Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El "diplomático" de la guerra: Cómo Occidente perdió la "batalla global de las narrativas"

El Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell, en Bruselas, Bélgica, el 21 de marzo de 2022 [Dursun Aydemir/Anadolu Agency].

En una entrada de su blog, en la que reflexiona sobre la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores del G20 celebrada en Bali (Indonesia) los días 7 y 8 de julio, el Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell, parece haber aceptado la dolorosa verdad de que Occidente está perdiendo lo que denominó "la batalla global de las narrativas".

"La batalla global de las narrativas está en pleno apogeo y, por ahora, no estamos ganando", admitió Borrell. La solución: "Como UE, tenemos que comprometernos más para refutar las mentiras rusas y la propaganda de guerra", añadió el máximo diplomático de la UE.

El artículo de Borrell es un testimonio de la misma lógica errónea que llevó a perder la llamada "batalla de narrativas" en primer lugar.

Borrell comienza asegurando a sus lectores que, a pesar de que muchos países del Sur Global se niegan a sumarse a las sanciones de Occidente a Rusia, "todo el mundo está de acuerdo", aunque en "términos abstractos", en la "necesidad del multilateralismo y la defensa de principios como la soberanía territorial".

La impresión inmediata que da esta afirmación es que Occidente es la vanguardia mundial del multilateralismo y la soberanía territorial. Lo cierto es lo contrario. Las intervenciones militares occidentales-estadounidenses en Irak, Bosnia, Afganistán, Siria, Libia y muchas otras regiones del mundo han tenido lugar en gran medida sin el consentimiento internacional y sin tener en cuenta la soberanía de las naciones. En el caso de la guerra de la OTAN contra Libia, se inició una campaña militar masivamente destructiva basada en la malinterpretación intencionada de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que pedía el uso de "todos los medios necesarios para proteger a los civiles".

Borrell, al igual que otros diplomáticos occidentales, omite convenientemente las repetidas -y continuas- intervenciones de Occidente en los asuntos de otras naciones, mientras pinta la guerra entre Rusia y Ucrania como el ejemplo más claro de "flagrantes violaciones del derecho internacional, que contravienen los principios básicos de la Carta de la ONU y ponen en peligro la recuperación económica mundial".

OPINIÓN: El mundo debe actuar para restablecer la financiación de Siria y evitar una catástrofe humanitaria

¿Emplearía Borrell un lenguaje tan fuerte para describir los numerosos crímenes de guerra que se están cometiendo en algunas partes del mundo y que implican a países europeos o a sus aliados? ¿Por ejemplo, el despreciable historial de guerra de Francia en Malí? ¿O, aún más obvio, la ocupación israelí de Palestina desde hace 75 años?

Al abordar la "seguridad alimentaria y energética", Borrell lamentó que muchos en el G20 se hayan tragado la "propaganda y las mentiras procedentes del Kremlin" sobre la causa real de la crisis alimentaria. Concluyó que no es la UE sino "la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania la que está agravando dramáticamente la crisis alimentaria".

La invasión rusa de Ucrania podría provocar escasez de pan en algunas partes del mundo árabe - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

De nuevo, Borrell fue selectivo con su lógica. Aunque, naturalmente, una guerra entre dos países que aportan una gran parte de los suministros alimentarios básicos del mundo tendrá un impacto negativo en la seguridad alimentaria, Borrell no mencionó que los miles de sanciones impuestas por Occidente a Moscú han interrumpido la cadena de suministro de muchos productos críticos, materias primas y alimentos básicos.

Cuando Occidente impuso esas sanciones, sólo pensó en sus intereses nacionales, erróneamente centrados en derrotar a Rusia. Ni la población de Sri Lanka, ni la de Somalia, ni la del Líbano ni, francamente, la de Ucrania fueron factores relevantes en la decisión de Occidente.

Borrell, cuyo trabajo como diplomático sugiere que debería invertir en la diplomacia para resolver conflictos, ha pedido repetidamente que se amplíe el alcance de la guerra contra Rusia, insistiendo en que la guerra sólo puede "ganarse en el campo de batalla". Estas declaraciones se hicieron pensando en los intereses occidentales, a pesar de las obvias consecuencias devastadoras que el campo de batalla de Borrell tendría en el resto del mundo.

Aun así, Borrell tuvo la audacia de reprender a los miembros del G20 por comportarse de una manera que le parecía centrada únicamente en sus intereses nacionales. "La dura verdad es que los intereses nacionales a menudo tienen más peso que los compromisos generales con ideales más grandes", escribió. Si derrotar a Rusia es fundamental para los "grandes ideales" de Borrell y de la UE, ¿por qué debería el resto del mundo, especialmente en el Sur Global, abrazar las prioridades egoístas de Occidente?

También hay que recordarle a Borrell que la "batalla global de las narrativas" de Occidente se había perdido mucho antes del 24 de febrero. Gran parte del Sur Global considera, con razón, que los intereses de Occidente son contrarios a los suyos. Esta visión aparentemente cínica es el resultado de décadas -de hecho, cientos de años- de experiencias reales, empezando por el colonialismo y terminando, actualmente, con las intervenciones militares y políticas rutinarias

Borrell habla de "ideales más grandes", como si Occidente fuera la única entidad moralmente madura capaz de pensar en lo correcto y lo incorrecto de forma desinteresada y desprendida. Además de que no hay pruebas que respalden la afirmación de Borrell, ese lenguaje condescendiente, que es en sí mismo una expresión de arrogancia cultural, hace imposible que los países no occidentales acepten, o incluso se comprometan, con Occidente en cuanto a la moralidad de su política.

Borrell, por ejemplo, acusa a Rusia de un "intento deliberado de utilizar los alimentos como arma contra los países más vulnerables del mundo, especialmente en África". Incluso si aceptamos esta problemática premisa como una posición moralmente motivada, ¿cómo puede Borrell justificar las sanciones de Occidente que han hecho pasar hambre a muchas personas en "países vulnerables" de todo el mundo?

OPINIÓN: Biden terminó su gira por Oriente Medio sin un solo logro importante

Tal vez, los afganos sean las personas más vulnerables del mundo en la actualidad, gracias a 20 años de una devastadora guerra entre Estados Unidos y la OTAN que ha matado y mutilado a decenas de miles de personas. Aunque Estados Unidos y sus aliados occidentales se vieron obligados a abandonar Afganistán el pasado agosto, miles de millones de dólares afganos están ilegalmente congelados en cuentas bancarias occidentales, lo que ha llevado a todo el país al borde de la inanición. ¿Por qué no puede Borrell aplicar sus "grandes ideales" en este escenario concreto, exigiendo la descongelación inmediata del dinero afgano?

En realidad, Borrell, la UE, la OTAN y Occidente no sólo están perdiendo la batalla global de las narrativas, sino que nunca la ganaron en primer lugar. Ganar o perder esa batalla nunca importó a los líderes occidentales en el pasado, porque apenas se tuvo en cuenta al Sur Global cuando Occidente tomó sus decisiones unilaterales sobre la guerra, las invasiones militares o las sanciones económicas.

El Sur Global importa ahora, sencillamente porque Occidente ya no determina todos los resultados políticos, como ocurría a menudo. Rusia, China, India y otros países son ahora relevantes, porque pueden equilibrar colectivamente el sesgado orden global que ha sido dominado por Borrell y los suyos durante demasiado tiempo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioOTANPalestinaRegiónSmall SlidesUN
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines