Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel se aprovecha de las desavenencias entre argelinos y marroquíes para distanciarlos aún más

El ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita (derecha), estrecha la mano del ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz (izquierda), en la capital, Rabat, el 24 de noviembre de 2021 [FADEL SENNA/AFP/Getty Images].

Desde que el ex presidente Donald Trump lanzó su iniciativa de los Acuerdos de Abraham para ayudar a Israel a normalizar los lazos con sus vecinos árabes, el Estado del Apartheid de Israel ha estado obteniendo beneficios y explotando esa iniciativa todo lo que puede. Últimamente, Israel se está proyectando como una superpotencia militar regional, ofreciendo sus tecnologías militares, gran parte de ellas financiadas y fabricadas por Estados Unidos, a diferentes países de la región que están desesperados por protegerse de amenazas infundadas y enemigos imaginarios.

El mejor ejemplo de ello son los últimos contratos militares entre Marruecos e Israel, centrados en la seguridad y la cooperación militar.

El pasado mes de julio, el Jefe del Estado Mayor de Israel, Aviv Kochavi, visitó Marruecos para reunirse con su homólogo marroquí. El ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, visitó el país norteafricano en noviembre de 2021 y firmó un acuerdo de seguridad con Marruecos, en el que Tel Aviv suministrará a Rabat diferentes tecnologías militares, incluidos drones. La semana pasada se informó de que Tel Aviv ya está entregando tecnologías de sistemas aéreos a Rabat como parte de ese acuerdo de seguridad. Se dice que incluyen sistemas montados en drones para los drones suministrados por Turquía e Israel al Reino. Se dice que el contrato de treinta meses está valorado en unos 70 millones de dólares.

Esta expansión de la presencia militar israelí en el norte de África está irritando a Argelia, vecino oriental de Marruecos y su archirrival. Algunos observadores creen que la dimensión militar de las relaciones Rabat-Tel Aviv dificultará cualquier acercamiento entre Argelia y Marruecos. Para empeorar las cosas, el ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Yair Lapid, durante su visita a Marruecos el 11 de agosto de 2021, criticó abiertamente el desarrollo de los vínculos de Argelia con Irán. Los argelinos se enfurecieron, no por ser criticados por Israel, sino por el hecho de que las críticas vinieran de la vecina Rabat, en lugar de Tel Aviv. El Ministerio de Asuntos Exteriores argelino acusó a Rabat de arrastrar a Israel en la disputa entre los dos países en lo que describió como una "aventura peligrosa".

LEER: Marruecos consigue más drones de Israel

Argelia no tiene relaciones con Israel y lo considera un enemigo de todo el mundo árabe, en particular de los palestinos, que siguen sufriendo todos los maltratos imaginables bajo la ocupación israelí del apartheid. Argelia siempre ha apoyado firmemente al pueblo palestino, y ver cómo Israel amplía su presencia en Marruecos, en sus fronteras occidentales, es una amenaza para la seguridad nacional y una venta de la causa palestina.

El año pasado, tras los devastadores incendios forestales, Argel acusó a grupos que, según dijo, estaban vinculados a Israel y a Marruecos, de provocar deliberadamente los incendios que mataron a decenas de personas y quemaron cientos de hectáreas de bosques, especialmente en el este del país.

En agosto de 2021, días después de la visita de Lapid a Rabat, Argelia cortó todos los lazos diplomáticos y políticos con Marruecos, llevando las disputas con su vecino occidental a nuevas cotas que podrían ser irreparables durante un tiempo.

Sin embargo, Argelia, que acoge la próxima cumbre de la Liga de Estados Árabes (LEA), prevista para los días 1 y 2 de noviembre, ha invitado a participar al rey Mohamed VI de Marruecos. Un enviado argelino entregó la invitación oficial, ayer, 27 de septiembre. Algunos medios de comunicación ya han dicho que el Rey asistirá a la Cumbre. ¿Podría ser esto un avance en las relaciones bilaterales entre Rabat y Argel? Es difícil de decir.

Muchos creen que invitar al Rey a la Cumbre de la LEA en Argel es una formalidad, ya que Argelia, en este caso, es el anfitrión de la Cumbre y los protocolos de la LEA le obligan a invitar a todos los Estados miembros, incluido Marruecos. Pero es dudoso que el Rey viaje a Argel y, si lo hace, es poco probable que la visita conduzca a un restablecimiento de los lazos diplomáticos y políticos con Argelia en un futuro próximo.

Argelia se opuso firmemente a la ola de normalización entre Israel y algunos países árabes en el contexto de los Acuerdos de Abraham. Marruecos aceptó los Acuerdos de Abraham, a cambio del reconocimiento oficial por parte de EEUU de su soberanía sobre el Sáhara Occidental. Argelia, por su parte, considera que los Acuerdos son una venta de la causa palestina, sin retorno real para el pueblo de Palestina bajo ocupación israelí. También considera que la disputa sobre el Sáhara Occidental es una cuestión regional que no tiene cabida para los entrometidos externos.

En 2020 Marruecos, Estados Unidos e Israel firmaron una declaración que normalizaba las relaciones entre Tel Aviv y Rabat. Y, el 10 de diciembre de ese año, el presidente Trump firmó formalmente el reconocimiento de Estados Unidos del Sáhara Occidental como parte de Marruecos, en un anuncio que enfureció a Argelia.

Ahora que Argelia invita a Marruecos a asistir a la Cumbre de la LEA, algunos observadores lo ven como un rayo de esperanza, mientras que muchos otros piensan que el distanciamiento entre Rabat y Argel ha llegado demasiado lejos, y que hará falta algo más que una visita del Rey Mohammed VI para participar en la Cumbre de la LEA en Argelia para remediarlo.

El factor más complicado que entra en juego en las ya difíciles y turbias relaciones argelino-marroquíes es el factor israelí, en particular sus dimensiones de seguridad y militares.

LEER: El rey de Marruecos es invitado a la cumbre de la Liga Árabe en Argelia

Los argelinos creen que Marruecos está perturbando el tradicional equilibrio de poder al acoger la participación israelí en una disputa regional que debería resolverse en el marco de las Naciones Unidas. Argelia no acepta las reivindicaciones marroquíes sobre el Sáhara Occidental y pide, en cambio, que la población de la franja desértica decida su propio futuro. Los argelinos también creen que Marruecos tiene malas intenciones al provocar lo que consideran una carrera armamentística regional entre su país y Marruecos, simplemente porque Israel está ganando terreno en el vecino Marruecos.

De hecho, el rey Mohamed VI ha pedido en repetidas ocasiones que se mejoren los lazos con Argelia, la última vez el pasado mes de julio. En una declaración con motivo de su 22º aniversario, dijo: "Aspiramos a trabajar con la presidencia argelina para que Marruecos y Argelia puedan trabajar de la mano para establecer relaciones normales entre dos pueblos hermanos". Pero los argelinos creen poco en esto si se compara con lo que Rabat está haciendo realmente en cuanto a sus crecientes lazos con Israel.

Además, Argel cree que Tel Aviv está explotando su desavenencia con Rabat para dividir aún más a los dos países, y que hará más difícil, si no imposible, cualquier mejora futura de las relaciones.

Para los argelinos, cualquier presencia israelí en el norte de África no es bienvenida, a menos que la cuestión más amplia del pueblo palestino se resuelva de forma aceptable para los palestinos, de acuerdo con el derecho internacional. También hay que mencionar que Argelia ha liderado los esfuerzos para expulsar a Israel de la Unión Africana, por lo que aceptar ahora unos vínculos más estrechos entre Israel y Marruecos es impensable, al menos por ahora.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArgeliaArtículosArtículos de OpiniónIsraelMarruecosOriente MedioRegión

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines