Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un referéndum sobre una nueva constitución no es la medicación que necesita Túnez

Simpatizantes del Partido Constitucional Libre se reúnen para realizar una protesta contra el referéndum constitucional, que se celebrará el 25 de julio, en Túnez, Túnez, el 19 de junio de 2022. [Yassine Gaidi - Agencia Anadolu].

Uno de los más destacados funcionarios cercanos al presidente de Túnez describió así el enfoque de este último sobre la situación actual de su país: "Es como si se le diera una aspirina a una persona con cáncer".

El antiguo decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Túnez, Sadok Belaid, fue nombrado por el presidente Kais Saied para dirigir el comité encargado de redactar una nueva constitución. Así lo explicó en una entrevista a Le Monde: "Él [Saied] está completamente fuera de juego en este asunto; no sabe nada de los problemas actuales del país, de la enfermedad que sufre el país en este momento, ya sea económica, social, cultural o medioambiental. No podemos decir que vamos a mejorar la organización política del país para que las cosas vayan mejor en él".

Lo que ha dicho Belaid es cierto, pero eso no le exime de su propia responsabilidad. Formó parte del equipo que quiso suministrar al paciente esa aspirina, tratando activamente de engañarlo mientras sabía perfectamente que ni el diagnóstico ni el tratamiento eran correctos. Esto fue antes de sorprenderse de que el texto del proyecto de constitución que se publicó no tenía nada que ver con lo que él había preparado con los demás miembros del comité, que eran menos numerosos que los dedos de una mano.

Todo lo que se habla ahora en Túnez gira en torno a la nueva constitución que es objeto del referéndum del 25 de julio, aunque el documento en cuestión está definitivamente a la altura de una aspirina para un paciente que sufre cruelmente de cáncer. Túnez se encuentra en un estado catastrófico en casi todos los niveles y nada de esta amarga situación cambiará con la celebración de un referéndum y la publicación de una nueva constitución. Esto sólo agravará la situación y la empeorará, porque significa que el "doctor" Saied sigue insistiendo en el diagnóstico y la receta equivocados.

LEER: ¿Por qué querrían los árabes la democracia si eso significa desempleo, pobreza, inseguridad y corrupción?

Esto ocurre mientras se advierte a Túnez que puede caer en un ciclo de impago de su deuda de 35.000 millones de dólares por primera vez en su historia, y sus reservas de trigo estaban a punto de agotarse a finales del mes pasado hasta que el Banco Mundial se apresuró a proporcionarle una ayuda de 130 millones de dólares para ayudar a pagar los envíos de trigo. También es un momento en el que el país recurre a la utilización de sus reservas estratégicas de petróleo para el mercado interno, con el riesgo que ello supone para la red eléctrica nacional y la necesidad de asegurar instalaciones básicas como los hospitales.

Kais Saied, el presidente de Túnez disuelve el Parlamento "para preservar el Estado" - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Además, Túnez está comunicando o discutiendo - nadie sabe exactamente cuál - con el Fondo Monetario Internacional para obtener un préstamo de 4.000 millones de dólares en condiciones injustas que devastarán el país cuya población ya está sufriendo bajo una insoportable ola de precios altos, justo cuando se cuestionan las finanzas públicas y la capacidad del Estado para pagar los salarios cada mes. También hay dudas sobre la impresión de nuevos billetes que alimentarán aún más la inflación, y otras sobre el recurso a los bonos del Tesoro para hacer frente a la situación.

El país también se enfrenta a una grave tensión entre Saied y sus oponentes políticos, con el correspondiente aumento del odio y la animosidad en la sociedad. También es un momento en el que no hay absolutamente ningún signo de diálogo político o social, prevaleciendo el total desprecio oficial a las reservas de los partidos políticos, las asociaciones y las personalidades por encima de cualquier avance del gobierno. La Unión General Tunecina del Trabajo ha expresado su preocupación por las "reformas económicas" que el gobierno impone actualmente de forma unilateral, así como por el enfado de los jueces y su larga huelga. Algunos están en huelga de hambre.

En un momento en el que se está produciendo todo esto y mucho más, ¿qué valor tiene cualquier referéndum, especialmente cuando tiene lugar en un contexto cuya legitimidad se pone en duda? ¿Qué valor tiene votar una constitución que casi todo el mundo está de acuerdo en que otorga al presidente "poderes faraónicos" o "poderes de guía suprema" que lo convierten en alguien completamente sin supervisión y sin rendir cuentas? ¿Qué cambiará en Túnez cuando se anuncie el resultado del referéndum? En pocas palabras, nada en absoluto; simplemente habrá más complejidad y decadencia.

Podemos esperar que se intensifique la polarización política y que se deterioren las finanzas del Estado y la economía. También continuará el declive del nivel de los servicios públicos en cuanto a la administración, el transporte, los aeropuertos internacionales, los hospitales, la disponibilidad de medicamentos y la limpieza de las calles. Mientras tanto, Kais Saied seguirá gobernando unilateralmente mediante decretos presidenciales hasta que se celebren elecciones parlamentarias en diciembre, si es que se celebran. No sabemos bajo qué ley electoral se celebrarán ni quiénes participarán, ya que casi todos los partidos rechazan de plano el planteamiento del presidente, salvo unos pocos que representan muy poco. Los decretos de Saied y otras "medidas de emergencia" no han resuelto ninguno de los problemas del país un año después de ser impuestos, y es poco probable que resuelva alguno antes de diciembre.

Todo ciudadano es libre de participar en el referéndum, pero es muy útil entender desde ahora que la aspirina que ayudará a administrar al paciente no sólo no curará a éste, sino que acelerará su desaparición. Un referéndum sobre una nueva constitución no es la medicina que necesita Túnez.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 12 de julio de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines