Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los ataques a un importante yacimiento de gas iraquí expulsan a los empresarios estadounidenses

Un empleado gira una válvula en el yacimiento de gas natural de Nahr Bin Omar, al norte del puerto meridional iraquí de Basora, el 21 de abril de 2020 [HUSSEIN FALEH/AFP vía Getty Images].

Una serie de ataques con cohetes contra un yacimiento de gas en el norte de Irak ha obligado a los contratistas estadounidenses que trabajaban en su ampliación a marcharse, lo que supone un golpe para las esperanzas de la región kurda de aumentar sus ingresos y ofrecer una pequeña alternativa al gas ruso.

El proyecto de ampliación del yacimiento de Khor Mor, operado por el Consorcio Pearl, propiedad mayoritaria de Dana Gas de Abu Dhabi y su filial Crescent Petroleum, se suspendió a finales de junio tras tres ataques con cohetes.

Los trabajadores de la empresa tejana Exterran Corp. regresaron el mes pasado para reanudar los trabajos, pero dos nuevos cohetes impactaron en el lugar el 25 de julio, lo que obligó a la empresa a marcharse de nuevo sin fecha prevista de regreso, según fuentes de la industria y del gobierno kurdo.

Khor Mor es uno de los mayores yacimientos de gas de Irak, y el plan de ampliación pretende duplicar la producción en una región que necesita desesperadamente más gas para generar electricidad y acabar con los apagones casi diarios.

Los ataques no causaron daños graves y las operaciones existentes no se han interrumpido, pero la ampliación se ha suspendido hasta que se garantice la seguridad en la zona, dijeron las fuentes.

El proyecto de ampliación se financia en parte mediante un acuerdo de financiación de 250 millones de dólares con la Corporación Internacional de Financiación del Desarrollo de Estados Unidos.

Exterran es el tercer contratista que se desmoviliza desde que los ataques comenzaron a dirigirse al yacimiento el 21 de junio, y dos subcontratistas turcos, Havatek y Biltek, ya han interrumpido sus trabajos.

Dana Gas no ha querido hacer declaraciones. Exterran, Havatek y Biltek no respondieron a las declaraciones solicitadas

Un futuro incierto

El año pasado, el gobierno kurdo firmó un contrato con la empresa energética nacional KAR Group para construir un gasoducto desde Khor Mor, pasando por la capital regional, Erbil, hasta la ciudad de Dohuk, cerca de la frontera turca, en paralelo a un gasoducto ya existente.

Los retrasos podrían costar al endeudado Gobierno Regional del Kurdistán (GRK) una importante multa y dejarán en suspenso los planes kurdos de exportación de gas.

Si la infraestructura no está lista en el plazo de mayo de 2023, el gobierno kurdo tendrá que pagar a Dana Gas 40 millones de dólares al mes hasta que esté lista, dijo la fuente gubernamental.

"Más que eso es el daño a la reputación, porque las amenazas de seguridad añaden otra capa de riesgos que podrían afectar al coste del capital y de los seguros", dijo Ali Al-Saffar, director del programa de Oriente Medio y Norte de África de la Agencia Internacional de la Energía.

El Gobierno Regional de Kurdistán no respondió a una solicitud de declaraciones.

LEER: El iraquí Sadr inicia una huelga de hambre "hasta que cese la violencia"

Dana Gas tiene los derechos de explotación de dos de los mayores yacimientos de gas de Irak, Khor Mor y Chemchemal, que producen unos 450 millones de pies cúbicos de gas al día. Tiene previsto duplicar la producción hasta alcanzar los mil millones de pies cúbicos diarios en los próximos años, lo suficiente para cubrir las necesidades nacionales.

Con 16 billones de pies cúbicos de reservas probadas, la producción podría aumentar hasta 1.500 millones de pies cúbicos al día, lo que dejaría una cantidad considerable para las exportaciones a Turquía y Europa, según fuentes gubernamentales y del sector.

Según una fuente del sector, Dana Gas suministra aproximadamente el 80% de la materia prima de gas de la región.

Sin embargo, el plan de exportación de gas de la región podría amenazar el lugar de Irán como principal proveedor de gas a Irak y Turquía, en un momento en que su economía sigue tambaleándose por las sanciones internacionales.

En marzo, el Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos (CGRI) de Irán disparó una docena de misiles balísticos contra Erbil en un asalto que parecía tener como objetivo los planes de la región para suministrar gas a Turkiye y Europa, según las autoridades.

Aunque ningún grupo ha reivindicado la autoría de los cinco ataques perpetrados en Khor Mor desde junio, funcionarios kurdos, diplomáticos, fuentes de la industria y expertos en energía dijeron que creían que habían sido llevados a cabo por milicias respaldadas por Irán.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán no respondió a una solicitud de declaraciones.

Sin embargo, dos diplomáticos radicados en Irak dijeron que creían que la rivalidad dentro de la Unión Patriótica del Kurdistán (PUK), el partido que controla el terreno donde se encuentra el yacimiento, llevó a una de las partes a tomar represalias por haber sido excluida del proyecto de expansión.

Un funcionario de la PUK, que habló bajo condición de anonimato, descartó esta versión de los hechos.

LEER: Llamamientos internacionales para detener los enfrentamientos violentos en Irak

Tierra de nadie

El campo de Khor Mor está cerca de una tierra de nadie entre el ejército iraquí, las fuerzas kurdas y las milicias chiíes, desde donde se lanzaron los tres primeros ataques con cohetes.

Debido a la falta de acuerdo sobre el control territorial, hay zonas en las que ni el ejército iraquí ni las fuerzas kurdas pueden entrar, dejando un vacío de seguridad en el que actúan las milicias.

Pero los dos últimos ataques con cohetes de mayor tamaño procedieron de zonas más cercanas a la ciudad de Kirkuk, que está bajo el control del gobierno federal.

"Khor Mor tiene mucho potencial y puede ayudar a los kurdos", dijo un funcionario kurdo. "Nos atacan por todos lados. El futuro es muy incierto".

El revés al plan de gas se produce en un momento en que el sector petrolero, el sustento financiero de la región, también está en problemas.

Las reservas de petróleo se están agotando a más del doble de la media mundial, y una sentencia del Tribunal Supremo Federal en febrero, que consideró inconstitucionales los fundamentos jurídicos del sector del petróleo y el gas de la región del Kurdistán, obligó a algunas empresas petroleras extranjeras a marcharse.

Exterran ha paralizado sus trabajos por motivos de seguridad, más que por la sentencia, según fuentes de la industria y el gobierno.

Más retrasos en la inversión en el sector pesarán mucho en el GRK, que se enfrenta a una crisis económica en una región que ya tiene problemas en un Irak inestable.

La deuda del GRK asciende actualmente a unos 38.000 millones de dólares, según un funcionario del gobierno, y el parlamentario Karwan Gaznay, que es miembro del comité de petróleo y gas de la región, dijo que las exportaciones de petróleo representaban el 85% del presupuesto del Kurdistán iraquí.

El retraso en el pago de los salarios del sector público, los malos servicios públicos y la corrupción han alimentado las protestas, a menudo violentas, de los últimos dos años contra los partidos políticos que dirigen la región.

Las dificultades económicas generalizadas entre los jóvenes kurdos fueron también uno de los principales factores de la crisis migratoria en la frontera entre Bielorrusia y la Unión Europea que comenzó en 2021.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
EEUUIrakOriente MedioRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines