Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La normalización árabe con Israel forma parte de una fase pasajera

La Kaaba, vacía a causa de la pandemia de coronavirus en la Gran Mezquita de La Meca, el 6 de marzo de 2020P [BANDAR ALDANDANI/AFP/Getty Images].

El imán de la Gran Mezquita de La Meca, el jeque Ṣaliḥ Ibn ʻAbd Allāh Ibn Ḥumayd, rezó al Todopoderoso durante la oración del viernes de la semana pasada para que "haga caer la aniquilación sobre los judíos saqueadores y ocupantes [sic]" y proteja a los musulmanes de su maldad. Las súplicas del antiguo presidente del Consejo de la Shura de Arabia Saudí son consideradas por muchos como una repentina desviación de la posición de su país en las relaciones con Israel.En contra de lo que afirma el Instituto de Investigación de Medios de Comunicación de Oriente Medio (MEMRI), pro-Israel, un sitio web que se centra en declaraciones y noticias negativas sobre los judíos, no se trata de un caso de antisemitismo. Poner las palabras del jeque en ese contexto es engañoso. Bin Humayd no se refirió a todos los judíos, ni a "los judíos". Fue muy específico con su referencia a "los judíos saqueadores y ocupantes". Estaba claro que se trataba de un mensaje político sobre Israel y sus políticas, aprovechando la oportunidad de la reciente arremetida israelí contra la asediada Franja de Gaza para hacerlo.

LEER: La investigación de la víctima pone al descubierto la depravación de la propaganda israelí

Como es bien sabido, en Arabia Saudí no hay espacio para las opiniones personales sobre cuestiones políticas e incluso sociales. Los eruditos religiosos que decidieron no apoyar las políticas del príncipe heredero Mohammed Bin Salman sobre la crisis de Qatar, por ejemplo, siguen en la cárcel, aunque no se opusieron abiertamente a sus políticas. El jeque Salman Al-Ouda es uno de ellos; tiene más de diez millones de seguidores en Twitter. El jeque Saleh Bin Mohammed Al-Talib era imán en la Gran Mezquita de La Meca y ejercía de juez en el Tribunal de Distrito de la ciudad cuando fue encarcelado en agosto de 2018 por "desafiar las reuniones públicas mixtas [de género]". A las pocas horas de su detención, sus cuentas de Twitter en inglés y árabe fueron desactivadas. Hace apenas unos días fue condenado a diez años de prisión.

¿Significa esto que Bin Salman ha cambiado su posición sobre Gaza, Hamás y el Movimiento de la Yihad Islámica en Palestina? Lo más probable es que no, ya que Arabia Saudí no reaccionó de esa manera tras los ataques israelíes más feroces y destructivos contra la Franja de Gaza.

Durante la reciente visita a Arabia Saudí del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, fue evidente que Bin Salman se mostró frío con él. Dejando de lado la diferencia entre ese frío recibimiento y la generosidad y hospitalidad con la que Donald Trump fue recibido por el príncipe y su padre, los medios de comunicación locales reflejaron la schadenfreude saudí, con el alarde de que nadie podría aislar a Arabia Saudí, y de que Biden tuvo que tragarse su orgullo y buscar la ayuda de Riad en la producción de petróleo y en otras cuestiones internacionales importantes.Bin Salman dijo una vez que la administradora de la casa de su padre era una celosa judía etíope y que ella lo educó, sólo para obtener la atención y la simpatía de los judíos estadounidenses. Incluso apoyó los Acuerdos de Abraham, cuyo objetivo es "integrar" a Israel en el mundo árabe. Hubo filtraciones de que trabajó mano a mano con el ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu y el yerno y asesor principal de Trump, Jared Kushner, para socavar la custodia de Jordania de la mezquita de Al-Aqsa y otros lugares sagrados en la Palestina ocupada.

LEER: La niña amputada Rafah viaja de Gaza a Ankara para recibir tratamiento

Al parecer, el príncipe heredero construyó una relación muy estrecha con Kushner, Netanyahu y Trump solo para impulsar sus posibilidades en la pugna por el trono saudí a la muerte de su padre. También garantizó que la Casa Blanca no se opondría a él en su conflicto con Qatar, la guerra en Yemen y el brutal asesinato de Jamal Khashoggi. Es más, compró a los estadounidenses equipamiento militar innecesario por valor de 200.000 millones de dólares mientras invertía otros 2.000 millones con Kushner.

Como gobernante de facto del reino, Bin Salman se siente más seguro, y sabe perfectamente que EEUU no es el país que era y que está fracasando, como lo describió su amigo Trump. Además, la visita de Biden demuestra que el príncipe se ha vuelto indispensable para Estados Unidos, e inmune al habitual chantaje estadounidense, habiéndose hecho experto en manipular el equilibrio de poder en Washington. La humillante retirada de EE.UU. de Afganistán, el actual enfrentamiento de EE.UU. con Rusia en Ucrania y el anticipado desafío de China han ayudado en este sentido. Bin Salman tiene vía libre para llegar a acuerdos con Rusia y China y podría, de repente, llegar a su propio acuerdo con el vecino Irán. Estados Unidos lo está haciendo, así que ¿por qué no Arabia Saudí?

En resumen, su necesidad de Israel como el mejor camino hacia la Casa Blanca ha terminado, porque su necesidad de apoyo estadounidense ha disminuido. ¿Por qué, por tanto, debería aceptar los planes de Washington para que Israel sea el hegemón regional? ¿Por qué no puede Arabia Saudí desempeñar ese papel? Es probable que veamos un gradual malestar saudí con Israel, y más declaraciones como la del jeque Bin Humayd.

LEER: Israel y Turquía pasan a la siguiente fase de sus relaciones afirma el encargado de Negocios de Israel

En el resto de la región, está claro que los israelíes no están muy contentos con cómo ha evolucionado la relación con los EAU. Esperaban que los EAU les colmaran de proyectos multimillonarios, pero no ha sido así. Para empeorar las cosas, la policía israelí humilló a los visitantes emiratíes ante las cámaras, sospechando que eran terroristas y tendiéndolos en el suelo antes de ponerles las rodillas en el cuello y esposarlos. La reacción en los EAU era inevitable, y una encuesta reciente sugiere que la mayoría de los emiratíes se oponen a las relaciones con Israel. Personas consideradas como parte del establishment de Abu Dhabi, como Dhahi Khalfan Tamim y Abdulkhaleq Abdulla, han tuiteado declaraciones contra Israel, enviando el mensaje de que la relación no es tan estable y permanente como los estadounidenses y los israelíes hubieran querido.

La conclusión que se extrae de todo esto es que las relaciones árabes con Israel se consideran simplemente la puerta de entrada a Washington. Mientras Estados Unidos siga siendo la única superpotencia y mientras Israel tenga influencia en el Capitolio, estas relaciones continuarán. Pero en cuanto la situación cambie, las relaciones árabes con Israel desaparecerán tan rápido como la nieve en el desierto. Forman parte de una fase pasajera.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
Arabia SauditaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

El Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines