Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La película de Jackie Chan patrocinada por los emiratíes es una terrible caída moral

El actor Jackie Chan en Pekín el 3 de febrero de 2022 [NOEL CELIS/AFP vía Getty Images].

La escena artística no ha sido testigo de una caída moral y legal como la del actor internacional Jackie Chan, que comenzó a rodar una película en la zona de Al-Hajar Al-Aswad, al sur de Damasco, destruida y desierta a manos del régimen sirio. Chan está utilizando el sufrimiento de miles de sirios y sus hogares destruidos para contar la historia que ocurrió en otra zona devastada, es decir, Yemen.

La película, llamada "Operación Hogar", está patrocinada por China y los EAU, los regímenes más hostiles contra los derechos y las libertades, y facilitada por el régimen sirio, que preparó el plató con su genio sangriento hace años, como si lo hubiera estado preparando específicamente para la película de Chan.

Tanto los EAU como China están ahogados en innumerables crímenes internacionales, por lo que no es de extrañar que hayan utilizado el escenario de los crímenes del régimen sirio para producir una película que cuenta una historia que tuvo lugar en Yemen, un país que está siendo testigo de la peor crisis humanitaria debido a los ataques militares lanzados por los EAU, como parte de una alianza con Arabia Saudí.

El actor Jackie Chan engañó al mundo con sus atractivas películas, mientras que, en realidad, no es diferente de muchos artistas de Oriente Medio que produjeron películas y series que falsificaron el pasado y el presente con el objetivo de obtener beneficios materiales, lavando los crímenes de los regímenes dictatoriales y apoyando su presencia frente a las protestas populares.

LEER: Jackie Chan produce una película de acción rodada en Siria y ambientada en Yemen

En 2019, Chan apoyó al gobierno chino ante las manifestaciones populares que estallaron en Hong Kong e hizo declaraciones televisadas similares a las que hacen los artistas árabes en este tipo de eventos, que la seguridad y la protección son una bendición que no se debe abandonar, y el régimen tiene derecho a hacer lo necesario para preservarlas a toda costa.

Ningún artista internacional respetable con el más mínimo sentido de la moral y los valores estaría de acuerdo con un proyecto que implica el uso y la explotación vergonzosos del sufrimiento de decenas de miles de personas, a menos que sea inmoral y sólo busque el beneficio económico.

Chan, su equipo y sus partidarios deben saber que esta película se enfrentará a desafíos legales. Las familias desplazadas de esta región y que perdieron a sus seres queridos están repartidas por todo el mundo y son testigos de los crímenes del régimen y sus milicias. No se quedarán de brazos cruzados y en silencio ante la explotación más atroz.

La comunidad humanitaria no permitirá que lo que el pueblo sirio ha sido expuesto y sufrido se convierta en una fuente de entretenimiento con fines de lucro. Todavía hay tiempo para que Chan, su equipo y la productora se retracten de este acto vergonzoso y pidan disculpas al pueblo sirio.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 19 de julio de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEmiratos Árabes UnidosOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines