Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las fuerzas de seguridad iraníes masacran a la minoría suní balochi, según confirman varias fuentes

La gente organiza una manifestación en Teherán para "apoyar a la administración y a las fuerzas de seguridad" el 25 de septiembre de 2022 en Teherán, Irán. [Fatemeh Bahrami - Agencia Anadolu]

Las fuerzas de seguridad iraníes masacraron a unos 96 civiles de la comunidad minoritaria suní balochi de Irán hace dos semanas, en lo que constituyó la reacción más severa a las protestas antigubernamentales en medio de los disturbios del país durante el último mes.

En un informe del New York Times, fuentes compuestas por testigos, activistas, familiares de las víctimas y un médico confirmaron que las fuerzas de seguridad iraníes dispararon indiscriminadamente contra la multitud de manifestantes y luego contra los fieles de una mezquita el 30 de septiembre en la ciudad suroriental de Zahedan.

Lo que los habitantes de la ciudad han calificado de "viernes sangriento" comenzó con las acusaciones de que un agente de policía violó a una adolescente baluchi en otra ciudad, lo que dio lugar a protestas contra las autoridades y las fuerzas de seguridad en las zonas de la provincia de Sistán y Baluchistán.

Según Molavi Abdul Hamid -el imán suní que dirigía las oraciones ese día- en una declaración en vídeo que publicó en la aplicación de mensajería Telegram, un grupo de entre 10 y 15 jóvenes fieles abandonó la mezquita antes de que terminaran las oraciones para protestar ante la comisaría. Antes de eso, el imán dijo que había aconsejado a todos los fieles que "mantuvieran la paz" y que "controlaran sus emociones" hasta que concluyera la investigación sobre la acusación de violación.

Cuando las protestas se volvieron violentas y algunos manifestantes empezaron a lanzar piedras y cócteles molotov contra la comisaría, la policía respondió disparando contra la multitud, lo que hizo que los manifestantes huyeran de nuevo a la misma mezquita situada justo enfrente. Sin embargo, esa retirada al interior de un lugar de culto no impidió que la policía siguiera disparando contra ellos.

Los cadáveres se amontonaron en el interior de la mezquita, sin que hubiera ningún lugar dentro del complejo donde esconderse o buscar cobertura de los disparos. Como dijo un profesor y residente de la ciudad al periódico, "pensaron que sería una zona segura, el lugar más sagrado de la ciudad. No sabían que estaban entrando en una trampa mortal".

En su declaración en vídeo, el imán Hamid también dijo que la mayoría de las balas "fueron disparadas a la cabeza y al corazón de los fieles, lo que resulta que fue hecho por francotiradores". Un fiel de 28 años llamado Jamshid declaró al periódico que "fue una masacre que sólo había visto en las películas... Empezaron a disparar cuando la gente aún tenía la cabeza inclinada en la oración".

LEER: Los ministros de la UE analizarán el envío de drones de Irán a Rusia y futuras posibles sanciones

Muchas personas lograron escapar del lugar y encontrar refugio en la mezquita Makki -la principal de la ciudad- a media milla de distancia, donde fueron atendidos por un médico llamado Ahmed. Junto con una enfermera, Ahmed ayudó a tratar a más de 150 personas que resultaron heridas, aunque un número considerable murió. El médico dijo que muchas de las víctimas no querían ir al hospital por miedo a que las fuerzas de seguridad las detuvieran allí.

Según el periódico, el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) confirmó que sus fuerzas estaban presentes en Zahedan y que seis de sus miembros murieron ese día, como su jefe de inteligencia regional, el coronel Ali Mousavi, y oficiales de la infame milicia Basij. Sin embargo, el CGRI afirmó que no disparó contra civiles.

Los disturbios se han extendido por todo Irán desde la muerte de una mujer de 22 años llamada Mahsa Amini bajo custodia policial el mes pasado, tras ser detenida por llevar supuestamente el pañuelo suelto. Aunque la policía afirma que Amini murió de un ataque al corazón, su familia y los manifestantes insisten en que fue golpeada hasta la muerte por la policía. La dura represión por parte de las fuerzas de seguridad ha incluido el disparo de munición real contra la multitud, el apaleamiento de manifestantes y, al parecer, el manoseo de las manifestantes que se quitaban el pañuelo.

Sin embargo, esta masacre de unos 96 civiles en las zonas baluchis, predominantemente suníes, representa la más severa y brutal represión de los disturbios perpetrada por las autoridades iraníes. Según expertos y analistas, se asemeja a las tácticas empleadas por las fuerzas de seguridad en años anteriores, en las que atacaban específicamente a grupos minoritarios.

Hadi Ghaemi, director ejecutivo del Centro de Derechos Humanos de Irán, con sede en Nueva York, declaró al periódico que el método de "disparar a matar, es el mismo libro de jugadas". Cuando hay un levantamiento nacional, llevan a cabo la mayor parte de los asesinatos en zonas de minorías étnicas para dar la apariencia de defender la patria".

 

Categorías
IránNoticias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines