Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué Moscú cerró la oficina de la Agencia Judía?

This picture taken on December 20, 2021 shows a view of an Israeli flag flying near the Russian Orthodox Church of Mary Magdalene atop the Mount of Olives in Jerusalem. [AHMAD GHARABLI/AFP via Getty Images]

El Ministerio de Justicia ruso solicitó recientemente a un tribunal el cierre de la oficina moscovita de la Agencia Judía para la Inmigración, en un momento en que el primer ministro israelí, Yair Lapid, advirtió que hacerlo sería una medida peligrosa que afectaría a las relaciones entre ambos países. La agencia fue creada en 1929 y comenzó sus actividades en Rusia en 1989 ayudando a los judíos a emigrar a la Palestina ocupada. El 15 de julio, el Ministerio presentó una denuncia contra la agencia ante un tribunal de Moscú.

La razón por la que Rusia cerró la sucursal de la Agencia Judía en Moscú puede ser el hecho de que, cuando era ministro de Asuntos Exteriores, Lapid condenó la guerra rusa en Ucrania e Israel se puso del lado de Estados Unidos; también acusó a Rusia de cometer crímenes de guerra. Rusia descubrió entonces que varios centenares de voluntarios con ciudadanía israelí luchaban por Ucrania contra las tropas rusas.

Al comentar el cierre de la oficina de la agencia en Moscú, Lapid dijo: "La comunidad judía en Rusia está profundamente conectada con Israel. Su importancia surge en cada discusión diplomática con los dirigentes rusos". Desde el punto de vista de Israel, es importante mantener el flujo de judíos rusos hacia el Estado de ocupación, que necesita que emigren más judíos para beneficiar a Israel en cuanto al conflicto demográfico con el pueblo palestino, por un lado, y para beneficiarse de sus conocimientos científicos y académicos, por otro.

La antigua Unión Soviética fue uno de los primeros países en reconocer al Estado de ocupación israelí y establecer relaciones diplomáticas con él en mayo de 1948. Las relaciones entre Moscú e Israel se rompieron en 1953, 1956 y de nuevo en junio de 1967 tras la negativa de Israel a aceptar un alto el fuego en la Guerra de los Seis Días con sus vecinos árabes. Los contactos a nivel consular se reanudaron en 1987, pero en 1991 se restablecieron las relaciones diplomáticas entre Israel y la antigua Unión Soviética. Con la disolución de la URSS, la Federación Rusa mantuvo dichas relaciones con el Estado de ocupación, y las puertas de la migración a la Palestina ocupada se abrieron de par en par para los judíos rusos.

LEER: ¿Dónde estaba Hamás durante el último bombardeo de Israel sobre Gaza?

El Ministerio de Justicia ruso solicitó recientemente a un tribunal el cierre de la oficina moscovita de la Agencia Judía para la Inmigración, en un momento en que el primer ministro israelí, Yair Lapid, advirtió que hacerlo sería una medida peligrosa que afectaría a las relaciones entre ambos países. La agencia fue creada en 1929 y comenzó sus actividades en Rusia en 1989 ayudando a los judíos a emigrar a la Palestina ocupada. El 15 de julio, el Ministerio presentó una denuncia contra la agencia ante un tribunal de Moscú.

La razón por la que Rusia cerró la sucursal de la Agencia Judía en Moscú puede ser el hecho de que, cuando era ministro de Asuntos Exteriores, Lapid condenó la guerra rusa en Ucrania e Israel se puso del lado de Estados Unidos; también acusó a Rusia de cometer crímenes de guerra. Rusia descubrió entonces que varios centenares de voluntarios con ciudadanía israelí luchaban por Ucrania contra las tropas rusas.

Al comentar el cierre de la oficina de la agencia en Moscú, Lapid dijo: "La comunidad judía en Rusia está profundamente conectada con Israel. Su importancia surge en cada discusión diplomática con los dirigentes rusos". Desde el punto de vista de Israel, es importante mantener el flujo de judíos rusos hacia el Estado de ocupación, que necesita que emigren más judíos para beneficiar a Israel en cuanto al conflicto demográfico con el pueblo palestino, por un lado, y para beneficiarse de sus conocimientos científicos y académicos, por otro.

La antigua Unión Soviética fue uno de los primeros países en reconocer al Estado de ocupación israelí y establecer relaciones diplomáticas con él en mayo de 1948. Las relaciones entre Moscú e Israel se rompieron en 1953, 1956 y de nuevo en junio de 1967 tras la negativa de Israel a aceptar un alto el fuego en la Guerra de los Seis Días con sus vecinos árabes. Los contactos a nivel consular se reanudaron en 1987, pero en 1991 se restablecieron las relaciones diplomáticas entre Israel y la antigua Unión Soviética. Con la disolución de la URSS, la Federación Rusa mantuvo dichas relaciones con el Estado de ocupación, y las puertas de la migración a la Palestina ocupada se abrieron de par en par para los judíos rusos.

No descartes todavía a los árabes: Palestina sigue siendo una causa árabe

La migración masiva de judíos soviéticos que presenció la Palestina ocupada en 1989-90 fue una etapa importante en el desarrollo del Estado de ocupación israelí. Sin embargo, esta migración no fue única. El naciente Estado de ocupación fue testigo de una inmigración masiva a finales de la década de 1940 y principios de la de 1950 debido a la eficacia de la propaganda sionista. La migración masiva desde la antigua Unión Soviética llegó después de cuatro décadas para reforzar los recursos humanos de un Israel más grande, que los sionistas esperan que aumente aún más su superficie.

Israel se ha beneficiado enormemente de los inmigrantes judíos soviéticos-rusos, entre los que ha habido miles de académicos, científicos, médicos, científicos atómicos e ingenieros, que han contribuido a los resultados económicos del Estado de ocupación y a su alto nivel de desarrollo humano. Israel se encuentra entre los estados avanzados en los informes de desarrollo humano publicados por el PNUD en las últimas décadas.

Todo Israel es "territorio palestino ocupado", no sólo Cisjordania, Jerusalén y la Franja de Gaza, y hoy en día viven allí más de un millón de colonos judíos rusos. Rusia sigue siendo una reserva de colonos potenciales, por lo que la decisión de cerrar la oficina de la Agencia Judía en Moscú ha molestado tanto a los dirigentes israelíes.

Los esfuerzos israelíes por mantener buenas relaciones con Moscú pueden llevar a la reapertura de la oficina en un futuro próximo, y ésta seguirá facilitando la migración de judíos rusos a la Palestina ocupada. Ahí radica el propósito más importante de Israel y Estados Unidos para mantener las relaciones con Rusia, a pesar de las contradicciones que tales vínculos contienen; y esto explica por qué se han mantenido los vínculos diplomáticos entre Moscú y Tel Aviv a pesar de que Israel apoyó a Estados Unidos en la invasión rusa de Ucrania.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
Europa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónRusiaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines