Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las protestas por los precios se tiñen de política en Irán a medida que se extienden las concentraciones

Un vendedor inspecciona riales iraníes en una tienda de cambio de moneda en Bagdad, Irak, el 8 de agosto de 2018 [REUTERS/Khalid Al-Mousily/File Photo].

Las protestas que se extienden por todo Irán por el recorte de los subsidios estatales a los alimentos se han vuelto políticas, con consignas que piden la dimisión de los principales dirigentes, según publicaciones en las redes sociales, y según informes no confirmados, al menos cuatro manifestantes han muerto, informa Reuters.

Las protestas comenzaron en algunas ciudades la semana pasada, provocadas por la decisión del gobierno de recortar los subsidios, que causó un aumento de los precios en Irán de hasta un 300% para una variedad de productos básicos a base de harina.

El gobierno también subió los precios de algunos productos básicos como el aceite de cocina y los productos lácteos en Irán, donde casi la mitad de sus 85 millones de habitantes está por debajo del umbral de la pobreza, según cifras oficiales.

Ahora los manifestantes han ampliado sus demandas, pidiendo más libertad política, el fin de la República Islámica y la caída de sus líderes, según testigos y publicaciones en las redes sociales.

Los vídeos publicados en Internet mostraban a los manifestantes quemando imágenes de la máxima autoridad de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, y pedían el regreso de Reza Pahlavi, el hijo exiliado del derrocado Sha de Irán.

Las imágenes de Twitter mostraron protestas en decenas de provincias como Ardabil, Juzestán, Lorestán y Razavi Jorasán. Por su parte, algunos medios de comunicación afines al Estado afirmaron que se había restablecido la calma en el país.

Sin embargo, las protestas continuaron a primera hora del domingo en al menos 40 ciudades y pueblos de todo Irán, incluyendo la ciudad de Quchan, cerca de la frontera con Turkmenistán, la ciudad norteña de Rasht y la ciudad occidental de Hamedan, según los vídeos publicados en las redes sociales.

LEER: Borrell anuncia la reapertura de las negociaciones del acuerdo nuclear con Irán

Reuters no pudo confirmar de forma independiente la autenticidad de las publicaciones en las redes sociales y los vídeos. La agencia de noticias estatal iraní IRNA dijo el viernes que algunas tiendas fueron "incendiadas en algunas ciudades", lo que llevó a la policía a detener a decenas de "provocadores".

El sábado, la agencia de noticias semioficial ILNA, citando a un legislador, dijo que un manifestante había muerto en Dezful, una ciudad de la provincia suroccidental de Khuzestan, productora de petróleo. Sin embargo, los vídeos publicados en Twitter mostraban que al menos cuatro manifestantes habían muerto a manos de las fuerzas de seguridad.

Los residentes de la capital, contactados por Reuters el domingo, informaron de una fuerte presencia de las fuerzas de seguridad en todo Teherán.

El monitor mundial de Internet NetBlocks informó el sábado de una interrupción de horas en Irán en medio de las protestas, una posible medida de las autoridades para impedir que los manifestantes se comuniquen entre sí y compartan vídeos en las redes sociales.

Los últimos disturbios se suman a la creciente presión sobre los gobernantes de Irán, que están luchando para mantener la economía paralizada a flote bajo las sanciones de Estados Unidos, reimpuestas desde 2018 cuando Washington abandonó el acuerdo nuclear de 2015 de Teherán con las principales potencias. Las conversaciones para reactivar el pacto están estancadas desde marzo.

Temiendo un resurgimiento de las protestas de los últimos años que parecían arrojar luz sobre la vulnerabilidad del establishment ante la ira popular por la economía, el gobierno ha descrito su decisión como una "redistribución justa" de los subsidios a las personas con menores ingresos.

En 2019, lo que comenzó como protestas dispersas por un aumento sorpresivo de los precios de los combustibles, se extendió rápidamente hasta convertirse en uno de los mayores desafíos para los gobernantes de Irán, provocando la represión más sangrienta en los 40 años de historia de la República Islámica.

El número de víctimas mortales en 2019 ha variado entre una cuenta de Reuters de 1.500 muertos y una cifra de Amnistía Internacional de más de 300. Ambas han sido desestimadas por las autoridades iraníes.

Categorías
IránNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines