Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel está preocupado por un posible enfrentamiento con Washington por el acuerdo nuclear con Irán

El presidente estadounidense Joe Biden (C) es recibido por el presidente israelí Isaac Herzog (L) y el primer ministro israelí Yair Lapid (R) con una ceremonia oficial en el aeropuerto Ben Gurion en Tel Aviv, Israel, el 13 de julio de 2022. [Primer Ministro israelí - Anadolu News Agency]

Mientras comienza la cuenta atrás para la firma de un acuerdo nuclear entre Irán y las potencias mundiales, han surgido varias disputas entre Israel y Estados Unidos sobre el acuerdo. También hay críticas dentro de Israel sobre el enfoque político y militar del gobierno hacia el acuerdo. El Estado ocupante parece oponerse al mundo entero, que se ha unido más o menos para frenar las ambiciones nucleares de Irán por medios diplomáticos, mientras que Israel se aferra tontamente al enfoque de castigo.

En un paso carente de sabiduría política, el ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu trató de impedir la firma del acuerdo nuclear del Plan de Acción Integral Conjunto de 2015 acordado por la administración del entonces presidente estadounidense Barack Obama. Netanyahu llegó a Washington la víspera de la ceremonia de la firma y pronunció un discurso en el Congreso estadounidense contra el acuerdo a espaldas de Obama. Obama no dudó en calificarlo de desagradecido. Al final, Netanyahu volvió con las manos vacías mientras se firmaba el acuerdo.

Lo curioso es que el actual primer ministro, Yair Lapid, sigue ahora los pasos de Netanyahu. Su asesor de seguridad nacional, Eyal Kholta, ha llegado a Washington para mantener conversaciones en la Casa Blanca durante las cuales escuchará los detalles del acuerdo antes de expresar la oposición de Israel. Es cierto que se le informará de cerca de los detalles, pero no conseguirá lo que quiere. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está decidido a dar a Israel una segunda oportunidad, que será un error desaprovechar. El jefe de espionaje del Mossad, David Barnea, también ha criticado el acuerdo, que se considera una crítica directa a la administración de Biden.

Mientras tanto, más israelíes reclaman una política diferente en la cuestión nuclear de Irán. La oposición automática a cualquier acuerdo, unida a una retórica airada y a un ataque a Irán, puede hacer ganar puntos a Brownie dentro de ciertos sectores del electorado israelí, pero acerca a Teherán a la decisión de armarse con armas nucleares, porque será él quien decida si habrá un acuerdo renovable con las potencias mundiales respecto al expediente nuclear.

Muchos israelíes creen que el nuevo acuerdo es menos útil que lo que había antes sobre la mesa. El hecho es que Israel no puede esperar nada mejor. Irán ha hecho grandes progresos en la producción de centrifugadoras y es capaz de enriquecer uranio más rápidamente que antes. La política israelí ha desempeñado un papel importante para llegar a esta sombría situación. Comenzó con el ataque directo de Netanyahu a Obama, y siguió presionando a Trump para que se retirara del acuerdo -lo que hizo en 2018- a pesar de que Irán había cumplido su parte de los términos.

LEER: Israel y Turquía pasan a la siguiente fase de sus relaciones afirma el encargado de Negocios de Israel

Los israelíes temen reproducir la oposición de Netanyahu al acuerdo nuclear hasta el punto de iniciar una crisis con Biden, que podría costar mucho a Israel. El acuerdo actual, aunque Israel lo considere malo, es mejor que ningún acuerdo, porque la política actual de Israel está empujando a Irán a adquirir armas nucleares. Tel Aviv tiene que pensar seriamente en un cambio de política.

Un Irán nuclear es aparentemente una grave amenaza para Israel, porque abrirá aún más la carrera armamentística nuclear regional. Esto requerirá un examen de cada paso que dé Irán al mirar a otras zonas de conflicto. Los israelíes recuerdan que el difunto jefe del Mossad, Meir Dagan, dijo: "Impedir por la fuerza la bomba de Irán no puede lograrlo sólo Israel; requiere una preparación internacional".

El mundo árabe bajo la influencia de Irán y Estados Unidos/Israel - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Todo esto confirma que Israel se enfrenta a una situación compleja, que ha llevado a sus líderes militares y de seguridad a pedir a los políticos y al gobierno que coordinen sus actividades con otros países, especialmente con Estados Unidos, así como con sus socios regionales. La idea debe ser crear controles y equilibrios contra los intereses iraníes en varios lugares, y dejar de creer ciegamente que la única solución es el poder militar de Israel. Tal creencia significa, en definitiva, acercar a Irán a tener armas nucleares.

Los israelíes hablan ahora de los intereses contrapuestos de Estados Unidos e Israel en el acuerdo nuclear que se va a firmar. Esto requiere que este último encuentre una manera de actuar sin provocar necesariamente un choque entre Lapid y Biden. Netanyahu chocó con Obama, lo que provocó que las relaciones se deterioraran drásticamente.

Aunque no se sabe mucho sobre los detalles del nuevo acuerdo nuclear, está claro que ya es mucho más débil que el JCPOA original firmado por Obama, según las estimaciones israelíes. Si se aplica, el acuerdo limitará la capacidad de Irán para enriquecer uranio incluso más que el acuerdo original. Mientras tanto, Tel Aviv sigue haciendo grandes esfuerzos para persuadir a Washington de que no firme el acuerdo, o al menos que endurezca algunas de sus disposiciones.

LEER: La violencia visible de Israel está protegida por su propia impunidad

Se han identificado cuatro componentes principales para hacer frente a las consecuencias del inminente acuerdo: una cuidadosa vigilancia por parte de los servicios de inteligencia, que evitará que Irán desarrolle un dispositivo nuclear explosivo en secreto; los medios para responder e interrumpir la producción si Irán reanuda su programa de desarrollo de armas nucleares; una identificación conjunta por parte de Tel Aviv y Washington de cuándo considerar que Irán ha logrado un avance hacia las armas nucleares; y entendimientos sobre las medidas que tomarán Tel Aviv y Washington juntos, o por separado, si Teherán consigue realmente una bomba nuclear.

Está claro que hay una serie de intereses contrapuestos entre la potencia ocupante y Estados Unidos. Esta última tiene interés en levantar las sanciones a Irán para que pueda producir y exportar petróleo y gas sin límites, con una media de 3,5 millones de barriles diarios, ante las consecuencias de la guerra entre Rusia y Ucrania, y para suplir la escasez de combustible que Rusia ha creado para Europa en el próximo invierno. Estados Unidos también quiere evitar que Irán caiga en brazos de China y Rusia y reducir así el poder de negociación estratégico y económico del bando antioccidental.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUIránIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines