Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Washington es el problema, no la solución, entonces ¿por qué Abbas busca nuevos patrocinadores "poderosos"?

El presidente de EE.UU. Joe Biden (izq.) y el presidente palestino Mahmoud Abbas en Belén, Cisjordania, el 15 de julio de 2022 [Presidencia Palestina/ Anadolu News Agency].

Calificar la reciente visita del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a Israel y Palestina como un "fracaso" en cuanto a la activación del "proceso de paz" adormecido es utilizar un término equivocado. Para que esta afirmación fuera exacta, Washington tendría que haber indicado que tiene siquiera un deseo nominal de impulsar las negociaciones entre el gobierno israelí y los dirigentes palestinos.

Dejando de lado los tópicos políticos y diplomáticos, la actual administración estadounidense ha hecho exactamente lo contrario, como indican las palabras y los actos de Biden. Alegando que el compromiso de Estados Unidos con una solución de dos Estados "no ha cambiado", Biden desestimó el interés de su administración en tratar de alcanzar ese objetivo declarando que el "terreno no está maduro" para las negociaciones.

Dado que la Autoridad Palestina, dirigida por Mahmud Abbas, ha anunciado en repetidas ocasiones su disposición a volver a las negociaciones, sólo cabe suponer que el proceso se está estancando debido a la intransigencia de Israel. De hecho, ninguno de los principales líderes o partidos de Israel defiende las negociaciones -el llamado proceso de paz- como objetivo estratégico.

Sin embargo, Israel no es el único culpable. Los estadounidenses también han dejado claro que han abandonado por completo esa farsa política que inventaron y luego sostuvieron durante décadas. De hecho, el último clavo en el ataúd de la "solución negociada" lo puso la administración de Donald Trump, que se ha limitado a respaldar todas las reivindicaciones israelíes y a rechazar todas las demandas legítimas palestinas.

LEER: La AP lleva décadas de fracasos diplomáticos

Los palestinos, los árabes y las voces progresistas dentro del Partido Demócrata han culpado habitualmente al gobierno de Biden por no haber revertido las medidas prejuiciosas de Trump a favor de Israel: el traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, por ejemplo; el cierre del consulado de Estados Unidos en Jerusalén Este; y la aceptación de las infundadas reclamaciones israelíes respecto a su jurisdicción sobre los asentamientos judíos ilegales construidos en tierras palestinas ocupadas. La lista continúa.

Incluso si uno asume que la administración Biden es capaz de revertir algunas o todas las acciones ilegales de Trump, ¿de qué serviría eso en el esquema mayor de las cosas? Washington fue, y sigue siendo, el mayor benefactor de Israel, financiando su ocupación militar de Palestina con un regalo anual de 4.000 millones de dólares, además de muchos otros planes, incluyendo un presupuesto masivo y creciente asignado sólo para el sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro de Israel.

La primera visita de Biden a Oriente Medio - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Por muy horribles que hayan sido los años de Trump en términos de socavar una resolución justa a la ocupación israelí de Palestina, las políticas de Biden no son más que una continuación de un legado estadounidense pro-israelí existente que supera al de Trump por décadas.

Para Israel, el "proceso de paz" ha servido de algo, lo que explica la infame declaración del director general del consejo de asentamientos judíos, Yesha, en la Cisjordania ocupada en 2018: "No quiero presumir de que hemos ganado... Otros dirían que parece que estamos ganando".

Sin embargo, la supuesta "victoria" de Israel tras tres décadas de un fraudulento "proceso de paz" no puede atribuirse únicamente a Trump. Biden y otros altos funcionarios estadounidenses también han sido bastante útiles. Aunque se entiende ampliamente que los políticos estadounidenses apoyan a Israel por interés propio -necesitan, por ejemplo, apaciguar al influyente lobby pro-israelí en Washington-, el apoyo de Biden a Israel tiene un fundamento ideológico. El presidente de EE.UU. no tuvo reparos en repetir su famosa declaración en el aeropuerto israelí de Ben Gurion el 13 de julio: "No es necesario ser judío para ser sionista".

LEER: En nombre de la lucha contra el antisemitismo, los laboristas ignoran la islamofobia y establecen una jerarquía del racismo

En consecuencia, puede parecer desconcertante escuchar a funcionarios palestinos pedir a Estados Unidos -y a Biden en concreto- que presione a Tel Aviv para que ponga fin a su ocupación de 55 años de Jerusalén Este, Cisjordania y la Franja de Gaza.

Mohannad Al-Aklouk, representante palestino en la Liga Árabe, es uno de los que ha repetido el mismo lenguaje tópico y poco realista de esperar que EE.UU. "ejerza una presión práctica sobre Israel", "prepare el terreno para un proceso político justo basado en el derecho internacional" y "cumpla su papel de patrocinador justo del proceso de paz". Extrañamente, Al-Aklouk cree realmente que Washington, con su pésimo historial de parcialidad pro-israelí, puede ser el salvador de los palestinos.

Otro funcionario palestino dijo al New Arab que el presidente de la AP, Abbas, estaba "decepcionado con los resultados de la visita de Biden" ya que, aparentemente, el líder palestino "esperaba que el presidente de EE.UU. hiciera progresos en el proceso de paz". La misma fuente añadió que la autoridad de Abbas está celebrando reuniones con representantes de "países poderosos" para sustituir a EE.UU. como patrocinador de las negociaciones.

La postura política de Abbas es confusa. El "proceso de paz" es, después de todo, una invención estadounidense. Fue un estilo de diplomacia único e interesado que se formuló para garantizar que las prioridades de Israel siguieran siendo el centro de la política exterior estadounidense en Oriente Medio. En el caso palestino, el "proceso de paz" sólo sirvió para afianzar la colonización israelí de Palestina, mientras degradaba, o dejaba completamente de lado, las legítimas demandas palestinas. Este "proceso" también se construyó con el objetivo de marginar el derecho internacional como marco de referencia político y jurídico para la ocupación israelí de Palestina.

En lugar de cuestionar todo el aparato del "proceso de paz" y disculparse por el error estratégico de perseguir los espejismos estadounidenses a expensas de los derechos palestinos, la Autoridad Palestina sigue aferrándose desesperadamente a la misma vieja fantasía, incluso cuando Estados Unidos e Israel hace tiempo que abandonaron la farsa política que crearon.

La visita de Biden a Oriente Medio: un viaje fallido de lobby para Israel, no para Estados Unidos

Incluso si China, Rusia o la India, por ejemplo, aceptaran ser los nuevos patrocinadores del "proceso de paz", no hay ninguna razón para que Tel Aviv participe en futuras negociaciones cuando es capaz de lograr sus objetivos coloniales con el pleno apoyo de Estados Unidos. Además, ninguno de estos países tiene, por ahora, mucha influencia sobre Israel, por lo que no pueden mantener ningún tipo de presión significativa sobre Tel Aviv para que respete el derecho internacional.

Sin embargo, la AP sigue aguantando, simplemente porque el "proceso de paz" ha demostrado ser muy beneficioso en términos de fondos, poder y prestigio que disfruta una pequeña pero poderosa clase de palestinos que se formuló en gran medida después de los Acuerdos de Oslo en 1993.

Es hora de que los palestinos dejen de invertir su capital político en Biden o en cualquier otra administración. Lo que necesitan no es un nuevo patrocinador "poderoso" del "proceso de paz", sino una lucha de base por la libertad y la liberación que comience en casa, que galvanice las energías del propio pueblo palestino. Desgraciadamente, este nuevo paradigma no puede lograrse cuando las prioridades de los dirigentes palestinos siguen fijadas en las dádivas financieras y la validación política de Washington y sus aliados occidentales.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines