Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Más de 400 mujeres de Sierra Leona son víctimas de trata de personas, obligadas a trabajar en Omán

Trabajadores domésticos migrantes de Sierra Leona [Aline Deschamps/Getty Images].

Un nuevo informe ha revelado que más de 400 mujeres de Sierra Leona que trabajaban como empleadas domésticas en Omán eran víctimas de la trata de personas.

El informe publicado hoy por Do Bold, una organización sin ánimo de lucro que promueve los derechos de los trabajadores migrantes, revela prácticas abusivas sistemáticas y generalizadas contra estas mujeres, incluido el trabajo forzado.

Muchas sufrieron contrataciones engañosas, largas jornadas de trabajo, restricción de movimientos y discriminación. Alrededor de un tercio de ellas sufrieron abusos sexuales.

En Omán hay unas 158.537 trabajadoras domésticas inmigrantes que, según Do Bold, suelen ser víctimas de abusos contra los derechos humanos, como el trabajo forzado, el robo de salarios y los abusos físicos.

El informe detalla cómo estas mujeres de Sierra Leona quedan atrapadas en Omán y no tienen acceso a un mecanismo de reclamación ni a ninguna medida de protección contra ellas.

Las trabajadoras domésticas suelen tener que pagar un cargo por fugarse y liberar dinero. Hay lagunas en la legislación para protegerlas, que dan más poder al empleador que a la trabajadora doméstica.

LEER: Entre los deportados de Ruanda del Reino Unido hay víctimas de tortura y tráfico de personas

El sistema de kafala (patrocinio) se utiliza en el Golfo para controlar a los trabajadores migrantes y da a los empleadores un control excesivo sobre ellos y facilita su abuso y explotación, según Human Rights Watch (HRW).

Mariama, una de las mujeres entrevistadas para el informe de Do Bold, dijo que cuando intentó regresar a Sierra Leona su "agente de contratación" la golpeó y luego la encerró en una habitación sin comida ni agua durante una semana.

Debido a las graves limitaciones de la sociedad civil en Omán, las trabajadoras domésticas tienen poco apoyo y si se quejan su situación puede empeorar.

Fatmata contó a Do Bold que cuando se quejó del trato que recibía en la casa en la que trabajaba, incluso de que tenía que dormir en el pasillo porque no le daban cama ni dormitorio, le bajaron el sueldo un 40%.

Las contrataciones suelen realizarse de forma engañosa y a algunas mujeres se les dice que van a trabajar en Estados Unidos o en el Reino Unido.

Aisha le dijeron que le habían dado un trabajo en Irak como empleada doméstica, pero en 2021 aterrizó en Omán. Le pagaron casi 300 dólares menos al mes de lo que le habían prometido y trabajó jornadas de 18 horas.

Do Bold ha pedido al gobierno de Omán que vigile la trata de personas y permita a los trabajadores domésticos del país recurrir a la justicia.

Categorías
ÁfricaNoticiasOmánOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines