Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Pastel perezoso

En Turquía la llamaban "tarta mosaico", que es el nombre perfecto porque cuando se corta la tarta, las galletas parecen pequeños mosaicos.

No sé ustedes, pero en nuestra familia evitamos usar el horno en verano porque lo último que se necesita durante una ola de calor es más calor. Esto fue especialmente evidente durante nuestras vacaciones de verano en Jordania, donde, al crecer, no había aire acondicionado y todos nos apiñábamos alrededor del ventilador para disfrutar del poco aire frío que soplaba. Pero, con todas las reuniones y el tiempo libre, siempre queríamos hacer postres y, por eso, en Jordania y en Oriente Medio, en general, pasábamos de los postres calientes y reconfortantes a los postres fríos rápidos y fáciles que se preparan y se meten en el frigorífico para que cuajen. Estos son algunos de mis postres favoritos y, de todos ellos, creo que mi favorito absoluto fue el pastel de pereza. Era fácil, rápido y delicioso y, como puede deducirse del nombre, ¡sin apenas esfuerzo!

El pastel perezoso era una de las pocas recetas que mi abuela nos dejaba hacer sin supervisión, ya que no podía ser más fácil de hacer, y lo que es mejor, apenas había que limpiar los platos después. Mezclábamos todos los ingredientes, los vertíamos en papel de aluminio, los enrollábamos en forma de salchicha y los guardábamos en el congelador durante un par de horas, o durante toda la noche si teníamos mucha paciencia, ¡que rara vez la teníamos! Las variaciones de este pastel, y utilizo la palabra "pastel" muy a la ligera, se hacen en todo Oriente Medio, y se conoce en Turquía como "pastel mosaico". En realidad, es el nombre perfecto porque cuando se corta la tarta, las galletas parecen pequeños mosaicos.

Hacerla no puede ser más fácil. A mí me gusta que la mayoría de las galletas se mantengan unidas por la mezcla de chocolate, pero se pueden ajustar las proporciones a tu gusto y utilizar menos galletas. Tampoco me gusta que las mías sean muy dulces pero, de nuevo, puedes añadir todo el azúcar que quieras. Si tienes problemas para encontrar ishta, puedes utilizar nata doble extra espesa, pero necesitaría un poco más de tiempo para cuajar en el congelador. Tradicionalmente, la mezcla se vierte en un trozo de papel de aluminio y se envuelve en un tronco, luego se corta en rondas para servir, pero a mí me gusta presionarlo en un molde de pan forrado de aluminio para darle un poco más de forma. Déjelo reposar de 2 a 4 horas o toda la noche y disfrute de este crujiente postre de chocolate que es la forma perfecta de satisfacer sus ganas de comer dulces sin pasarse de la raya.

Ingredientes

350-450 g de galletas de té (las galletas Rich Tea o Maria funcionan muy bien)

¾ de taza de cacao en polvo

¼ de taza de azúcar o al gusto

1 cucharada de mantequilla a temperatura ambiente

1 lata de ishta

1 taza de leche

Instrucciones

  1. En un tazón grande, rompa las galletas en trozos medianos o pequeños, del tamaño de avellanas o almendras. El número de galletas que utilices y lo pequeñas que las rompas va en función de tus preferencias, a mí me gusta que mis galletas estén troceadas y crujientes, así que las mantengo en tamaño grande y utilizo más cantidad.
  2. En una olla, derretir la mantequilla y añadir el azúcar, el cacao en polvo y la leche y mezclar hasta que esté totalmente incorporado y derretido.
  3. Verter la mezcla de chocolate sobre las galletas y mezclar bien, luego añadir el ishta y mezclar hasta que se incorpore.
  4. Vierta la mezcla en una hoja de aluminio ligeramente engrasada y enrolle en forma de salchicha o colóquela en un molde para pan y cúbrala bien, asegurándose de que toda la tarta quede cubierta. Enfriar durante 2-4 horas o hasta que se mantenga unido. Cortar y a disfrutar!
Categorías
Sírvase Usted MismoSmall SlidesVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines