Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Malasia no es un campo de juego para el conflicto Israel-Hamás, ni para ningún otro

Malayos protestan en apoyo a Palestina en Kuala Lumpur, Malasia, el 21 de diciembre de 2018 [Adli Ghazali/Anadolu Agency].

Malasia apoya la causa palestina en Oriente Medio y se opone a la ocupación israelí del territorio palestino después de 1948. El gobierno de Putrajaya nunca ha mantenido relaciones diplomáticas con Israel, pero ha aceptado un plan de paz basado en que el Estado de ocupación vuelva a la Línea del Armisticio ("Verde") de 1949, vigente en 1967, para lograr una solución de dos Estados. Esto implica que la capital del Estado palestino será Jerusalén Este, algo que Malasia también apoya. Este apoyo a los palestinos se extiende a los foros internacionales sin tener en cuenta las facciones políticas implicadas; Al Fatah y Hamás reciben un trato justo por parte del gobierno malasio, aunque la misión diplomática oficial de Palestina en Kuala Lumpur depende de la autoridad dirigida por Al Fatah en Ramala.

La influencia de Hamás ha aumentado en Malasia desde que el movimiento de resistencia se fundó en la década de 1980 como una rama de los Hermanos Musulmanes. En Malasia hay muchos partidarios de la Hermandad entre la población musulmana, lo que convierte al país en un destino seguro para Hamás y sus partidarios, al igual que Turquía, Irán y Qatar. El número de estudiantes palestinos en Malasia ha aumentado, especialmente desde Gaza.

Los malayos nunca olvidarán el asesinato de un profesor palestino en Kuala Lumpur en 2018. Fadi Mohammed Al-Batsh, un ingeniero eléctrico de Gaza, fue asesinado a tiros por dos motociclistas. Su familia alega que la agencia de espionaje israelí Mossad estuvo involucrada en el asesinato. Hamás reconoció que Al-Batsh era miembro del movimiento, en cuya rama militar se le llamaba "comandante". Avigdor Lieberman, ministro de Defensa de Israel en ese momento, emitió un desmentido rutinario de la participación israelí en el asesinato, pero afirmó que el profesor era el diseñador de los sistemas de misiles de Hamás.

El 28 de septiembre de este año, un palestino de Gaza fue rescatado por agentes de la policía malaya en Selangor. Según el New Straits Times (NST), el Mossad estaba detrás del secuestro del individuo, lo que llevó a la Real Policía de Malasia a llamar al director, Farrah Naz Karim, para que lo investigara. En un informe relacionado, pero no verificado, se afirmó que once malasios, entre ellos una mujer, fueron reclutados por el Mossad y recibieron formación en Europa antes de secuestrar a Omar ZM Albelbaisy Raeda. Se trata de un programador informático y se cree que es miembro de Hamás. Al parecer, otro palestino pudo escapar de los secuestradores y ponerse en contacto con la policía. Los agentes asaltaron un chalet en Hulu Langat y el palestino secuestrado fue liberado. Una vez más, el Mossad y sus agentes en Malasia fueron mencionados en la acusación.

La NST dijo que Raeda fue interrogado sobre su experiencia informática, los conocimientos informáticos de Hamás y el conocimiento de miembros conocidos de las Brigadas Al-Qassam, el ala militar del movimiento. El diario israelí Haaretz informó de que es un desarrollador de software para Android y que se trasladó a Turquía antes de ir a Malasia.

LEER: El rugido de la Guarida de los Leones

El Ministerio del Interior de Malasia ha iniciado una investigación sobre la supuesta implicación del Mossad en el secuestro. El ministro Hamzah Zainuddin dijo que el gobierno actuaría si la acusación de que los operativos del Mossad están trabajando en el país es cierta. En el momento de redactar este informe, la Real Fuerza Policial de Malasia no ha podido determinar si el Mossad estuvo implicado en el secuestro de los palestinos. Los agentes han señalado que la investigación está en curso y han pedido al público que deje de especular y de alterar el orden público. Las redes sociales están inundadas de "noticias" sobre el Mossad y su presencia en Malasia, y la supuesta conexión de la agencia con la oposición política. Hay muchas noticias falsas. Además, las noticias están politizadas en Malasia, ya que el país se acerca a sus 15ª elecciones generales y, hasta ahora, no se han verificado los informes del News Straits Times sobre el Mossad en Malasia.

No obstante, los medios de comunicación de otros países, incluido Israel, se han hecho eco de las informaciones, aunque las investigaciones están en curso. El Primer Ministro de Malasia, Ismail Sabri, está esperando un informe de la policía y del Consejo de Seguridad Nacional sobre las acusaciones del Mossad, pero en cualquier caso ha dado garantías sobre la seguridad del país.

Mientras tanto, Al Jazeera ha afirmado que una fuente malasia "bien informada" ha confirmado que se ha descubierto una "célula del Mossad" en el país, aparentemente para espiar en lugares sensibles, incluidos los aeropuertos, y para tratar de penetrar en las empresas de electrónica gestionadas por el gobierno. Una vez más, esto no ha sido verificado, aunque el Jerusalem Post ha señalado que la política del Mossad es atacar a los activistas de Hamás en cualquier lugar.

La supuesta operación del Mossad en Malasia sugiere claramente que las agencias de inteligencia están operando en todo el mundo, lo que significa que el conflicto Israel-Palestina -y especialmente el conflicto de Israel con Hamás en la Franja de Gaza- tiene el potencial de extenderse a otras regiones. Aunque Malasia apoya a los palestinos en su lucha legítima por un Estado viable e independiente, lo hace de acuerdo con las resoluciones de la ONU. Esta es la política exterior oficial de Malasia, independientemente de cualquier apoyo a Fatah y Hamás. El gobierno no reconoce al Estado de Israel en su política exterior y los malasios no pueden visitar el Estado de ocupación; tampoco se permite la entrada de ciudadanos israelíes en Malasia. Sin embargo, la política exterior de Malasia no percibe a los israelíes como enemigos ni engendra ningún odio hacia su país.

Nuestro país considera que el sionismo beligerante de Israel y el apartheid contra los palestinos son inaceptables y claramente contrarios al derecho internacional. Por tanto, la política exterior de Malasia puede cambiar de rumbo cuando Israel muestre su disposición a adoptar la solución de los dos Estados, a seguir las resoluciones de la ONU y a participar sinceramente en el proceso de paz para hacer realidad este objetivo. Con dos estados coexistiendo en paz, Israel estará más seguro y las operaciones globales del Mossad podrán ser cosa del pasado.

Malasia es una nación amante de la paz y pide a las demás naciones que respeten su soberanía. Tiene una política estricta contra la interferencia extranjera en sus asuntos internos, o la participación extranjera en actividades ilegales dentro de sus fronteras. Ningún Estado ni sus ciudadanos deben utilizar Malasia como campo de juego para sus propios conflictos. El pueblo malayo y su gobierno esperan que el conflicto entre Israel y Palestina termine con una paz duradera en Oriente Medio.

El futuro de Palestina es, en efecto, un asunto que preocupa profundamente a Malasia y está integrado en su política exterior. Sin embargo, la seguridad nacional de Malasia no puede verse comprometida en el proceso. Al gobierno le preocupa que el hecho de que Israel tenga como objetivo a Hamás, en particular, pueda plantear un grave dilema de seguridad para Malasia si se descubre que el Mossad está operando en el país. Esta cuestión debería preocuparnos a todos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelMalasiaOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

La Dra. Nor Aishah Hanifa es profesora titular del Departamento de Relaciones Internacionales, Derecho y Seguridad de la Facultad de Estudios y Gestión de la Defensa de la Universidad Nacional de Defensa de Malasia.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines