Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La bandera palestina se izará y ondeará en todos los rincones del mundo

Manifestantes palestinos ondean la bandera nacional en la ciudad de Tubas el 6 de junio de 2022 [JAAFAR ASHTIYEH/AFP via Getty Images].

El Estado colonialista de Israel ha robado más de tres cuartas partes de Palestina y los robos masivos de tierras por parte de las milicias sionistas siguen en marcha.

Como si la ocupación de tierras palestinas no fuera suficiente, Israel también se apropia de la cultura palestina al reclamar el humus y el cuscús como platos "israelíes" y al organizar concursos de belleza que tergiversan los vestidos tradicionales palestinos.

Otro elemento definitorio de la identidad palestina amenazado durante años por la ocupación ilegal es la práctica agrícola generacional de plantar y cosechar olivos.

En descarada violación del derecho internacional, más de un millón de olivos han sido arrancados desde 1967.

En las últimas semanas se ha puesto de manifiesto el último objetivo de Israel en su proyecto de borrado del pueblo, la identidad y la cultura palestinas, que dura más de siete décadas: La máxima muestra de resistencia y paz de Palestina: su atrevida bandera de cuatro colores.

Los activistas palestinos han denunciado haber sido objeto de ataques cuando ondeaban banderas palestinas en Jerusalén. También han sido testigos de un aumento de los esfuerzos israelíes por confiscar banderas palestinas y castigar a quienes intentan izarlas.

Los residentes palestinos de Sheikh Jarrah están siendo sustituidos por colonos mientras los soldados israelíes desalojan las propiedades palestinas a la fuerza - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

El día del asesinato de la periodista Shireen Abu Akleh, las fuerzas de ocupación israelíes asaltaron la casa de su familia mientras sus parientes recibían las condolencias y arrancaban una bandera palestina.

Además, durante su funeral en Jerusalén, los soldados israelíes dispararon gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento, y patearon y golpearon a los palestinos con porras, mientras intentaban arrebatarles las banderas nacionales. El asalto estuvo a punto de provocar que el ataúd, cubierto con una bandera palestina, se cayera al suelo.

La semana pasada, el parlamento de la Knesset de Israel aprobó la lectura preliminar de un controvertido proyecto de ley que prohibiría ondear la bandera palestina en las instituciones financiadas por el Estado.

Según el proyecto de ley, en la mayoría de las instituciones públicas, exhibir la bandera de "cualquier Estado enemigo" sería ilegal en virtud de la legislación, aunque sólo se menciona específicamente la bandera palestina.

"Enarbolar esas banderas se considerará una reunión ilegal que se tratará como un motín que puede ser dispersado", dice el proyecto de ley. El Estado de Israel, como democracia, permite a sus ciudadanos protestar por cuestiones en las que no están de acuerdo con las autoridades. Sin embargo, este proyecto de ley traza una línea roja entre las protestas legítimas y las protestas en las que ondean banderas de quienes no reconocen al Estado de Israel o suponen una amenaza para su existencia en organismos financiados por el Estado.

El significado de los intentos de Israel de criminalizar la bandera no es complicado de entender, ni tampoco es una sorpresa.

LEER: ¿Por qué Estados Unidos desconfía de todo el mundo con tal de servir a Israel?

La bandera es izada a diario con orgullo por millones de personas en todo el mundo y desde hace tiempo se utiliza como símbolo nacional de la solidaridad palestina en los movimientos populares, considerándose una violación de la soberanía israelí, a pesar de ser una potencia ocupante.

Mientras tanto, miles de ultranacionalistas israelíes llevaron a cabo el mes pasado la llamada marcha de las banderas, que tuvo como resultado el asalto al recinto de la mezquita de Al-Aqsa -el tercer lugar más sagrado del Islam-, en violación del statu quo.

La marcha de las banderas es una manifestación anual planificada por activistas de la extrema derecha israelí como parte de las celebraciones para conmemorar la ocupación israelí de 1967 y la posterior anexión ilegal de Jerusalén.

Los vídeos compartidos ampliamente en las redes sociales del día de la marcha mostraban a turbas de ultranacionalistas que coreaban eslóganes racistas y muy provocativos sobre los árabes, el profeta Mahoma (la paz sea con él), el periodista Abu Akleh y Mohammad Abu Khdair, el niño que fue secuestrado, torturado, obligado a beber gasolina y luego quemado hasta la muerte por colonos israelíes en 2014.

Sin embargo, no hubo ningún intento de impedir los cánticos de las fuerzas israelíes. Los soldados, que atacan habitualmente y por la fuerza las protestas palestinas en Jerusalén por cánticos políticos acusados de "incitación", tampoco intervinieron.

Entre los eslóganes racistas coreados por los extremistas israelíes figuraban "Shu'afat está en llamas" (en referencia a Abu Khdair), "Un judío es un alma, un árabe es un hijo de puta", "Muerte a los árabes", "Mahoma ha muerto" y "Que arda tu pueblo". En un vídeo se les ve cantando "Shireen es una puta".

La OLP a los 58 años y el CNA a los 110: ¿cómo han evolucionado y cuál es su situación actual?

Simultáneamente, cientos de palestinos organizaron una marcha pacífica con banderas palestinas cerca de la zona de la Puerta de Damasco, en la calle Salah Al-Din.

Esto fue suficiente para que los soldados israelíes dispararan balas de goma, gases lacrimógenos y bombas de sonido contra los participantes en un intento de dispersarlos, según los testigos, que afirmaron que los participantes habían enarbolado banderas palestinas y coreado eslóganes a favor de Palestina pidiendo libertad y justicia.

La marcha de la bandera, evidentemente una provocación racista, tuvo lugar el día en que el parlamento israelí votó para prohibir la exhibición de banderas "enemigas" en las instituciones financiadas por el Estado.

La presión para prohibir la bandera palestina no es más que otra medida extrema que demuestra hasta dónde llegará Israel para reprimir la existencia nacional palestina y por qué los soldados israelíes llegaron a atacar a los portadores del féretro de Abu Akleh.

A su vibrante color verde, blanco, negro y rojo se une la representación de la unidad global y la autodeterminación en protesta por la actual ocupación, la continua desposesión y la expulsión.

LEER: Biden antepone sus intereses personales a los derechos humanos

Es portadora de una historia de lucha y sacrificios contra el apartheid israelí, y honra a quienes sobrevivieron a inmensas tragedias mientras permanecían firmes en la tierra de sus antepasados, de ahí el miedo irracional a la bandera que asalta a los israelíes.

Mientras que la creciente paranoia de Israel refleja el malestar por la inestabilidad de su gobierno. Su bandera blanca y azul está manchada y pesada con la sangre de las víctimas palestinas masacradas y exiliadas desde la Nakba o "catástrofe" de 1948.

Está manchada con la muerte de 230 palestinos, entre ellos 65 niños, que mató durante su asalto militar de 11 días a la Franja de Gaza. Cada día se hace más pesada, ya que más mujeres y niños palestinos son atacados, disparados y asesinados por soldados israelíes que disparan balas de goma, gases y bombas de sonido durante las incursiones nocturnas.

En su intento fallido de erradicar el patrimonio y la identidad palestinos con crímenes de apartheid, la bandera ensangrentada de Israel se ahogará en la vergüenza mientras la bandera de Palestina se iza más alto con cánticos de libertad y liberación en todos los rincones del mundo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines