Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El fin del "laissez-faire": El intento de Rusia de remodelar la economía mundial

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, habla con sus homólogos del Golfo a su llegada a la reunión del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), en la capital saudí, Riad, el 1 de junio de 2022 [FAYEZ NURELDINE/AFP via Getty Images].

A partir del 31 de mayo, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, se embarcó en una gira por los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), donde visitó, entre otros, Bahréin, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU). El principal objetivo de estas visitas es reforzar los lazos entre Rusia y los países del CCG en medio de una carrera mundial por el dominio geopolítico.

Oriente Medio, especialmente la región del Golfo, es vital para el actual orden económico mundial y es igualmente crítico para cualquier remodelación futura de ese orden. Si Moscú consigue redefinir el papel de las economías árabes frente a la economía mundial, lo más probable es que consiga que se forme un mundo económico multipolar.

La reordenación geopolítica del mundo no puede lograrse simplemente a través de la guerra o desafiando la influencia política de Occidente en sus diversos dominios globales. El componente económico es posiblemente el más significativo del actual tira y afloja entre Rusia y sus detractores occidentales.

Antes de la guerra entre Rusia y Ucrania, cualquier conversación sobre la necesidad de desafiar o redefinir la globalización se limitaba en gran medida a los círculos académicos. La guerra convirtió esa conversación teórica en algo tangible y urgente. El apoyo de Estados Unidos, Europa y Occidente a Kiev tiene poco que ver con la soberanía e independencia de Ucrania y todo que ver con la ansiedad real de que un éxito ruso derribe o, al menos, dañe gravemente la versión actual de la globalización económica tal y como la conciben Estados Unidos y sus aliados.

LEER: Biden antepone sus intereses personales a los derechos humanos

Tras el colapso de la Unión Soviética a principios de la década de 1990, el mundo dejó de ser un espacio disputado entre dos superpotencias militares -la OTAN frente al Pacto de Varsovia- y dos campos económicos masivos -Estados Unidos frente a la URSS-. A menudo hablamos de la invasión estadounidense de Panamá (1989) y de la guerra de Irak (1990) para demarcar la incontestable ascendencia estadounidense en los asuntos mundiales. Lo que a menudo omitimos es que el componente militar y geopolítico de esta guerra iba acompañado de uno económico.

Al igual que Panamá e Irak pretendían demostrar el dominio militar de Estados Unidos, el establecimiento de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 1994-5 pretendía ilustrar las perspectivas económicas de Washington en este nuevo orden mundial.

Aunque sin precedentes en su escala y ferocidad, las protestas contra la OMC en Seattle en 1999 parecían un intento desesperado de invertir la alarmante tendencia en los asuntos económicos del mundo. Aunque lograron demostrar el poder de la sociedad civil en acción, las protestas no produjeron ningún resultado real y duradero. En la definición de globalización centrada en Estados Unidos y Occidente, los países más pequeños tienen poco poder de negociación.

Mientras que los países ricos negociaron con éxito muchos privilegios para sus propias industrias, a gran parte del Sur Global no le quedó más remedio que jugar con las reglas de Occidente. Estados Unidos hablaba de libre comercio y mercados abiertos mientras mantenía una agenda proteccionista sobre lo que consideraba industrias clave. La globalización fue tildada de éxito de la libertad y la democracia, mientras que, en esencia, era una reproducción barata de la doctrina económica del "laissez-faire" del siglo XVIII en Francia.

Es fácil criticar a los países pobres por no haber desafiado el dominio estadounidense/occidental. De hecho, lo intentaron, y el resultado fueron sanciones económicas, cambios de régimen y guerras. El único resquicio de esperanza es que esta forma de capitalismo depredador animó a los pequeños países del Sur Global a formular sus propios bloques económicos para poder negociar con mayor influencia. Sin embargo, ni siquiera eso fue suficiente para influir, y mucho menos para desmantelar, el sesgado paradigma global.

A las grandes economías, como China, se les permitió beneficiarse de la globalización siempre que su crecimiento masivo sirviera a los intereses de la economía mundial, es decir, de Occidente. Sin embargo, las cosas empezaron a cambiar cuando el alcance político y geopolítico de China empezó a coincidir con su influencia económica. El ex presidente republicano de Estados Unidos, Donald Trump, dedicó mucha retórica y acabó declarando la guerra económica a la llamada "amenaza china". La actual administración demócrata de Joe Biden no es muy diferente. Aunque está ocupado en contrarrestar las operaciones militares de Rusia en Ucrania, Washington sigue dedicado a su retórica antichina.

El Acuerdo de Marrakech de 1994, el tratado sobre el que se estableció la OMC, se alcanzó para reemplazar el geopolíticamente difunto Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio de 1948. Obsérvese cómo cada uno de estos tratados económicos globales fue el resultado de sus únicos órdenes geopolíticos globales, el último tras la Segunda Guerra Mundial y el primero tras el colapso del campo socialista. Aunque Rusia y sus aliados se centran ahora sobre todo en reclamar algún tipo de victoria en Ucrania, su objetivo final es sembrar las semillas de un equilibrio económico diferente, con la esperanza de que en última instancia obligue a renegociar la globalización actual, y por tanto la hegemonía económica de Occidente.

Nuevo modelo de resistencia: cómo el último año ha redefinido la lucha por la libertad de Palestina

Rusia apuesta claramente por un nuevo sistema económico mundial, pero sin aislarse en el proceso. Por otro lado, Occidente está dividido. Quiere hacer caer sobre Rusia el telón de acero del pasado, pero sin perjudicar a sus propias economías en el proceso. Esta ecuación es sencillamente irresoluble, al menos durante los próximos años.

En un discurso pronunciado en el Foro Económico Euroasiático, el presidente ruso Vladimir Putin dijo que tratar de aislar a Rusia es: "Imposible, totalmente irreal en el mundo moderno". Sus palabras acentúan la plena conciencia de Rusia de los objetivos de Occidente y del ajetreado itinerario de Lavrov, especialmente en el Sur Global, y es la propia forma de Moscú de animar un sistema económico global alternativo en el que Rusia no esté aislada. El resultado de todos estos esfuerzos no sólo redefinirá el mundo desde una perspectiva geopolítica, sino que redefinirá el propio concepto de globalización para las generaciones venideras.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaChinaEEUUEuropa y RusiaOriente MedioRegiónRusiaSmall SlidesUcrania
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines