Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Recordando la caída de Kabul

Poco después de las 22:00 horas del 15 de agosto de 2021, una pequeña tropa de combatientes talibanes entró en el palacio presidencial de Kabul.

En un día como hoy de 2021, los talibanes llegaron a Kabul mientras el régimen respaldado por Estados Unidos en Afganistán se desmoronaba y 20 años de ocupación estadounidense terminaban en un fracaso.

Qué: La caída de Kabul

Cuándo: 15 de agosto de 2021

Dónde: Afganistán

¿Qué ocurrió?

Poco después de las 22 horas del 15 de agosto de 2021, una pequeña tropa de combatientes talibanes entró en el Palacio Presidencial de Kabul. Los combatientes iban acompañados de cámaras de televisión, que transmitieron las imágenes en directo al resto del mundo. El ex presidente del régimen respaldado por Estados Unidos, Ashraf Ghani, había huido horas antes, por lo que los combatientes sabían que la batalla por Afganistán ya estaba ganada, pero las imágenes de ellos sentados detrás del escritorio de Ghani sosteniendo sus AK47 fueron los símbolos más llamativos visualmente de la victoria de los talibanes.

A primera hora del día, Ghani seguía intentando restar importancia a los avances de los talibanes, e insistía en que habría un traspaso de poder ordenado. Sin embargo, a medida que avanzaba el día, quedó claro que esto no sería posible, y Ghani se dio a la fuga, huyendo a Uzbekistán con su familia y -según el embajador afgano en Tayikistán- 170 millones de dólares del dinero del pueblo afgano metidos en maletas.

Al otro lado de la ciudad, se produjeron escenas caóticas en la embajada de Estados Unidos, ya que los estadounidenses pasaron la mayor parte del día trasladando a su personal al aeropuerto de Kabul en helicóptero. Estados Unidos había negociado en secreto con los talibanes para tomar el control del aeropuerto para dichas evacuaciones, y para que los talibanes transportaran y proporcionaran un pasaje seguro a los ciudadanos estadounidenses que aún estaban en la ciudad.

Por la noche, cuando aparecieron las fotografías de los últimos helicópteros Chinook abandonando el tejado de la Embajada de Estados Unidos, y los que habían trabajado con los estadounidenses se apresuraron a subir a los aviones, fue difícil no recordar las icónicas imágenes de los helicópteros abandonando la Embajada de Estados Unidos en Saigón tras la derrota de Estados Unidos en Vietnam.

¿Cómo sucedió?

La retirada de Estados Unidos de Afganistán comenzó en 2020, cuando se acordó un acuerdo de paz entre el entonces gobierno afgano y los dirigentes talibanes en Doha. El personal diplomático del presidente estadounidense Donald Trump había mediado en el acuerdo, que incluía que Estados Unidos abandonaría Afganistán el 1 de mayo de 2021.

Cuando se cumplió el plazo, Joe Biden ya era presidente de Estados Unidos y, aunque se comprometió a "poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos", fijó un nuevo plazo simbólico: el 11 de septiembre de 2021. Sin embargo, los talibanes tenían otros planes -y, según todos los indicios, planes que llevaban meses, si no años, de preparación- para tomar el control de Afganistán y establecer de nuevo el Emirato Islámico.

Incluso en 2020, los talibanes controlaban alrededor de la mitad de las provincias de Afganistán. En muchos casos, el movimiento ya controlaba las zonas rurales y esperaba tomar las capitales de provincia para luego dirigirse a las principales ciudades del este y el oeste del país.

La retirada de Estados Unidos fue el momento perfecto para poner en marcha este plan, y el 6 de julio del año pasado el avance talibán era tan rápido que Estados Unidos tomó la decisión de retirarse de la base aérea de Bagram. Cuando aparecieron fotografías de la mayor y más conocida base aérea de Estados Unidos en Afganistán, ocupada durante más de 20 años, invadida por camionetas talibanes, muchos comentaristas empezaron a tomar nota y a cuestionar las afirmaciones de Estados Unidos de que habría un traspaso de poder pacífico, quizá incluso un gobierno de coalición en Afganistán.

VIDEO: Tallín de pollo con limón en conserva

Según las noticias de la época, incluso el propio movimiento talibán se vio sorprendido por la rapidez de su avance. Aunque hubo cierta resistencia por parte de las tropas mejor entrenadas del ejército afgano -como las fuerzas especiales formadas por la CIA y conocidas como unidades cero-, muchos soldados llevaban meses sin cobrar o, de todos modos, nunca se presentaban a trabajar, y no estaban dispuestos a arriesgar sus vidas por un gobierno en el que no creían. Como resultado, un gran número de puestos avanzados y bases del ejército afgano estaban desiertos cuando aparecieron los talibanes, y sus combatientes pudieron tomar ciudades y pueblos sin disparar un tiro.

En un mes, los talibanes habían tomado Kandahar, otra localidad estratégica en el este, y luego Herat en el oeste. Y el 14 de agosto de 2021, los combatientes talibanes habían rodeado Kabul, esperando la orden de sus dirigentes para entrar en la ciudad.

¿Qué ocurrió después?

Cuando la noticia de la toma de poder de los talibanes se extendió por Kabul, cundió el pánico entre los habitantes de la ciudad, muchos de los cuales habían trabajado con los estadounidenses, las ONG y otras organizaciones occidentales en la Zona Verde dentro de Kabul y estaban preocupados por su seguridad.

Al anochecer del 15 de agosto, enormes multitudes se alineaban en la carretera que conecta la Zona Verde con el aeropuerto, y toda la valla del perímetro estaba repleta de gente desesperada. Los que tuvieron la suerte de estar dentro ya estaban siendo embarcados en enormes aviones de carga para ser llevados a Doha.

El mundo estaba conmocionado por los acontecimientos que tuvieron lugar en el caos de los días que siguieron a la victoria talibán. Las imágenes de los teléfonos móviles mostraban a hombres jóvenes aferrados al costado de un avión de carga que, en lugar de detenerse, despegaba con unos 15 o 20 hombres en un costado. Los vídeos finales mostraban pequeños puntos que caían de la aeronave cuando estaba en el aire, no muy diferentes de las diminutas figuras que se vieron caer de las torres gemelas de Manhattan en las imágenes de las noticias veinte años antes.

A medida que la multitud se desesperaba -algunos mostraban pasaportes europeos-, otras imágenes de teléfonos móviles mostraban a un bebé que se entregaba a los soldados estadounidenses por encima de la alambrada. Las multitudes también fueron víctimas cuando los marines estadounidenses abrieron fuego contra ellas, matando al menos a tres civiles; luego un terrorista suicida mató y mutiló a docenas.

Después de dos semanas, el general de división del ejército estadounidense Christopher T. Donahue embarcó en un C-17 justo después de la medianoche, hora local, del 31 de agosto de 2021. Fue el último avión estadounidense en salir del aeropuerto de Kabul y supuso el fin de la ocupación estadounidense de Afganistán durante 20 años.

¿Cuál es la situación un año después?

En la actualidad, Afganistán se encuentra en una situación financiera desesperada, y muchos afganos corren el riesgo de morir de hambre. El antiguo régimen afgano dependía en gran medida de la ayuda internacional, que ahora ha sido retirada en su mayor parte por los gobiernos que no están de acuerdo con los valores de los talibanes; hasta ahora, ningún país ha reconocido formalmente al gobierno del Emirato Islámico. Además, Estados Unidos ha congelado activos afganos estimados en 9.000 millones de dólares. Un tribunal estadounidense ha llegado a conceder 7.000 millones de dólares de las reservas nacionales afganas a las familias de las víctimas del 11-S, un dinero que de hecho pertenece al pueblo afgano.

Muchos de los peores aspectos del Emirato Islámico de la década de 1990 han regresado, como la prohibición de la educación de las niñas y las severas restricciones a los derechos de las mujeres, incluida la obligación de llevar un velo facial completo. Todos ellos son aplicados por la temida policía de la moral.

Los talibanes heredaron un país profundamente dividido y subdesarrollado. A pesar de los billones de dólares gastados por Estados Unidos en armas y ayuda durante su ocupación, parece que la mayor parte se utilizó para llenar los bolsillos de los miembros del parlamento afgano. No hay ninguna infraestructura que funcione, ni ninguna industria real de la que hablar, y muchas de las principales carreteras que conectan las ciudades de Afganistán no han sido actualizadas desde la ocupación soviética de 1979-1989.

El dinero estadounidense no llegó a las zonas rurales ni a las ciudades más pequeñas de las afueras de Kabul, donde los avances en la educación de las niñas, los derechos de las mujeres y el acceso a la sanidad y las oportunidades fueron inexistentes. Y la guerra trajo consigo otras tribulaciones para las mujeres, como enviudar y ser víctimas de violencia sexual por parte de todos los bandos.

Estados Unidos entró en Afganistán para derrotar a los talibanes y a Al Qaeda, y para ayudar al incipiente gobierno afgano en la llamada "construcción de la nación". Al reflexionar sobre esto un año después, está claro que el movimiento talibán no va a ceder en ningún momento, y que la ocupación estadounidense de 20 años terminó en un fracaso total.

 

Categorías
AfganistánNoticiasSmall SlidesUSVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines