Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Túnez: La Unión General del Trabajo anuncia su rechazo al diálogo condicionado

Concentración ante la sede de la Unión General Tunecina del Trabajo (UGTT) en Túnez el 4 de diciembre de 2021 [SOFIENE HAMDAOUI/AFP vía Getty Images].

La Unión General Tunecina del Trabajo (UGTT) anunció el viernes su rechazo a cualquier: "Diálogo formalista condicionado que margine a las fuerzas políticas y sociales nacionales activas".

La UGTT (la mayor organización sindical de Túnez) hizo esta declaración en su página oficial de Facebook.

La declaración pedía: "Un acuerdo sobre los objetivos y el marco del diálogo, además de sus partes, sus temas, las formas de su aplicación y su agenda antes de emitir cualquier orden con este fin".

La declaración también exigía que el diálogo fuera: "Real, directo y amplio, sin decisiones predeterminadas ni recomendación de conclusiones preparadas de antemano".

La declaración consideraba que a pesar de: "El compromiso de la UGTT con el diálogo, retrasa la convocatoria del mismo y se niega a dar lecciones y advertencias".

LEER: El ex presidente de Túnez advierte sobre el enfrentamiento entre los tunecinos

El jueves, el presidente Kais Saied anunció: "El texto (decreto) relativo al diálogo se publicará pronto, a pesar de que no es deseado (por las partes que no especificó), y del temor de un diálogo que será resultado del referéndum".

El pasado mes de enero, Saied anunció la puesta en marcha de una consulta nacional a través de una plataforma electrónica para potenciar la participación de los ciudadanos en el proceso de transición democrática. La consulta irá seguida de un referéndum popular el próximo mes de julio para establecer el sistema político y electoral previsto para el próximo mes de diciembre.

Desde el 25 de julio de 2021, Túnez vive una grave crisis política a raíz de las medidas excepcionales que impuso Saied, como la disolución del Parlamento, la supresión del órgano de control de la constitucionalidad de las leyes, la promulgación de leyes mediante decretos presidenciales y la disolución del Consejo Judicial Supremo.

Las fuerzas tunecinas consideran que estas medidas son un "golpe de Estado contra la Constitución", mientras que otras fuerzas las ven como una "corrección del rumbo de la revolución de 2011", que derrocó el gobierno del ex presidente, Zine El Abidine Ben Ali (1987-2011).

El presidente de Túnez, Kais Saied, está desangrando el país - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Categorías
ÁfricaNoticiasSmall SlidesTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines