Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Marruecos se niega ahora a recibir al imam que Francia quiere deportar

Bandera de Marruecos, 8 de mayo de 2019 [Kristin Harvey/Flickr]

Marruecos se ha retractado de su anterior decisión de aceptar al imam Hassan Iquioussen, deportado de Francia tras ser acusado de incitación al odio.

Marruecos anuló su aprobación después de haberse comprometido a recibir al imán en un plazo de 60 días a partir del 1 de agosto.

La radio Europe 1 informó de que una fuente cercana al ministro francés del Interior, Gerald Darmanin, declaró: "sería incomprensible que se suprimiera este permiso, que no tiene otra función que la de formalizar el reconocimiento por parte de Marruecos de la nacionalidad de Hassan Iquioussen. ¿Cómo es posible que un día se reconozca la nacionalidad de un ciudadano y al día siguiente se retire este reconocimiento?"

El martes, el Consejo de Estado francés aprobó la expulsión de Iquioussen, de ascendencia marroquí. El Consejo de Estado, que es el más alto tribunal administrativo de Francia, anuló una decisión emitida por el Tribunal Administrativo de París que suspendía la solicitud de deportación a Marruecos.

Darmanin describió la decisión del tribunal como "una gran victoria para la república".

LEER: Desaparece el imam de Marruecos que se enfrentaba a la deportación en Francia

El 28 de julio, Darmanin se dirigió a Twitter para compartir una noticia publicada por la revista de derechas La Pointe bajo el título "El imán de la Hermandad está amenazado de deportación", añadiendo: "Este predicador adopta un discurso de odio contra los valores de Francia y contradice los principios de laicidad e igualdad entre hombres y mujeres, y será expulsado de los territorios franceses".

La comunidad musulmana de Francia expresó su descontento y confirmó que Iquioussen es un guía religioso querido y seguido por la juventud.

Las organizaciones de derechos humanos consideraron ilegal la decisión del ministro de deportar al imán sin obtener una decisión judicial.

Desde que cambió la decisión de Francia sobre la deportación, se dice que Iquioussen está huido, probablemente en Bélgica. Sin embargo, tras la decisión de Marruecos de no aceptarlo, Francia no podrá deportarlo aunque sea detenido.

Iquioussen nació en Francia, pero no tiene la nacionalidad francesa. Se negó a obtener la ciudadanía en favor de mantener su nacionalidad marroquí.

Categorías
FranciaMarruecosNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines