Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel apuntó a la Yihad Islámica Palestina por su cercanía a Irán

El humo y las llamas se elevan alrededor de la zona como resultado de los ataques aéreos israelíes sobre Rafah, situado en el sur de Gaza, el 07 de agosto de 2022. ( Abed Rahim Khatib - Agencia Anadolu)

Es sabido que el movimiento de resistencia Yihad Islámica Palestina (YIP) es el que mantiene mayores vínculos con Irán y es ideológicamente más cercano a la República Islámica que Hamás, con sede en Gaza, aunque ambos reciben financiación y armas de Teherán. De los dos, el PIJ es también el más militante y, a diferencia de Hamás, ha optado por no participar en el proceso político. En su lugar, está totalmente comprometida con la lucha armada contra la ocupación militar de Israel, mediante la cual pretende ver el establecimiento de un Estado independiente de Palestina.

La PIJ insiste en actuar con independencia del movimiento gobernante Hamás en Gaza, y lleva a cabo ataques contra Israel sin la aprobación formal de Hamás ni de la sala de operaciones conjuntas. Esto ha dado lugar a enfrentamientos en el territorio asediado, o a que las autoridades de Gaza se movilicen para impedir que la PIJ lance operaciones para evitar escaladas con Israel, que siempre afectan de manera desproporcionada a los civiles palestinos.

Ni que decir tiene que, independientemente de las razones, intereses o motivos que tenga, Irán es el principal patrocinador de la liberación nacional palestina en la época contemporánea donde más importa: la lucha armada. Funcionarios tanto de Hamás como de la PIJ reconocieron el apoyo de Teherán tras la operación "Espada de Jerusalén" del año pasado, descrita en una entrevista con Al Jazeera a principios de este año por el jefe del buró político de Hamás, Ismail Haniyeh, como "un ensayo para la liberación de los territorios palestinos de la ocupación".

Haniyeh también señaló que Irán era, con mucho, el mayor donante del movimiento, habiendo enviado 70 millones de dólares a Hamás para ayudar a desarrollar su arsenal. El jefe político de Hamás ha sido testigo de la reconciliación del movimiento con Irán después de las diferencias sobre la guerra civil siria y, más recientemente, de su decisión de normalizar los lazos con el gobierno sirio. A pesar de los desacuerdos anteriores con Irán sobre la guerra en Yemen, el PIJ sigue manteniendo su sede en Damasco, lo que significa su cercanía a la República Islámica y su papel fundamental y legitimador en el Eje de la Resistencia.

Israel reconoce la relación mutuamente beneficiosa entre el PIJ e Irán y sabe que puede hacer frente a la implicación de Irán en Palestina atacando al movimiento, por muy arriesgado que sea este empeño. Una de las mayores preocupaciones en materia de seguridad para el Estado del apartheid es la proliferación de armas y tecnología militar iraníes entre las facciones de la resistencia en la Cisjordania ocupada, incluida la PIJ, que tiene una fuerte presencia allí, especialmente en Jenin, Tulkarem y Hebrón. En ambos contextos, los israelíes esperan que atacar a la PIJ contribuya a desbaratar la influencia de Irán en Palestina y, al mismo tiempo, a mantener Cisjordania libre de armas que puedan cambiar la situación.

Las fuerzas israelíes detuvieron hace una semana a un alto cargo de la PIJ en Cisjordania. Fue la detención y la paliza de Bassam Al-Saadi lo que hizo que el movimiento de resistencia considerara medidas punitivas al tiempo que pedía la liberación de Saadi, junto con Khalil Al-Awawdeh, que está en una larga huelga de hambre en protesta por estar retenido por Israel sin cargos ni juicio.

El viernes, Israel aprovechó esta "amenaza" para atacar a un alto comandante de la PIJ en Gaza, Tayseer Al-Jabaari, con el pretexto de que estaba planeando un ataque inminente contra el Estado de ocupación. La agresión militar, ampliamente condenada, contra la densamente poblada Franja de Gaza se saldó con la muerte de varias otras figuras de la PIJ, así como de civiles, entre ellos niños y mujeres.

Mientras Israel llevaba a cabo su "flagrante acto de agresión" -como lo describió el relator especial de la ONU sobre los territorios palestinos ocupados-, el secretario general de la PIJ, Ziyad Al-Nakhalah, se encontraba en Teherán, donde se reunió con altos funcionarios iraníes. Entre estos últimos se encontraban el presidente Ebrahim Raisi, el ministro de Asuntos Exteriores Hossein Amir-Abdollahian, el principal asesor del Líder Supremo Ali Akbar Velayati y el comandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), el general de división Hossein Salami, quien advirtió que Israel "pagará otro alto precio por el reciente crimen".

La compleja lucha por África: el legado de la Unión Soviética frente al colonialismo occidental

El presidente Raisi dijo que la defensa y el apoyo a Palestina y a la resistencia es la política definitiva de Irán. Nakhalah dio las gracias a los iraníes por ello. "Hoy, la resistencia palestina tiene una fuerte presencia en Gaza y una destacada presencia en Cisjordania, lo que en el futuro conducirá a una mayor presión sobre el régimen sionista y a cambios en las ecuaciones en Palestina, y estos logros se han conseguido gracias al apoyo de la República Islámica de Irán."

En respuesta a la agresión de Israel en Gaza, el líder de la PIJ prometió vengarse de los ataques, incluido el de Tel Aviv. Ya se habían producido ataques con cohetes por parte de la PIJ en represalia por los misiles israelíes, pero, curiosamente, se podría decir que Nakhalah dirigía la PIJ desde Teherán, un hecho sin precedentes durante el fragor del conflicto en la Palestina ocupada.

Durante su ataque contra Gaza, Israel tuvo cuidado de apuntar a las figuras e instalaciones de la IJP, y no a Hamás ni a ninguna otra facción. Está claro que no quería ampliar el alcance del conflicto, pero también es obvio que se siente vulnerable por el continuo apoyo de Irán a la organización de resistencia palestina más revolucionaria e ideológica.

Najalá ha hecho un llamamiento al frente unido, que ha sido bien recibido en el vecino Líbano, donde Hezbolá ha amenazado con intervenir. Sin embargo, Hamás ha evitado hasta ahora implicarse, tal vez por sus preocupaciones más pragmáticas o administrativas, o puede que no se haya recuperado del todo del pasado mayo.

En la actualidad, se mantiene en Gaza un acuerdo de alto el fuego poco firme con la mediación de Egipto, que supuestamente incluye la liberación de Saadi y Awawdeh como condición, aunque no se sabe si alguna de ellas se materializará. Señalar a la PIJ sirve a los intereses de Israel al enfrentarse indirectamente a Irán dentro de la Palestina ocupada, pero es una estrategia arriesgada que podría desencadenar una acción conjunta de las facciones y un conflicto de varios frentes si Hezbolá decide involucrarse.

LEER: El auge del odio está fragmentando las comunidades israelíes

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines