Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las tensiones del Mar Egeo amenazan la unidad de la OTAN

Una foto muestra una vista del despliegue griego de vehículos blindados en las islas del Egeo con estatus no militar en violación del derecho internacional, grabado por los drones de las Fuerzas Armadas turcas en el Mar Egeo, sin especificar el 18 de septiembre de 2022. [Ministerio de Defensa Nacional de Turquía - Anadolu News Agency]

Por primera vez en su larga historia, la unidad de la OTAN se ve amenazada por las desavenencias entre dos de sus miembros: Turquía y Grecia y sus maniobras en el mar Egeo. La última crisis entre ambos comenzó en agosto, cuando Turkiye acusó a su vecino de fijar los aviones de combate turcos con sus sistemas de misiles antiaéreos S-300, de fabricación rusa, desplegados en la isla de Creta. Ankara también afirmó que los pilotos griegos pusieron a los aviones turcos bajo un bloqueo de radar sobre el Mediterráneo oriental durante una misión de la OTAN, mientras que los aviones griegos los acosaron durante el ejercicio.

El martes, Ankara convocó al embajador griego y protestó ante Washington tras acusar a Grecia de desplegar vehículos blindados estadounidenses en dos islas del Egeo cercanas a la costa turca. Grecia, sin embargo, dijo que la medida era "completamente infundada" y acusó a Ankara de comportamiento agresivo.

En un contexto internacional más amplio, la ruptura entre Turquía y Grecia se produce en un momento en que la OTAN está centrada en mostrar un frente unido contra Rusia ante su invasión de Ucrania. La guerra de Rusia ha afectado directamente a la unidad y las prioridades de la OTAN. Al no abordar las tensiones en el mar Egeo, las diferencias entre los miembros de la OTAN han revelado grietas que el presidente ruso Vladimir Putin estará dispuesto a explotar.

Uno de los principales puntos desencadenantes del conflicto entre Turquía y Grecia es que ambos acudirán a las urnas para celebrar unas elecciones cruciales el próximo año. Se dice que el presidente turco Recep Tayyib Erdogan se enfrenta a un gran desafío a sus 20 años de gobierno en medio de los problemas económicos y de inmigración del país. El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, elegido en 2019, habría sufrido una pérdida de popularidad en cierta medida debido al aumento de los precios de la energía, en parte impulsado por la guerra en Ucrania. En ambos casos, los líderes están jugando con un público interno en términos de patriotismo.

LEER: Turquía desplegará más tropas en el norte de Chipre

Erdogan habló a principios de esta semana en el Teknofest, el mayor festival de aviación y aeroespacial de Turquía, para decir: "Miren la historia. Si se cruza la línea más allá, habrá que pagar un precio muy alto. No olvidéis Esmirna", en alusión a la derrota de las fuerzas griegas de ocupación en la ciudad occidental en 1922.

En represalia, el ministro griego de Asuntos Exteriores, Nikos Dendias, hizo un llamamiento a la OTAN, a sus socios de la UE y a la ONU para que condenen formalmente lo que describió como el "discurso escandaloso y cada vez más agresivo de los funcionarios turcos".

Como mediador, Estados Unidos intenta encontrar un equilibrio entre Grecia y Turquía. Pero, el acuerdo de Turkiye con Rusia sobre la compra del sistema de defensa S-400 de Moscú cambió el equilibrio en 2017. Esto llevó a Estados Unidos a ampliar un acuerdo militar bilateral con Grecia por cinco años, que fue ratificado por el Parlamento griego en verano. Estados Unidos también canceló un acuerdo para suministrar a Turquía aviones de combate F-35.

El ministro de Defensa griego, Nikolaos Panagiotopoulos, visitó el Pentágono para reunirse con el secretario de Defensa, Lloyd Austin, en julio, donde ambos hablaron de la creciente asociación en materia de defensa entre Washington y Atenas y de la estrecha cooperación basada en la modernización de la defensa, según un comunicado del Pentágono.

En lo que respecta al acuerdo sobre el F-35, la preocupación de la OTAN y de Estados Unidos no es Turquía. En el esquema más amplio de las cosas, su enemigo común es Rusia. Tres años después de que Turquía recibiera el sistema S-400, todavía no lo ha activado en un esfuerzo por proteger el sistema de defensa y la unidad de la OTAN. Pero, esto no es suficiente para tener una paz sostenible en la disputa del Egeo. En el triángulo en evolución Ankara-Atenas-Washington, Estados Unidos debe encontrar un equilibrio de manera justa para proteger la unidad de la OTAN.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaGreciaOrganizaciones InternacionalesOriente MedioOTANRegiónSmall SlidesTurquía

Elif Selin Calik es periodista e investigadora independiente. Es colaboradora habitual de publicaciones en TRT World, Daily Sabah, Rising Powers in Global Governance y Hurriyet Daily News. Fue una de las fundadoras del Departamento de Noticias a Fondo de la Agencia de Noticias Anadolu y participó en la COP23 de las Naciones Unidas en Bonn como observadora. Tiene una maestría en Estudios Culturales de la Universidad Internacional de Sarajevo y una segunda maestría en Diplomacia Global de la SOAS, Universidad de Londres.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines