Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las detenciones se ciernen sobre el diálogo político en Egipto

Una imagen tomada el 16 de enero de 2022 muestra el Centro Correccional y de Rehabilitación en la ciudad de Badr, a 65 km al este de la capital egipcia, El Cairo, durante una visita guiada por el gobierno para los medios de comunicación [KHALED DESOUKI/AFP vía Getty Images].

Después de nueve años de amplias medidas de represión de la disidencia, Egipto se dispone a iniciar un diálogo político cuidadosamente coreografiado, pero el principal movimiento de la oposición islamista está excluido y los críticos dicen que una medida paralela para liberar a los presos avanza con demasiada lentitud.

El diálogo, anunciado por el presidente Abdel Fattah Al-Sisi en abril y que se espera que comience en las próximas semanas, incluirá a algunas facciones moderadas de la oposición que han sido relegadas a los márgenes desde que Sisi, mientras era jefe de las Fuerzas Armadas, dirigió la destitución en 2013 del presidente de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Mursi, tras los disturbios masivos.

Un comité de amnistía presidencial está tramitando miles de solicitudes para liberar a algunos de los encarcelados bajo el mandato de Sisi, aunque la Hermandad sigue firmemente excluida del diálogo, con sus líderes en prisión o en el exilio.

Las figuras de la oposición consideran que la velocidad y el alcance de las liberaciones de presos son una prueba fundamental del potencial del diálogo y de las posibilidades de que se suavice lo que describen como la represión política más severa en décadas.

El líder en funciones de los Hermanos Musulmanes, Ibrahim Munir, declaró a Reuters en una entrevista que el diálogo no podría lograr resultados si excluía a la Hermandad o a otras figuras.

A medida que Sisi ha ido consolidando su posición, decenas de miles de disidentes o críticos de todo el espectro político han sido encarcelados, según estimaciones de grupos de derechos.

Hasta ahora, algunos de los invitados al diálogo ven muy pocos avances tempranos en su liberación.

"La amplia liberación de un gran número de presos de conciencia era un preludio necesario y lo sigue siendo", afirmó Ahmed Eltantawy, ex diputado cuyo partido de izquierdas Karama está dividido sobre la participación en el diálogo y que no tiene previsto participar.

"No se trató como un preludio necesario, y no hay indicios de que vaya a ser un resultado inevitable", dijo Eltantawy en una entrevista.

Preguntado en una rueda de prensa a principios de este mes sobre la rapidez de las liberaciones de presos, el presidente del diálogo, Diaa Rashwan, expresó su esperanza de que se produzcan más indultos presidenciales de presos condenados, pero dijo que los que se encuentran en prisión preventiva son competencia de la fiscalía.

Rashwan, que también dirige el Servicio de Información del Estado, dijo a Reuters que no podía responder a una solicitud de comentarios adicionales. La mayoría de los 19 miembros de la junta de diálogo están adscritos a organismos oficiales y varios son miembros del Parlamento.

Nueva fase

Los funcionarios egipcios han presentado el diálogo como el anuncio de una nueva fase del gobierno de Sisi, que ha sido posible gracias a las mejoras en la seguridad y la estabilidad política y que se ha denominado "la nueva república".

Mientras el país más poblado del mundo árabe se tambalea por el impacto financiero de la guerra de Ucrania, los funcionarios dicen que el diálogo ayudará a trazar un curso para el futuro desarrollo económico y social.

El diálogo se produce tras la publicación de una estrategia de derechos humanos, que parece destinada a responder a las críticas de Occidente sobre el historial de derechos de Egipto.

En noviembre, Egipto estará en el punto de mira internacional como anfitrión de la cumbre del clima COP27.

Rashwan dijo en la reciente rueda de prensa que las propuestas del diálogo, que abarcarán cuestiones políticas, sociales y económicas, se presentarán a Sisi, que "elegirá lo que considere mejor de ellas".

Por primera vez en años, algunas de las figuras de la oposición que aún quedan en Egipto han tenido una plataforma en los medios de comunicación nacionales, fuertemente controlados.

Amr Hamzawy, diputado liberal tras la revuelta de 2011 en Egipto, que regresó a El Cairo temporalmente para participar en el diálogo, dijo que, a falta de alternativas, podría ser una "herramienta importante para crear un momento de apertura".

"La idea de que nos sentemos juntos en un lugar y expresemos diferentes opiniones sin que alguien sea tachado de traidor, o se cuestione su patriotismo o se dude de sus motivos..., eso sería de crucial importancia", dijo Hamzawy, ahora director de Oriente Medio en la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, con sede en Washington.

Sin embargo, Hamzawy añadió que es probable que el diálogo sea un proceso complejo y con paradas, y que la liberación de los presos de conciencia es necesaria para generar confianza.

LEER: El arraigado amor de Biden por el sionismo supera su compromiso con el derecho internacional

Liberación de presos

En los dos meses posteriores al anuncio del diálogo, se liberaron menos de 300 detenidos, aunque más de 1.074 nombres habían recibido la aprobación inicial para su liberación, según un miembro del comité de indultos de la presidencia, Tarek Al-Awady.

Dijo que la Hermandad -que está prohibida y acusada de usar la violencia contra el Estado- no podría unirse al diálogo, pero que el comité de indultos no excluiría ningún nombre por motivos ideológicos.

"Todo lo que podemos hacer es estudiar los casos y presentarlos a la Presidencia específicamente, que a su vez busca la opinión de los aparatos de seguridad, y luego toma su decisión final", dijo Awady.

La Hermandad niega haber utilizado la violencia con fines políticos.

Mohamed Lotfy, director de la Comisión Egipcia para los Derechos y las Libertades, dijo que el ritmo de las liberaciones entre finales de abril y finales de junio había sido más o menos el mismo que el de los dos últimos años y que había habido casi tantos casos nuevos ante la fiscalía de la seguridad del Estado como liberaciones.

"La única ganancia es el reconocimiento por parte del gobierno de que finalmente hay un problema en torno a los presos políticos que debe ser tratado", dijo Lotfy.

Sisi ha dicho que Egipto no tiene presos políticos, que la seguridad es primordial y que el gobierno está promoviendo los derechos humanos trabajando para proporcionar necesidades básicas como empleo y vivienda.

Algunos presos liberados recientemente habían estado en prisión preventiva desde 2019, cuando miles de personas fueron detenidas en medio de una ola de pequeñas y raras protestas.

Khaled Dawoud, periodista y alto miembro del partido liberal Dostour, que tiene previsto participar en el diálogo, dijo que las autoridades debían dejar de realizar nuevas detenciones y levantar las restricciones a los medios de comunicación.

"Sólo pido lo básico", dijo Dawoud, que también fue detenido a finales de 2019 y estuvo retenido durante 19 meses, durante los cuales murió su hermana y su padre estuvo enfermo. "Queremos expresar nuestras opiniones sin miedo: el miedo a ser detenidos".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines