Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Lograrán las Naciones Unidas hacer justicia por fin con Palestina?

Mahmoud Abbas, Palestinian Authority president, speaks in a prerecorded video during the United Nations General Assembly via live stream in New York, US., on Friday, Sept. 24, 2021 [Michael Nagle/Bloomberg via Getty Images]

En su esperado discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el 23 de septiembre, se espera que el líder palestino Mahmoud Abbas haga, una vez más, una apasionada petición para el reconocimiento de Palestina como miembro de pleno derecho.

El "discurso histórico" de Abbas no sería la primera vez que el presidente de la Autoridad Palestina aboga por dicho estatus. En septiembre de 2011, la Administración de Barack Obama obstaculizó la búsqueda de la AP de un reconocimiento pleno, lo que obligó a los palestinos a optar por la siguiente mejor opción, una victoria "simbólica" en la Asamblea General al año siguiente. En noviembre de 2012, la Resolución 67/19 de la AGNU concedió al Estado de Palestina el estatus de observador no miembro.

En cierto modo, la Resolución resultó ser, efectivamente, simbólica, ya que no alteró nada sobre el terreno. Por el contrario, la ocupación israelí se ha agravado desde entonces, se ha profundizado un enrevesado sistema de apartheid y, en ausencia de cualquier horizonte político, los asentamientos judíos ilegales de Israel se han expandido como nunca antes. Además, gran parte de la Cisjordania palestina ocupada se está anexionando activamente a Israel, proceso que inició una lenta pero sistemática campaña de expulsión, que se deja sentir desde el Jerusalén Este ocupado hasta Masafer Yatta, en las colinas del sur de Hebrón.

LEER: Cada vez más israelíes aceptan la legitimidad de la resistencia palestina

Los defensores de la diplomacia de Abbas, sin embargo, citan hechos como la admisión de Palestina en más de 100 tratados, organizaciones y convenciones internacionales. La estrategia palestina parece basarse en conseguir el estatus de plena soberanía en la ONU, para que Israel sea reconocido entonces como ocupante, no sólo de los "territorios" palestinos, sino de un Estado real. Israel y sus aliados en Washington y otras capitales occidentales lo entienden bien, de ahí su constante movilización contra los esfuerzos palestinos. Teniendo en cuenta las docenas de veces que Washington ha utilizado su poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU para proteger a Israel, el uso del veto también es probable, si los palestinos vuelven al CSNU con su solicitud de adhesión plena.

Sin embargo, la diplomacia internacional de Abbas parece carecer de un componente nacional. El líder palestino, de 87 años, apenas es popular entre su propio pueblo. Entre las razones que han provocado su falta de apoyo, aparte de la corrupción endémica, está la continua "coordinación de seguridad" de la AP con la misma ocupación israelí contra la que Abbas despotrica en sus discursos anuales en la ONU. Estas "coordinaciones", generosamente financiadas por Washington, se traducen en la detención diaria de activistas palestinos contrarios a la ocupación y de disidentes políticos. Incluso cuando la Administración de Donald Trump decidió cortar toda la ayuda, incluida la humanitaria, a los palestinos en 2018, los 60 millones de dólares destinados a financiar la coordinación de seguridad de la AP con Israel permanecieron intactos.

Una contradicción tan importante ha enseñado a los palestinos a rebajar sus expectativas respecto a las promesas de su líder de una independencia plena, aunque sea simbólica.

Pero las contradicciones no comenzaron con Abbas y la AP, y ciertamente no terminan con ellos. La relación de Palestina con la mayor institución internacional del mundo está llena de contradicciones.

LEER: Los palestinos de Chile alaban la anulación de la ceremonia de entrega de credenciales del embajador israelí por parte de Boric y esperan más

Aunque la Declaración Balfour de noviembre de 1917 sigue siendo el principal marco histórico de referencia para la colonización de Palestina por el movimiento sionista, la Resolución 181 de las Naciones Unidas fue igualmente, y hasta cierto punto, más importante.

La importancia de la Declaración Balfour radica en el hecho de que la Gran Bretaña colonial -a la que la Sociedad de Naciones, predecesora de la actual ONU, concedió posteriormente un "Mandato" sobre Palestina- contrajo el primer compromiso oficial por escrito con el movimiento sionista de concederle Palestina.

"El Gobierno de Su Majestad ve con buenos ojos el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío", decía el texto, en parte. Esta búsqueda, o "promesa", como la conocen muchos, no habría culminado en nada tangible, si no fuera porque los otros aliados coloniales y occidentales del movimiento sionista lograron convertirla en realidad.

La búsqueda sionista tardó exactamente 30 años en convertir en realidad la promesa del entonces Secretario de Asuntos Exteriores británico, Arthur James Balfour. La Resolución 181 de la ONU, de noviembre de 1947, es la base política sobre la que existe Israel. Aunque las fronteras actuales del Estado de Israel superan con creces el espacio que le asignó el plan de partición de la ONU, la Resolución se utiliza a menudo para proporcionar un fundamento jurídico a la existencia de Israel, al tiempo que se reprende a los árabes por negarse a aceptar lo que entonces percibían, con razón, como un trato injusto.

Desde entonces, los palestinos siguen luchando en su relación con las Naciones Unidas, una relación que se rige por numerosas contradicciones.

Día de la Nakba de 1948 - Caricatura [Carlos Latuff/Monitor de Oriente]

En 1947, las Naciones Unidas "eran en gran medida un club de países europeos, estados ingleses de colonización blanca y países latinoamericanos gobernados por élites coloniales de ascendencia española", escribió el ex relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Palestina, Michael Lynk, en un artículo reciente sobre la partición de la Palestina histórica.

Aunque la composición geográfica y demográfica de la ONU ha cambiado mucho desde entonces, el poder real sigue concentrado en las manos de los antiguos regímenes coloniales occidentales que, además de Estados Unidos, incluyen a Gran Bretaña y Francia. Estos tres países representan la mayoría de los miembros permanentes del CSNU. Su apoyo político, militar y de otro tipo a Israel sigue siendo tan fuerte como siempre. Hasta que la distribución del poder en la ONU refleje los verdaderos deseos democráticos de la población mundial, se considera que los palestinos seguirán estando en desventaja en el CSNU. Ni siquiera los encendidos discursos de Abbas cambiarán esta situación.

En sus memorias, a las que hace referencia el artículo de Lynk, el ex diplomático británico Brian Urquhart, "que ayudó a poner en marcha la ONU", escribió que "la partición de Palestina fue la primera decisión importante de las incipientes Naciones Unidas, su primera gran crisis y, muy posiblemente, su primer gran paso en falso".

Pero, ¿permitirá el actual paradigma de poder de la ONU corregir por fin este histórico "paso en falso" proporcionando a los palestinos la justicia y la libertad largamente esperadas? Todavía no, pero los cambios geopolíticos globales que se están produciendo podrían presentar una apertura que, si se navega correctamente, podría servir como fuente de esperanza de que hay alternativas a la parcialidad occidental, los vetos de Estados Unidos y la intransigencia histórica de Israel.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines