Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué ha ganado Turquía con la normalización de sus relaciones regionales?

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan es recibido por el ministro de Asuntos Exteriores turco Mevlut Cavusoglu el 19 de septiembre de 2021 [Presidencia TUR/Murat Cetinmuhurdar/Anadolu Agency].

La política exterior turca durante la era del partido Justicia y Desarrollo fue testigo de varias etapas de cambio, principalmente coincidiendo con los acontecimientos locales y regionales e influenciados por ellos. Sin embargo, los últimos años han demostrado que se ha convertido en una política cotidiana más cercana a las reacciones que a una política fija basada en una visión clara. Es cierto que la liquidez de la situación en la región -y más recientemente en el mundo- tiene un papel destacado en ello, pero no es ni la única razón, ni el marco explicativo lógico para ello.

En 2016, por muchas razones, retos y crisis en el país y en el extranjero, Ankara enarboló el lema de "más amigos y menos adversarios", pero se quedó en una consigna que no se materializó, sobre todo porque otras partes regionales no interactuaron con ella como Turkiye esperaba y quería.

De hecho, los años siguientes trajeron consigo una polarización más profunda entre Turquía y una serie de partidos regionales, especialmente algunos Estados árabes del Golfo, con el trasfondo de la crisis del asedio a Qatar y el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, así como la crisis en el Mediterráneo oriental y los acontecimientos en Libia, Irak, etc.

LEER: La visita de Biden y la Declaración de Jerusalén exigen una oposición decidida

Desde principios de 2020, se habla de normalizar las relaciones y calmar las diferencias, pero esta vez no sólo por parte de Turkiye, sino por varias partes, y por muy diversas razones. Las dos razones más importantes son, en primer lugar, el deseo de EE.UU. de reducir la intensidad de la disputa entre sus aliados en la región y aumentar la confianza en ellos para resolver los expedientes regionales y, en segundo lugar, la crisis económica que afectó a todo el mundo al margen de la anterior crisis económica mundial, luego las repercusiones de la pandemia de Covid y, recientemente, la guerra ruso-ucraniana.

De ahí que Ankara haya dado pasos claros y, tal vez, incluso saltos hacia varios países y partes de la región que durante la pasada década fueron considerados rivales y oponentes regionales, sobre todo Arabia Saudí, los EAU, Egipto e Israel, junto con Armenia y Grecia.

Sin embargo, lo que distinguió esta vía de acercamiento con las partes mencionadas fue que mostró a Turquía como el país más necesitado de calma, diálogo y acercamiento y el más deseoso de ello. Esto se reflejaba, en la forma, el estilo y el discurso, como mínimo, con un sentido de urgencia en condiciones que no eran realmente alentadoras, como fue el caso de sus pasos hacia Israel, que se enfrentaba claramente a un problema de inestabilidad gubernamental y que muy probablemente iría a nuevas elecciones (que podrían cambiar toda la coalición gobernante), que es lo que acabó ocurriendo.

Por otro lado, parecía que Ankara era la única que pagaba el precio de este acercamiento o la mayor parte de él, lo que ocurrió en el caso de Egipto con los medios de comunicación de la oposición que operaban en suelo turco, así como en el caso de Arabia Saudí, con el expediente Khashoggi. Insisto en que eso es lo que parecía la situación, o la impresión generada por muchos y, tal vez, las otras partes se empeñaron en resaltarlo, a pesar de que el curso de la calma y el acercamiento viene precedido con el deseo, la voluntad y los esfuerzos de las distintas partes, y por razones comunes y similares a las mencionadas anteriormente.

¿Está Israel enfadado con la creciente relación entre Qatar y Turquía? - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Aunque todavía es pronto para evaluar los resultados del camino que se está siguiendo, podemos decir que Turquía consiguió aliviar las presiones externas sobre ella, y el tono de las partes regionales hacia ella pareció menos severo y duro que antes, sobre todo porque el camino se produjo a la luz de la crisis ruso-ucraniana, que se convirtió en una guerra que elevó el valor de los papeles desempeñados por Ankara, y aumentó su importancia a los ojos de Occidente, en general, y de Estados Unidos, en particular. Esto se suma a su urgente necesidad en los sistemas de seguridad que surgen a nivel regional e internacional tras la guerra.

En el frente económico, que es el más importante en opinión de Turquía, según la narrativa promovida localmente, parece que el rendimiento sigue siendo mucho menor de lo esperado. Es cierto que se produjeron algunos acontecimientos positivos, como el levantamiento por parte de Arabia Saudí de la prohibición de viajar a Turkiye, además de las promesas de inversiones emiratíes, pero parece que el retorno es mucho menor de lo que se anticipó o predijo.

Esto demuestra que las predicciones turcas sobre los pros del camino y sus rendimientos económicos no eran acertadas, que el principal motivo para ello era político y no económico, para empezar, que las cosas no salieron como Ankara quería y planeaba, o todo lo anterior.

En un principio, la expectativa de un rápido aumento del intercambio comercial con las partes mencionadas no era lógica, como tampoco lo era el acuerdo con Israel sobre el gas, como se esperaba. Incluso el aumento de las inversiones, que es la mejor herramienta para Ankara ya que satisface las necesidades de su economía, no se esperaba que los mencionados países del Golfo lo proporcionaran rápidamente y/o sin un precio político. Se entiende que el camino de la normalización y la calma se basa en evitar temporalmente los expedientes controvertidos y no en resolverlos, además de que los países implicados no cambiaron sus visiones y estrategias en la región.

LEER: La "Declaración de Jerusalén" de Biden no es un camino directo hacia una "infraestructura regional sólida"

Por lo tanto, no se esperaba que Arabia Saudí y los EAU, por ejemplo, bombeasen divisas a la economía turca, lo que sin duda sería un factor de apoyo para Erdogan de cara a las elecciones, hasta ahora, en el momento de escribir este artículo, estos países no han presentado ninguna indicación o evidencia fuerte de que sus puntos de vista para su política exterior hayan cambiado o que hayan hecho algún trato con él que incluya su apoyo a través de inversiones.

En conclusión, aunque todavía es demasiado pronto para juzgar el camino de la paz en la región, concretamente entre Turkiye y una serie de partidos regionales, las valoraciones que la acompañaron en sus primeros días sobrestimaron el rendimiento de la misma, especialmente en el plano económico. Decimos esto siendo conscientes de que no está garantizado que todo el camino continúe a largo plazo, ya que está sujeto a varios acontecimientos, entre ellos la posición estadounidense y el eje regional que se forme frente a Irán, etc. Esto obliga a ser cautelosos en la evaluación, la predicción y la previsión, a la luz del estado de la liquidez regional que empuja a que las políticas exteriores se acerquen a ellas a diario, una vez más.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 18 de julio de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioQatarRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines