Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Ghannouchi: "los tunecinos han perdido la oportunidad de acabar con el golpe a la manera turca"

Rached Ghannouchi, líder del Movimiento Ennahda, en Túnez, el 29 de abril de 2022. [Yassine Gaidi - Anadolu News Agency]

El jefe del Movimiento Ennahda de Túnez ha declarado que el pueblo tunecino perdió la oportunidad de derrocar el "golpe de Estado" a la "manera turca", ha informado Al-Quds Al-Arabi. Rached Ghannouchi confirmó que prefiere una constitución laica y democrática que respete las libertades y los derechos humanos, en lugar de una de carácter supuestamente "islámico" que apoye la dictadura y despoje a la gente de sus derechos.

"Pasamos la noche del 25 al 26 de julio del año pasado frente al parlamento tunecino con otros pocos cientos de personas porque la gente estaba conmocionada [por las medidas de emergencia adoptadas por Kais Saied], sobre todo porque 150 edificios de Ennahda fueron quemados al mismo tiempo", explicó. "Los miembros del movimiento estaban preocupados cuando les llamé para que se unieran a nosotros frente al Parlamento, pero las condiciones no eran propicias en ese momento".

El veterano señaló que dio órdenes para que los que se habían unido a la dirección en el edificio del parlamento se marcharan. "Les dije que habían perdido la oportunidad de derrocar el golpe en sus inicios, de forma similar a lo que hicieron los turcos con su golpe. Sin embargo, entramos en una fase de disputa y conflicto con el golpe, con la esperanza de derrotarlo por puntos en lugar de por KO".

El movimiento, dijo Ghannouchi, ha entrado en el segundo año del golpe de Saied con la sensación de haber logrado algunos de sus objetivos. "El año pasado estábamos casi solos, aparte del Partido Comunista de los Trabajadores de Túnez, que se puso a nuestro lado y se atrevió desde el primer momento a decir que Saied había dado un golpe sin legitimidad al que el partido se resistiría. Hoy, no estamos tan aislados. De hecho, es Kais Saied quien está aislado, porque tres cuartas partes del pueblo tunecino boicotearon su referéndum la semana pasada".

De hecho, señaló que todos los partidos influyentes de Túnez se han posicionado en contra del referéndum y de la nueva constitución. "Creen que todo el proceso es falso. Además, mientras que unos pocos de los que apoyaron el golpe del 25 de julio, como algunos nacionalistas, se mantuvieron, incluso los grupos de extrema izquierda lo han abandonado."

LEER: La nueva república de Kais Saied en Túnez

El veterano político señaló que la popularidad de Saied ha caído del 90% a menos de una cuarta parte en sólo un año. "Esto se debe a que no ha hecho nada durante este año, salvo demoler las instituciones del Estado. Ha disuelto el Parlamento y el Consejo Judicial Supremo, la Autoridad Nacional Anticorrupción y la Alta Autoridad Independiente para las Elecciones, entre otros. Saied es una fuerza destructiva".

Según Ghannouchi, la nueva Constitución otorga poderes "faraónicos" al presidente Kais Saied. Quiere tiranizarnos en nombre del Islam, que es el peor tipo de tiranía. Esto le convierte en un sultán entre los sultanes de nuestra época en más de un país árabe... Un artículo de la constitución estipula que el presidente tiene derecho a hacer todo, pero no debe rendir cuentas de lo que hace".

El presidente de Túnez, Kais Saied, está desangrando el país - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

El líder de Ennahda dijo que le gusta la presencia de términos islámicos en la constitución, pero que si tiene que elegir entre una constitución que contenga garantías de derechos humanos y libertad y no contenga la palabra Islam, y otra que esté llena de los términos islámicos que nos gustan pero que dé autoridad absoluta al gobernante -como hace la constitución de Saied-, entonces prefiero la primera opción, aunque sea laica".

Citó el hecho de que cuando fue perseguido en Túnez emigró a países supuestamente islámicos, pero fue expulsado de ellos porque el Islam de allí era superficial.

"Así que me fui a Gran Bretaña, donde hay una reina que no declara el Islam, sino que declara los derechos humanos. Viví allí durante 22 años en los que ni un solo policía me preguntó por qué decía lo que decía, y por qué viajaba a este o aquel país, a pesar de que viajaba por todo el mundo. Por eso dije que es mejor una sociedad laica de esta naturaleza donde se respetan los derechos humanos".

 

Categorías
ÁfricaNoticiasSmall SlidesTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines