministro del gobierno argelino y embajador.

El mes pasado Argel convocó a las facciones palestinas en un esfuerzo por poner fin a años de discordia interna, y el presidente Abdelmadjid Tebboune ha recibido en los últimos meses a los líderes de Francia e Italia.

Sin embargo, Argelia no logró a principios de este año persuadir a otros Estados árabes para que pusieran fin a la suspensión de Siria como miembro de la liga, impuesta a finales de 2011 por la represión de Assad contra los manifestantes cuando el levantamiento se convirtió en una guerra civil. Damasco dijo, en septiembre, que no asistiría para evitar "causar disputas".

LEER: "la OPEP+ está sólo a una llamada de distancia si los mercados necesitan equilibrarse"

Algunos de los principales Estados árabes, como Arabia Saudí y Qatar, apoyaron a los rebeldes musulmanes suníes que luchan contra Assad, un estrecho aliado de Irán.

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, y el líder de Emiratos Árabes Unidos, Mohammed bin Zayed, han confirmado que no acudirán a Argel, al igual que el rey de Marruecos, Mohammed VI.

Los presidentes de Egipto y Túnez y los monarcas de Kuwait y Qatar están entre los dos tercios de líderes que la Liga Árabe ha dicho que asistirán.

Las zonas céntricas de Argel, así como la carretera que lleva al recién construido Centro de Conferencias en la costa donde se celebrará la Cumbre, han sido replantadas con árboles y engalanadas con banderas árabes. Modelos de arquitectura árabe adornan una plaza central.

Sin embargo, en las calles de Argel no parece haber muchas expectativas de que la Cumbre traiga consigo avances.

"No estoy seguro de que esta Cumbre vaya a mejorar nuestras condiciones de vida. Deberíamos centrarnos en los asuntos internos", dijo Hmida Salmi, un taxista de 38 años.

Divisiones

Los países árabes siguen divididos por las secuelas de las revueltas de la "Primavera Árabe" de 2011, incluidos los conflictos que persisten en Siria, Yemen y Libia y que arrastran de forma diversa a otros Estados árabes, así como a potencias regionales como Turquía e Irán.

Desde la última Cumbre Árabe de hace tres años, los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Marruecos y Sudán también han pasado a normalizar los lazos con Israel, algo que muchos palestinos consideran una traición.

Funcionarios palestinos y algunos otros Estados árabes, como Argelia, han criticado los llamados "Acuerdos de Abraham" por no incluir ninguna medida concreta hacia la creación de un Estado palestino.

Para los Estados del Golfo, los vínculos más cálidos con Israel reflejan años de cambio de prioridades políticas, incluida su preocupación general por el papel regional de Irán, un enemigo que comparten con Israel.

En Argelia, la atención se ha centrado en su principal rival regional, Marruecos, que, a finales de 2020, aceptó establecer lazos más cálidos con Israel como parte de un acuerdo en el que Estados Unidos reconocía la soberanía de Rabat sobre el Sáhara Occidental.

Argelia respalda al movimiento independentista del Frente Polisario por el territorio en disputa, que también anunció en 2020 la reanudación de su lucha armada contra Marruecos.

Desde entonces, las relaciones entre Argelia y Marruecos se han deteriorado fuertemente, y Argel ha suspendido las relaciones diplomáticas entre ambos países, no ha renovado un acuerdo de suministro de gas y ha cerrado su espacio aéreo a los aviones marroquíes.

Categorías
ArgeliaLiga ÁrabeNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines