Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Miles de manifestantes conmemoran el segundo aniversario de la explosión de Beirut

Familiares de las víctimas de la explosión del puerto de Beirut realizan una protesta frente al Palacio de Justicia en Beirut, Líbano, el 7 de febrero de 2022 [Houssam Shbaro/Anadolu Agency].

Miles de manifestantes marcharon el jueves con lágrimas en los ojos en la capital libanesa, al cumplirse dos años de la catastrófica explosión en el puerto de Beirut, con cánticos que denunciaban la incapacidad del gobierno para descubrir la verdad detrás de la explosión, informa Reuters.

En un sombrío recordatorio del desastre, varios silos de grano que quedaron muy dañados por la explosión se derrumbaron el jueves por la tarde, a sólo cientos de metros de donde se reunía la multitud en el paseo marítimo de la ciudad.

Los silos de hormigón se agrietaron y cayeron, enviando una nube de humo al cielo. Los manifestantes se taparon la boca en señal de incredulidad.

"Ver salir el humo -sobre todo porque yo estaba aquí durante la explosión- me provoca un muy mal recuerdo. Era el mismo humo que salía de los silos hacia el cielo", dijo el manifestante de 31 años, Samer Al-Khoury.

Los manifestantes, que llevaban camisetas con las huellas de las manos de color rojo sangre, marchaban desde el Ministerio de Justicia del Líbano hasta el paseo marítimo de la ciudad y luego hasta el Parlamento en el centro de Beirut.

La explosión arrasó con franjas de la ciudad el 4 de agosto de 2020, matando al menos a 220 personas. Una de las mayores explosiones no nucleares de la historia, fue causada por los enormes almacenes de nitrato de amonio guardados en el lugar del puerto y descuidados desde 2013.

VIDEO: Se derrumban los silos de grano del puerto de Beirut

"Es importante para mí estar aquí hoy porque es muy importante para nosotros pedir justicia y responsabilidad por lo que pasó", dijo Stephanie Moukheiber, una libanesa de 27 años que vive en Canadá desde hace una década y que decidió pasar el verano en Líbano.

"Lo que ocurrió no fue un error, fue una masacre. Destruyó una ciudad entera".

Varios altos cargos han sido acusados de responsabilidad pero, hasta la fecha, ninguno ha rendido cuentas, lo que es sintomático, según los críticos, de una élite gobernante atenazada por la corrupción y bajo cuyo mandato Líbano ha caído en una crisis política y económica.

Una mujer sostiene la bandera libanesa alrededor del lugar de la explosión mortal en el Puerto de Beirut que provocó explosiones masivas el 4 de agosto en Beirut, Líbano, el 9 de agosto de 2020 [Houssam Shbaro/Anadolu Agency].

El actual presidente del Líbano, Michel Aoun, dijo días después de la explosión que había sido advertido de los almacenes químicos en el puerto y pidió a los jefes de seguridad que hicieran lo necesario.

El primer ministro de entonces también dijo que había sido informado, pero que nadie advirtió a la población de los peligros de los materiales. La investigación sobre la explosión lleva más de seis meses paralizada.

En una misa en conmemoración de las víctimas, el Patriarca Beshara Al-Rai, el clérigo cristiano más importante del Líbano, dijo que Dios "condenaba" a los funcionarios que habían paralizado la investigación nacional y reiteró su petición de una investigación internacional.

LEER: Ucrania decepcionada por la decisión del Líbano de liberar un barco con grano robado por Rusia

"¿Qué más quieren, qué más que este crimen del siglo, que actúen?", dijo Rai, que conserva una importante influencia política en el sistema sectario de reparto del poder en Líbano.

Las familias de las víctimas también han presionado al Consejo de Derechos Humanos de la ONU para que establezca una investigación internacional y, el jueves, protestaron ante la embajada francesa en Beirut, instando a París a respaldar una investigación externa.

Junto a los manifestantes, la investigadora de Human Rights Watch, Aya Majzoub, dijo que Francia ha bloqueado los esfuerzos para establecer una investigación externa por razones políticas.

La embajada francesa no hizo comentarios inmediatos sobre estas acusaciones.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que el jueves se cumplían "dos años sin justicia", y pidió en un tuit "una investigación imparcial, exhaustiva y transparente", petición de la que se hizo eco la delegación de la Unión Europea en Beirut.

El Papa Francisco también dijo el miércoles que esperaba que el pueblo libanés pudiera ser reconfortado por la justicia sobre la explosión, diciendo que "la verdad nunca puede ser ocultada".

Los restos de los silos fuertemente dañados por la explosión comenzaron a desmoronarse esta semana, con el derrumbe de varios de ellos el domingo y la caída de trozos de cemento el jueves.

Las autoridades señalaron que el fuego había ardido al pie de los silos durante semanas, como resultado del calor del verano que encendió el grano podrido y en fermentación, y añadieron que más estructuras podrían derrumbarse en cualquier momento.

"Las cicatrices siguen ahí. Internamente, externamente...", dijo Omar Jheir, de 42 años, propietario de una cafetería en Beirut que resultó muy dañada por la explosión.

"Sobre todo (porque) aún no hemos visto justicia".

Categorías
LíbanoNoticias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines