Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Muchos libios están enfurecidos por la visita del HMS Albion a su país

El HMS Albion se prepara para pasar su primera noche en el puerto de Busita en Trípoli, Libia [@MFetouri/Twitter].

El 28 de septiembre, el buque de guerra británico HMS Albion atracó en el puerto libio de Abu Sitta, al este de la capital, Trípoli, para realizar una visita de cortesía rutinaria. Esto es bastante habitual entre las fuerzas armadas de todo el mundo. Sin embargo, la visita se convirtió en un desastre de relaciones públicas para el Gobierno de Unidad Nacional encabezado por el Primer Ministro Abdelhamid Dbeibeh, cuando el Albion atrajo demasiadas declaraciones y acusaciones negativas sobre un gobierno que ya carece de credibilidad tras perder un voto de confianza hace un año, pero que sigue en el cargo.

El HMS Albion se prepara para pasar su primera noche en el puerto de Busita en Trípoli, Libia [@MFetouri/Twitter].

El mismo barco visitó el puerto en 2014, pero no suscitó mucho interés y se marchó en silencio, casi sin que el público en general lo notara. Aquella visita fue discreta y normal, con el barco y la tripulación acogidos por la marina libia y con poca cobertura mediática.

Esta vez fue diferente. La visita fue un espectáculo público con mucha atención de los medios de comunicación que alertaron al público en un país en el que este tipo de eventos no son muy comunes. La gente se enfureció por lo sucedido durante la visita; cientos de personas acudieron a las redes sociales para desahogar su ira, su frustración y su condena al gobierno y al Consejo Presidencial.

La cuestión giraba en torno a la forma en que el barco y su tripulación fueron recibidos en tierra. Tras atracar en el pequeño puerto, sede de la marina libia, el HMS Albion y la embajada británica en Trípoli organizaron una recepción para los funcionarios libios. Los marinos libios debían ser los anfitriones, pero apenas aparecieron en la cobertura mediática. En su lugar, vimos a funcionarios del gobierno a bordo del HSM Albion, con bebidas en la mano, mezclándose con los oficiales de la Royal Navy visitantes. Muchos afirmaron, sin pruebas hay que decirlo, que se sirvió alcohol a los invitados en un país donde la venta y el consumo de alcohol es ilegal.

LEER: La crisis climática es una crisis de derechos humanos en todo el mundo

La Marina Real dijo en su sitio web que alrededor de "un centenar de dignatarios libios y extranjeros fueron recibidos a bordo del Albion, junto con la Embajadora de Su Majestad en Libia, la Sra. Caroline Hurdall [sic] y el Asesor Superior de Defensa para Oriente Medio, el Mariscal del Aire Martin Sampson, de la Real Fuerza Aérea". Sampson fue recibido posteriormente por el Primer Ministro Dbeibeh, lo que enfureció aún más a la opinión pública. El apellido de la embajadora es en realidad Hurndall, no "Hurdall", y ha sido una figura controvertida desde que llegó a Libia el año pasado. Muchos libios la acusan de inmiscuirse en los asuntos internos del país y de moverse por él con libertad. El pasado mes de diciembre, el parlamento libio de Tobruk la declaró "persona non grata" y pidió al Ministerio de Asuntos Exteriores que la expulsara del país. En agosto de este año, unos cincuenta legisladores libios acusaron a Hurndall de "interferir en los asuntos libios" por las declaraciones que hizo. La embajadora no ha abandonado Libia simplemente porque el Ministerio de Asuntos Exteriores nunca le ha pedido que se vaya. Entre los funcionarios libios invitados a la recepción de Albion se encontraban la ministra de Asuntos Exteriores, Najla El-Mangoush; los dos diputados del Consejo Presidencial, Musa Al-Koni y Abdullah Al-Lafi; el gobernador del Banco Central, Sadiq Al-Kabir; y al menos un diputado. También asistieron otros embajadores extranjeros.

¿Quién se benefició de la conferencia sobre Libia en Berlín? - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Los libios recuerdan el papel del HMS Albion en 2011, cuando se lanzó una campaña aérea liderada por la OTAN contra Libia que destruyó efectivamente gran parte del país, derrocó el régimen de Muamar Gadafi y sumió a Libia en el caos que aún sufre hoy. En el momento álgido de la intervención occidental en la guerra civil libia, el buque de guerra británico patrullaba justo fuera de las aguas territoriales libias, cerca del Golfo de Sidra. Era el buque insignia de lo que la Royal Navy describe como el Grupo de Tareas de Respuesta estacionado en el Mediterráneo durante la Primavera Árabe de 2011 para responder a cualquier emergencia.

En su informe de noviembre de 2011, el Comité Parlamentario de Defensa del Reino Unido confirmó que el HMS Albion participó en operaciones contra Libia. Diferentes informes afirman que el buque de asalto participó en el bombardeo de Sirte durante los últimos días de la guerra, pero la Royal Navy describió el papel del buque como el control de "aviones de la coalición liderada por la OTAN desde el mar utilizando su sofisticada tecnología de vigilancia aérea" Muchos libios creen que el HMS Albion bombardeó objetivos en Sirte y sus alrededores en 2011 para ayudar a los rebeldes a ganar el episodio final de la guerra y tomar el control del país. La presencia del mismo buque de guerra en el puerto de Trípoli y su recepción por parte de decenas de políticos libios no fue algo que muchos ciudadanos libios acogieran con satisfacción. El gobierno ha sido acusado de traicionar al pueblo de Libia. Los usuarios de las redes sociales objetaron el hecho de que este barco en particular fuera recibido en Trípoli a pesar de que participó en la destrucción de su país en 2011.

LEER: Egipto contemporáneo; pobreza y contaminación

Gran Bretaña solía tener una base militar en Tobruk en la década de 1960; fue cerrada por Gadafi en marzo de 1970, y declaró el día como un día nacional de liberación de la dominación extranjera. Un usuario de Twitter condenó la visita de Albion mostrando una fotografía de la bandera británica siendo arriada en 1970 junto a una foto que muestra la misma bandera siendo izada en el puerto de Trípoli la semana pasada para celebrar la llegada del buque de guerra.

La ministra de Asuntos Exteriores, El-Mangoush, fue objeto de burlas en las redes sociales por su propia publicación, en la que tuiteó que la presencia del HSM Albion en aguas libias "confirma las profundas relaciones" entre el Reino Unido y Libia. La ministra añadió que la visita del buque pone de relieve los "esfuerzos británicos en apoyo de la estabilidad" en el país norteafricano. Un aluvión de tuits publicados en respuesta se preguntaban cómo la visita del barco ayudaba a la estabilidad en Libia.

Según algunos comentaristas políticos, la visita del HMS Albion fue una señal de que Gran Bretaña sigue apoyando al gobierno de Dbeibeh. Incluso después de que el parlamento despidiera a Dbeibeh y lo sustituyera por Fathi Bashagha, el embajador británico en Trípoli ha expresado en varias ocasiones ese apoyo, lo que ha enfurecido aún más a muchos libios.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaRegiónSmall Slides

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines