Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Argelia se toma a pecho lo de "el francés es una pérdida de tiempo" con un giro hacia el inglés

Desde julio de 2022, después de que el presidente Abelmadijd Tebboune dijera a los periodistas que el francés era una lengua "botín de guerra" mientras que el inglés era una lengua internacional, las autoridades educativas se apresuraron a cambiar el plan de estudios

En noviembre de 2016, el prominente erudito islámico kuwaití Tareq Al-Suwaidan se convirtió involuntariamente en un meme de Internet cuando, durante una conferencia grabada en la ciudad costera marroquí de Temara, instó al país y, en particular, a los jóvenes a abandonar el idioma francés en favor del aprendizaje del inglés. El clip fue recogido rápidamente por la organización de propaganda pro-israelí Middle East Media Research Institute (MEMRI TV), conocida por hacer memes de videoclips políticos y religiosos traducidos al árabe.

"El francés es una pérdida de tiempo", dijo Suwaidan en respuesta a un mensaje en pantalla en ese idioma que había aparecido en el ordenador portátil que estaba utilizando en ese momento. Sus palabras fueron recibidas con risas y aplausos por parte del público. "El francés no es la lengua de la ciencia. No es la lengua del turismo ni la de la civilización. Francia es uno de los países más atrasados en materia de administración".

Dijo al público que, hoy en día, "el inglés es la lengua de la ciencia". Aunque reconoció que alguna vez fue árabe, Suwaidan llamó entonces a los marroquíes a liberarse de "la hegemonía francófona" del pasado colonial del reino. "Hay que romper esta barrera, porque nada bueno sale de ella. Tomen nota y vayan a estudiar inglés".

Casi seis años después, parece que la vecina Argelia se ha tomado a pecho la recomendación del jeque. En junio, el presidente Abdelmadjid Tebboune dio instrucciones a las escuelas primarias del país norteafricano para que empezaran a impartir clases de inglés a tiempo para el nuevo curso escolar que comenzó el mes pasado. "El francés es un botín de guerra, pero el inglés es una lengua internacional", explicó Tebboune en una entrevista en la televisión estatal en julio.

Mientras que el árabe y el tamazight son lenguas oficiales en Argelia, el francés se habla ampliamente y se utiliza en el gobierno, en el mundo académico y en el comercio. Sin embargo, la tensa y compleja historia de Argelia con Francia y su brutal legado de colonialismo han hecho que la lengua sea cada vez menos atractiva, mientras que ha crecido el interés por aprender inglés en su lugar.

La aplicación de los cambios, aunque criticada por algunos como demasiado precipitada, se ha interpretado ampliamente como la intención de Argelia de alejarse de la lengua de su antiguo ocupante colonial y adoptar una lengua más práctica y económicamente beneficiosa, aunque con su propio bagaje colonial.

Según una tesis presentada en 2020 en la Universidad argelina de Abdelhamid Ibn Badis Mostaganem, en consonancia con las fuerzas de la globalización, el inglés se ha convertido en la lengua franca de los negocios para las empresas argelinas, especialmente a medida que éstas se involucran cada vez más en el comercio internacional. "El inglés no tiene una fuerte presencia en los negocios argelinos, pero desde que el comercio se está moviendo hacia un mercado libre, la demanda de inglés aumentó", señaló el autor de la tesis. Uno de los entrevistados citados en el estudio mencionó que, a pesar de que el inglés no se habla habitualmente en Argelia, debería enseñarse en las escuelas primarias.

LEER: Las facciones palestinas se reunirán en Argelia para solucionar sus desavenencias

La orientación de Argelia hacia el mundo anglófono ha sido un proceso constante, con la idea propuesta en septiembre de 2010 por el ex ministro de Educación Superior Rachid Harraoubia, quien reveló que su departamento "estaba trabajando seriamente en la posibilidad de introducir el idioma inglés en lugar del francés en las universidades, especialmente en las ramas científicas y tecnológicas."

En 2019, validando esencialmente lo que Suwaidan sostenía tres años antes, el ministro de Educación Superior e Investigación Científica de Argelia, Tayeb Bouzid, habló de la importancia de implantar el inglés en el sistema educativo, ya que es "el idioma de los canales internacionales y el de las revistas científicas". Partidario de sustituir el francés por el inglés, Bouzid ha declarado que "el francés no lleva a ninguna parte".

Ese mismo año, el Ministerio de Educación Superior publicó en su página web una encuesta de Google en la que se preguntaba a los encuestados si apoyaban el uso del inglés como lengua de enseñanza. El 94% de los participantes se mostraron a favor de la propuesta.

El año pasado, la creciente irrelevancia del francés en el sistema de enseñanza superior de Argelia se hizo evidente cuando tres ministerios del gobierno anunciaron la prohibición del uso del francés en sus instituciones, subrayando que el árabe debía utilizarse en toda la correspondencia oficial.

En un reportaje de Al-Fanar Media del año pasado, una alumna de primer curso de la Escuela Superior de Matemáticas comentó que se sorprendió al ver que los formularios de solicitud estaban en árabe e inglés y que "los profesores ya no hablan francés, salvo en algunas raras ocasiones".

La ausencia de la lengua colonial también se hizo notar durante la visita del presidente francés Emmanuel Macron a Argelia, rica en gas, en su intento de recomponer los lazos entre ambos países, por cierto en medio de las crecientes inseguridades energéticas de Francia. A pesar de su hostil acogida por parte del público, el atril utilizado por Macron para dirigirse a los medios de comunicación llevaba inscrito "Presidencia francesa" únicamente en árabe e inglés.

"No me sorprendió, pero sí me chocó que [Argelia] hiciera algo así durante la visita de un presidente francés", dijo el ex embajador de Francia en Argelia, Xavier Driencourt.

La menguante influencia cultural y política de Francia en el país fue observada recientemente por France24 en un reportaje de vídeo sobre la introducción del inglés en las escuelas argelinas. En declaraciones a la cadena, un profesor de primaria jubilado, que hablaba con optimismo de esta evolución, afirmó con indiferencia que los argelinos están "hartos del francés".

La transición de Argelia desde el uso generalizado de la lengua francesa es comprensible por varias razones y, a medida que el país se abre y desarrolla más su sector energético, la adopción del inglés en el comercio y la educación traerá más oportunidades económicas. Sin embargo, aunque se trata de un paso en la dirección correcta, Argelia también debería considerar el futuro más allá del inglés como lengua de negocios y las limitaciones de la hegemonía occidental en general. Egipto, por ejemplo, ha introducido recientemente la opción de enseñar chino en determinados centros de enseñanza media en reconocimiento de sus crecientes lazos con Pekín. Puede ser prudente que Argelia haga lo mismo, ya que la influencia de China sigue expandiéndose por África.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArgeliaArtículosArtículos de OpiniónRegión

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines