Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Migración masiva de judíos estadounidenses mesiánicos que se trasladan a los asentamientos ilegales

Las fuerzas de seguridad israelíes bloquean los accesos a la aldea cisjordana de Burqah, cerca del puesto ilegal israelí Homesh, antes de una protesta de colonos israelíes el 23 de diciembre de 2021 [JAAFAR ASHTIYEH/AFP via Getty Images].

El número de judíos estadounidenses que se trasladaron a los asentamientos ilegales de Israel en la Cisjordania ocupada el año pasado fue el más alto en más de diez años, según las cifras recopiladas por la Oficina Central de Estadísticas de Israel. La oficina es responsable de recoger, procesar y publicar datos estadísticos sobre la población, la economía y la sociedad de Israel.

Un desglose de las cifras publicado en Haaretz muestra que 333 judíos estadounidenses fijaron su residencia en los territorios palestinos ocupados en 2021, lo que representó un aumento del 73% con respecto al año anterior. El periódico israelí señaló que, aunque la comparación con la cifra de 2020 no es un buen punto de referencia debido a la pandemia mundial, se ha producido un aumento del 57% desde 2019 de colonos estadounidenses que ocupan territorio palestino.

Casi uno de cada 10 estadounidenses -el 9,6%- que emigró a Israel en 2021 se habría trasladado a un asentamiento ilegal, la cifra más alta desde 2015. Entre los nuevos inmigrantes al Estado del apartheid subvencionado por Estados Unidos -que permite a los judíos nacidos en el extranjero establecerse en partes de la Palestina histórica desafiando el derecho internacional-, los judíos estadounidenses serían los que más prefieren trasladarse a territorio palestino ocupado por Israel.

En cambio, menos del 2% de los nuevos inmigrantes judíos procedentes de Rusia y Ucrania -dos grupos de inmigrantes que representan la mayoría de los extranjeros que viajan a Israel- se trasladan a asentamientos ilegales en la Cisjordania ocupada. A diferencia de sus conciudadanos no judíos, a los ucranianos judíos que huyen de la invasión rusa del país se les concede automáticamente la ciudadanía y pueden instalarse en cualquier lugar, incluidos los asentamientos sólo para judíos. Esta práctica racista ha sido fuente de extrema controversia recientemente, con miles de refugiados ucranianos huyendo a Israel.

Entre los inmigrantes franceses, el 2,5% se trasladó a los asentamientos. Se dice que prefieren las ciudades costeras de Israel, mientras que a los rusos y ucranianos les gustan especialmente Haifa, Ashdod y Beersheba.

LEER: Toda esta injusticia

El factor de atracción mencionado para explicar por qué más estadounidenses se trasladan a los asentamientos ilegales en los territorios palestinos ocupados es la ideología. Los judíos estadounidenses tienden a alinearse con el movimiento mesiánico de los colonos y sostienen opiniones supremacistas judías de extrema derecha, como que todo el territorio desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo fue concedido a los judíos por Dios.

Otra razón es que la organización judía subcontratada para encargarse de la logística de la inmigración desde Estados Unidos es la privada Nefesh b'Nefesh, de la que se dice que anima a los judíos estadounidenses a establecerse en la Cisjordania ocupada. Alrededor de una cuarta parte de las comunidades destacadas en su sitio web se encuentran en asentamientos ilegales, como Efrat, Ma'aleh Adumim y Elkana. No menciona el hecho de que estos lugares no están dentro de Israel, ni que todos los asentamientos israelíes son ilegales según el derecho internacional.

La fea realidad de la toma de tierras palestinas por parte de colonos llegados de Estados Unidos acaparó la atención internacional a principios de este año, cuando un israelí nacido en Estados Unidos, Yaakov Fauci, fue captado en vídeo intentando desalojar a la familia palestina El-Kurd de su casa en el barrio de Sheikh Jarrah, en el Jerusalén Este ocupado. "Si no lo robo yo, lo va a robar otro", dijo Fauci en un vídeo que se hizo viral y provocó la condena internacional. Nació en Long Island (Nueva York) y fue reclutado por Nahalat Shimon International, una organización de colonos con sede en Estados Unidos que pretende cambiar la demografía de la Jerusalén Oriental ocupada.

No está claro por qué Estados Unidos permite que sus propios ciudadanos judíos residan en territorio palestino robado. Un dictamen jurídico del Departamento de Estado de 1978 afirmaba que los asentamientos judíos en Cisjordania no son admisibles en virtud del derecho internacional, una postura aceptada universalmente. Desde entonces, los presidentes estadounidenses han intentado diluir este principio legal y permitir el "crecimiento natural" de las comunidades de colonos ilegales.

Categorías
EEUUIsraelNoticiasOriente MedioPalestina

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines