Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Así oprime Israel a los palestinos

Soldados israelíes realizan una redada en la ciudad donde vive el palestino que perpetró el ataque armado en Tel Aviv, en Jenin, Cisjordania, el 09 de abril de 2022 [Ejército israelí - Agencia Anadolu].

Esta mañana, en una incursión previa al amanecer en el barrio palestino de Kafr Aqab, en las afueras de la Jerusalén ocupada, las fuerzas especiales israelíes irrumpieron en una vivienda y abrieron fuego contra sus residentes, matando a uno de ellos. Según su padre, Mohammad Ibrahim Shaham, de 21 años, fue "ejecutado".

"Abrieron fuego contra su cabeza a quemarropa y lo dejaron sangrando durante 40 minutos antes de llevárselo", dijo Ibrahim Shaham. "No sabíamos si estaba vivo o muerto, pero una bala en la cabeza desde muy cerca significa que estaba muerto. Fue una ejecución a sangre fría".

Según el Ministerio de Sanidad palestino, las fuerzas de ocupación israelíes, incluidas las fuerzas encubiertas, y los colonos judíos han matado a 137 palestinos sólo desde el comienzo de este año: 87 en la Cisjordania y Jerusalén ocupadas, y 50 en la asediada Franja de Gaza.

Además de matar a los palestinos con frecuencia, las autoridades de ocupación israelíes los detienen, roban sus tierras, derriban sus casas, suprimen sus libertades, restringen sus movimientos, les imponen bloqueos -Gaza lleva 16 años sitiada-, asaltan sus casas, profanan sus lugares sagrados, falsifican su historia e imponen políticas de apartheid.

En sólo 48 horas de bombardeos en Gaza, el pasado fin de semana, Israel mató a otros 49 palestinos, entre ellos 17 niños y cuatro mujeres, e hirió o mutiló a otros 360. En la ofensiva militar israelí del año pasado contra Gaza, la OACDH y la OMS afirmaron que murieron 242 palestinos, entre ellos 63 niños, y unos 9.000 resultaron heridos. Más de 74.000 palestinos fueron desplazados.

LEER: Israel admite haber matado a 5 niños en un ataque a un cementerio en Gaza

Durante el ataque del 2021, la fuerza aérea israelí bombardeó la única planta desalinizadora del norte de Gaza, cortando el suministro de agua a más de 250.000 personas. También atacaron la parte norte del barrio de Al-Remal, matando al Dr. Ayman Abu Al-Ouf, director de la respuesta Covid-19 y jefe de medicina interna del hospital Al-Shifa, junto con 22 miembros de su familia. También atacaron la clínica Al-Rimal, el laboratorio central de Covid-19 en Gaza, afectando gravemente a los programas de pruebas y vacunación.

Según Amnistía Internacional, los palestinos prisioneros de Israel son sometidos "a juicios injustos ante tribunales militares, a un prolongado aislamiento y a un tratamiento médico inadecuado". Addameer, organización de apoyo a los presos palestinos, afirmó que en 2021 los tribunales militares israelíes enviaron a prisión a un total de 500 palestinos en virtud de las denominadas órdenes de detención administrativa. Añadió que 170 niños fueron detenidos. Amnistía Internacional citó una encuesta de Save the Children en la que se afirmaba que los soldados de ocupación israelíes golpeaban a más del 80% de los niños detenidos, y negaban el acceso a un abogado al 47%.

Los palestinos de Israel - "árabes israelíes"- que hacen uso de su libertad de expresión en la autoproclamada "única democracia de Oriente Medio" para criticar la ocupación militar de esa misma democracia son perseguidos por las leyes de incitación. Mientras tanto, los políticos judíos israelíes y los supremacistas judíos de derechas incitan a la violencia racista de los colonos judíos que atacan a los palestinos con casi total impunidad.

Varios grupos de derechos humanos -en particular B'Tselem, Amnistía Internacional y Human Rights Watch- han condenado el apartheid israelí impuesto a sus ciudadanos palestinos y a los palestinos que viven bajo ocupación. El apartheid es un crimen similar a un crimen contra la humanidad. Los ciudadanos palestinos israelíes están ahora obligados a considerar su lengua materna, el árabe, como una segunda lengua. Sus escuelas e instalaciones médicas también están infrafinanciadas por el "Estado judío", y se les prohíbe celebrar días y eventos nacionales. En su lugar, se supone que deben celebrar los actos que ensalzan la ocupación de su tierra.

Israel es experto en decir mentiras para encubrir sus crímenes. Por ejemplo, negó haber disparado y matado a la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh en Yenín el 11 de mayo. En cambio, acusó a los palestinos de matar a uno de los suyos, y no es la primera vez. El Estado de ocupación tiene un ejército de especialistas en propaganda para apoyar su falsa narrativa. Esta misma mañana, ha justificado la "ejecución" de Mohammad Shaham en la Jerusalén ocupada, en su casa y delante de su familia, alegando que intentó apuñalar a un agente de policía encubierto. De nuevo, no es la primera vez que se hace una afirmación de este tipo después de que los israelíes hayan matado a un palestino. En algunos casos, las pruebas de vídeo demuestran que se colocan cuchillos en el lugar de los hechos después del suceso.

Israel también persigue a los activistas de derechos que revelan sus crímenes. Omar Shakir, director para Israel y Palestina de Human Rights Watch, fue deportado tras investigar los abusos contra los derechos humanos en Israel, Cisjordania y la Franja de Gaza. El Estado de ocupación también prohibió a Laith Abu Zeyad, activista de Amnistía Internacional, salir de la Cisjordania ocupada en octubre de 2019.

LEER: Un soldado de las Fuerzas de Defensa de Israel muere por "fuego amigo"

El 19 de octubre del año pasado, Israel declaró "organizaciones terroristas" a seis organizaciones de la sociedad civil palestina. Fue un día después de la detención del abogado franco-palestino Salah Hammouri, defensor de los derechos humanos e investigador que trabaja para Addameer. Su permiso de residencia en Jerusalén ha sido revocado por supuesta "infracción de lealtad" al Estado de ocupación.

Haaretz ha informado de que a principios de este mes un gran número de tropas de ocupación israelíes "hicieron una redada en el pueblo del activista palestino de derechos humanos Nasser Nawajah... Lo llevaron esposado y con los ojos vendados para detenerlo durante 14 horas, todo por una charla de 15 minutos con un agente del Shin Bet [seguridad interna] que le aconsejó que moderara su comportamiento".

Nawajah es un investigador de campo del grupo de derechos israelí B'Tselem. El director ejecutivo de la organización, Hagai El-Ad, dijo que un agente de la inteligencia israelí le pidió "que dejara de causar problemas", en referencia a su trabajo para B'Tselem. El-Ad señaló que "la verdad misma es un problema" para los agentes de la inteligencia israelí, el ejército israelí y los políticos israelíes. "El trabajo de Nasser causa problemas", añadió.

El Estado ocupante de Israel hace todo esto para oprimir a los palestinos. El régimen funciona así, explicó El-Ad: los colonos realizan ataques; los soldados protegen a los colonos; los servicios de inteligencia investigan; la policía detiene; los tribunales dan cobertura legal; el gobierno apoya y los medios de comunicación justifican. A esto hay que añadir que el gobierno israelí y sus portavoces tratan de desacreditar a los periodistas, políticos, activistas, grupos y medios de comunicación que revelan sus crímenes o exponen la opresión de los palestinos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelPalestinaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines