Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Necesitamos aplicar los términos de la constitución libanesa para avanzar

Los residentes cristianos maronitas del este de Beirut organizan una concentración frente a la embajada francesa el 7 de noviembre de 1989 para apoyar la negativa del general Michel Aoun a aceptar el acuerdo alcanzado por los diputados libaneses en Taif, Arabia Saudí, el 23 de octubre [ABU GHANEM/AFP via Getty Images].

Durante la última semana se ha visto una campaña semiorquestada en Líbano que pide que se apliquen los términos del Acuerdo de Taif de 1989. En ella han participado jefes de gobierno, ministros, diputados, autoridades religiosas, dirigentes de partidos políticos, periodistas, medios de comunicación social y mujeres y hombres de diversas organizaciones, círculos, regiones y afiliaciones. Pero, ¿por qué ocurre esto ahora?

¿Es porque los ministros de Asuntos Exteriores de Estados Unidos, Francia y Arabia Saudí hicieron una declaración en Nueva York sobre la necesidad de "comprometerse con el Acuerdo de Taif que permite preservar la unidad nacional y la paz civil en el Líbano"? ¿Hay alguien dentro del gobierno libanés que se oponga al Acuerdo de Taif o que pida que se pasen por alto sus disposiciones?

¿O acaso los tres ministros de Asuntos Exteriores dieron instrucciones a sus aliados y partidarios de su injerencia colectiva en los asuntos internos del Líbano para que plantearan esta cuestión en este momento especialmente difícil? Si es así, ¿por qué?

Me gustaría recordar a todos, tanto a los opositores como a los leales, que la mayoría de las reformas y obligaciones estipuladas en el Acuerdo de Taif son parte integrante de la Constitución libanesa. El gobierno del Primer Ministro Selim Hoss redactó una ley para incluir las reformas del acuerdo en el cuerpo de la constitución, y la Cámara de Representantes la aprobó el 21 de septiembre de 1990. Todo lo que necesitamos para avanzar es aplicar los términos de la constitución existente.

LEER: El Líbano recibe el primer cargamento de grano ucraniano en virtud del acuerdo de Estambul

Las reformas más destacadas legislaron una introducción para la constitución y modificaron 31 artículos de la misma, los más importantes de los cuales son los siguientes

  • El artículo 22, que prevé la elección de un Parlamento sobre una base nacional y no sectaria, y un Senado con poderes limitados a cuestiones cruciales.
  • El artículo 24, que estipula que los escaños del Parlamento se distribuyan por igual entre cristianos y musulmanes.
  • El artículo 95, que trabaja para abolir el sectarismo político según un plan escalonado.

¿Queda algún otro país en el mundo moderno, aparte del Líbano, en el que muchas de las disposiciones de su constitución no se hayan aplicado todavía después de más de 32 años? Estos artículos se incluyeron porque el sistema de cuotas sectarias en el gobierno, con todas sus complejidades y corrupción, se adoptó al establecerse el Estado del Gran Líbano por decisión de las autoridades coloniales francesas en 1920. Además, seguimos viendo el control y la corrupción de los miembros de los regímenes gobernantes, y la priorización de sus propios intereses a expensas de los intereses nacionales generales, así como las posiciones extremas adoptadas por algunas figuras e instituciones religiosas

A esto hay que añadir el papel que desempeñan los intereses empresariales y los monopolios aliados con algunas personas en el poder que saquean los recursos económicos nacionales. Y luego están las intervenciones de los principales países europeos y de Estados Unidos, así como de algunos países de la región, que tienen intereses e influencia en el Líbano.

A la luz de estos obstáculos, dificultades y desafíos que han convertido al Líbano en un Estado fallido, que sufre un amargo colapso económico y social al borde del caos total, la pregunta es qué debe hacerse. La respuesta más obvia, quizás, es la aplicación de las disposiciones de la Constitución libanesa, ya que es el único documento político y social que goza de mayor aceptación en el país, especialmente desde que se añadieron a ella la mayoría de las reformas del Acuerdo de Taif.

Hay una serie de enfoques, iniciativas y proyectos que podrían adoptar diversas fuerzas, organismos y líderes, pero no es posible enumerarlos todos en este artículo. Sin embargo, resumiré los puntos comunes de una iniciativa de rescate desarrollada entre las fuerzas nacionales progresistas independientes que implican una reforma, algunas de las cuales son antiguas y otras son nuevas y radicales:

Para empezar, podemos construir una amplia coalición nacional para el cambio y la reforma con un programa que incluya las prioridades políticas, económicas y sociales más urgentes. Entre ellas, por supuesto, el suministro de alimentos, medicinas, atención médica, electricidad y transporte.

Huelga de profesores y subida de tasas: los alumnos de las escuelas públicas del Líbano faltan a clase

Luego hay que convencer a Hezbolá de que la resistencia contra la agresiva ocupación israelí debe ir acompañada de otra prioridad no menos importante y urgente: la lucha seria y a largo plazo por cooperar con las fuerzas nacionales activas para superar el sistema de cuotas sectarias de forma pacífica y democrática, sin descuidar los requisitos políticos y constitucionales. Esto incluye la formación de un nuevo gobierno con plenos poderes y la elección de un nuevo presidente dentro del plazo constitucional.

Líbano, una larga historia de desastres y crisis - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Las distintas fuerzas nacionales deben cooperar en la aprobación de una ley electoral democrática que garantice la validez y la equidad de la representación popular, aplicando las disposiciones de la Constitución, especialmente los artículos 22, 27 y 95. En caso de que no se apruebe la mencionada ley electoral, la Alianza Nacional para el Cambio y la Reforma, junto con otras fuerzas nacionales, debería tomar la iniciativa y adoptar un enfoque radical para elegir una Asamblea Constituyente formada por 100 miembros repartidos a partes iguales entre cristianos y musulmanes; deberían ser elegidos directamente por el pueblo libanés, independientemente del gobierno y sus organismos. La elección debería estar bajo la supervisión de la ONU y de las organizaciones de derechos humanos, que deberían encargarse de promulgar las disposiciones de la constitución, lo que llevaría tarde o temprano a obviar el sistema de cuotas sectarias y a construir un estado civil centrado en la ciudadanía.

Una vez completadas las medidas radicales mencionadas, deberían celebrarse unas elecciones generales de acuerdo con la nueva ley electoral, que permitirá a los libaneses, por primera vez en la historia del país, elegir a sus representantes sin sectarismo, fraude, soborno, dinero político e injerencia extranjera. La inquietud y el malestar civil casi constantes acabarán con la paz, la seguridad, la democracia y el progreso.

Es cierto que será una tarea muy difícil y pionera. Sin embargo, las fuerzas nacionales siguen comprometidas -de hecho, obligadas- a poner en marcha sin demora el proceso de construcción del Estado con la sociedad civil y la ciudadanía democrática en el centro, aunque se necesite una o dos generaciones para lograrlo.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 25 de septiembre de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónLíbanoOriente MedioRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines