Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

De la explosión a la crisis bancaria, una mujer que encarna el colapso total del Líbano

Liliane Cheaito [@Rulaelhalabi/Twitter]

La respiración entrecortada y dificultosa de Liliane Cheaito se prolongó hasta que una enfermera apareció en su cama de hospital, donde esta joven de 28 años ha pasado casi todos los momentos de los últimos dos años sufriendo en silencio tras la explosión del puerto de Beirut en 2020.

Con una máquina de succión, la enfermera vació sus pulmones de la flema acumulada y el pecho agitado de Cheaito finalmente se alivió.

Pero las tranquilas salas del Centro Médico de la Universidad Americana de Beirut -donde vive desde la explosión del 4 de agosto de 2020- no la han protegido del colapso del Líbano.

En cambio, Cheaito y su familia están atrapados en las múltiples crisis de su país: desde un sector sanitario deteriorado que ya no puede tratarla hasta instituciones gubernamentales paralizadas y bancos zombificados que han congelado los ahorros de su familia.

"Liliane representa la agonía del pueblo libanés porque está sufriendo todo esto", dijo a Reuters su hermana mayor, Nassma.

Líbano, una larga historia de desastres y crisis - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Sufrió graves daños en los lóbulos frontales del cerebro que la dejaron en coma durante meses y requirieron tres cirugías.

En julio, pronunció su primera palabra en casi dos años, "mamá", que sus hermanos entendieron como un grito para su hijo Ali, al que no ha visto desde la explosión debido a una disputa por la custodia con su marido.

Cheaito sigue paralizada en su mayor parte. Se comunica cerrando los ojos en señal de afirmación o girando lentamente la cabeza vendada en señal de negación.

En los días buenos, puede hacer un gesto tembloroso con la mano izquierda, conectada a un goteo intravenoso con media docena de medicamentos.

Entre ellos se encuentran analgésicos y un tratamiento para la epilepsia que, según sus hermanas, no está disponible en el Líbano, donde una crisis financiera de tres años ha dificultado la importación de muchos medicamentos.

Líbano: Geagea está de acuerdo con la petición de Hezbolá de importar petróleo de Irán

Sus hermanas piden a amigos y conocidos que vienen del extranjero que les traigan los medicamentos, y los pagan en dólares estadounidenses, a los que es difícil acceder mientras la moneda libanesa sigue devaluándose.

La habitación de Cheaito, situada en el noveno piso, está llena de aire, y un pequeño ventilador no consigue eliminar la humedad del verano. Al igual que muchos hogares y oficinas de todo el Líbano que luchan por hacer frente a los cortes en la red estatal y a la subida vertiginosa de los precios del combustible, el hospital ha estado racionando su suministro privado de gasóleo limitando las horas de aire acondicionado central.

Pero no estará allí mucho más tiempo.

El Centro Médico AUB informó a la familia en febrero de que el grupo benéfico interno que cubría los costes de la estancia de Cheaito no podía seguir haciéndolo, y que tendría que trasladarse a un centro de rehabilitación especializado para seguir su tratamiento.

"Esos centros especiales piden dinero, y por desgracia no podemos permitírnoslo -ni siquiera una parte- porque nuestro dinero está en los bancos", dijo Nassma.

Su hermana mayor, Nawal, tiene unos 20.000 dólares ahorrados en una cuenta en dólares del Banco Audi que quiere utilizar en un tratamiento para Liliane.

Pero desde que la crisis financiera se instaló en 2019, muchos de los bancos libaneses han congelado a los clientes su moneda fuerte mediante controles de capital informales.

Ponen un tope a las retiradas mensuales de efectivo en dólares estadounidenses y permiten retirar otras cantidades limitadas en libras libanesas a un tipo de cambio muy inferior al del mercado paralelo.

Los bancos afirman que las restricciones evitan las corridas bancarias, pero los críticos dicen que no se aplican a los ricos y poderosos.

Los sucesivos gobiernos han dejado que el colapso financiero se agrave, incluso cuando ha empobrecido al grueso de la población.

Los intereses creados de las facciones gobernantes -que lograron mantener su control del poder en las elecciones de mayo- son ampliamente culpados de obstruir las soluciones.

La familia de Cheaito y su abogado afirman que las restricciones están obstaculizando su recuperación, ya que retirar los fondos a la tasa más baja del banco reduciría su valor.

En última instancia, representaría un recorte informal de más del 80%, dijo Fouad Debs, cofundador de la Unión de Depositantes Libaneses.

Líbano: se derrumban los silos de grano del puerto de Beirut

"Nawal ha ahorrado dinero y ahora necesita el dinero para gastarlo en Liliane, pero el banco... no deja que Nawal retire el dinero", dijo Debs a Reuters.

En respuesta a las preguntas enviadas por correo electrónico por Reuters, un portavoz del Banco Audi dijo: "Las restricciones son impuestas por la crisis sistémica libanesa, no por el Banco Audi".

El portavoz dijo que el banco estaba generalmente dispuesto a proporcionar "apoyo excepcional", incluso para pagar la atención médica, y dijo que "nunca se abstuvo de proporcionar (a Cheaito) cualquier apoyo que pueda", pero no dijo si había permitido específicamente retiros excepcionales para que su familia pagara su atención.

La Unión de Depositantes ha presentado más de 350 demandas contra bancos libaneses en los últimos tres años, la mayoría de ellas presentadas por clientes que buscan un acceso ilimitado a sus ahorros para pagar la matrícula escolar o la asistencia sanitaria.

Algunos clientes han ganado, pero muchos aún no han recibido una sentencia. Debs dijo que el caso de Cheaito sería "uno de los más desesperados", si sólo pudieran presentar la demanda.

En otro ejemplo de cómo el colapso del Líbano ha afectado a Cheaito, una huelga indefinida en el sistema judicial significa que el sindicato no ha podido presentar una reclamación contra Bank Audi durante el último mes.

"Es un reflejo del colapso de todo el sistema", dijo Debs.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines