Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La crisis olvidada de Mosul: Los huérfanos de la guerra contra el Daesh

Omar, que perdió a su familia en los combates en curso entre las fuerzas gubernamentales y los combatientes de Daesh, se sienta con miembros de los Servicios de Lucha contra el Terrorismo (CTS) después de que le ayudaran a huir de la Ciudad Vieja de Mosul el 3 de julio de 2017 [AHMAD AL-RUBAYE/AFP vía Getty Images].

Cuando en 2014 los combatientes del Daesh se hicieron con el control de parte del territorio iraquí, Mosul se convirtió en el principal bastión de los yihadistas en el país. Tras la toma, Daesh inició una campaña de terror contra los civiles. En 2016, el ejército iraquí lanzó una ofensiva militar para reconquistar la ciudad y, tras más de nueve meses de duros combates, la ciudad fue finalmente liberada en 2017.

Cinco años después de la liberación, la vida vuelve a las calles de Mosul y la gente se centra en reconstruir sus vidas. Pero algunas cicatrices relacionadas con la guerra nunca se curarán, y la recuperación ha resultado especialmente difícil para los niños, muchos de los cuales han crecido viendo solo destrucción y sufrimiento.

Aunque no hay declaraciones oficiales del gobierno sobre cuántos niños han quedado huérfanos debido a la guerra contra el Daesh, los informes estiman que son decenas de miles. Para los niños que perdieron a sus padres a manos de los extremistas, salir adelante significa a menudo tener que aprender a enfrentarse al traumático pasado sin tener a nadie a quien pedir ayuda.

OPINIÓN: Puede que seamos impotentes para detener el robo aprobado por el Estado, pero aún así debemos denunciarlo

La mayoría de los niños cuyos padres fueron asesinados por Daesh se encontraron a merced de sus familiares o de amigos de la familia.

"Mi mejor amigo era padre soltero y trabajaba como policía en operaciones contra el Daesh. En algún momento los yihadistas lo encontraron, lo sacaron de la ciudad y lo asesinaron", dijo Muhammad, un hombre que acogió a un niño huérfano. Me mostró fotografías que sirvieron de prueba policial. El hombre tenía las manos atadas a la espalda y un disparo en la cabeza.

Muhammad ya tenía dos hijos propios, así que ahora él y su familia están criando a tres niños. "Ahora es como mi hijo. No podía dejarlo solo. Su padre y yo estábamos muy unidos, tenía que hacerlo por él".

Lamentablemente, como el gobierno iraquí ha ofrecido muy poca ayuda a las familias que han acogido a los huérfanos, no todos los niños han tenido la suerte de encontrar nuevos tutores. Hay cientos de niños huérfanos que viven en las calles de Mosul y no tienen más remedio que pedir dinero o rebuscar en los contenedores para encontrar comida.

Muchos niños de Mosul trabajan para ayudar a sus familias a llegar a fin de mes, pero suelen hacerlo bajo la supervisión de sus padres. Los niños huérfanos, por otra parte, son vulnerables al trabajo infantil en condiciones peligrosas y pueden ser fácilmente víctimas de la explotación. Suelen estar sin escolarizar, lo que significa que corren el riesgo de quedar atrapados en el ciclo de la pobreza para el resto de sus vidas.

 

Los niños también llevarán consigo las consecuencias psicológicas de la guerra durante años. Por lo general, tener una familia sirve de red de seguridad para los niños que se enfrentan al TEPT y a la depresión. Los niños necesitan afecto y amor para prosperar, por lo que, si un niño ha perdido a sus padres en la guerra, enfrentarse a los problemas de salud mental puede resultar extremadamente difícil.

A pesar de que algunas familias quieren proporcionar ayuda a los huérfanos de guerra, la pobreza en Mosul está muy extendida. Los años de conflicto y violencia han destruido la economía de Mosul y muchos luchan por conseguir un empleo. Encontrar dinero para pagar el agua, la comida, la educación y los servicios sanitarios de sus propios hijos no es fácil y tener un hijo más que mantener puede hacer que las familias se sientan desesperadas.

LEER: La creciente geografía de la resistencia en Palestina: por qué Israel no puede derrotar a los palestinos

Incluso proporcionar un alojamiento adecuado es un problema, ya que Daesh arrasó la mayor parte de la ciudad. Las casas de la gente quedaron inhabitables y, al no tener fondos para reconstruirlas completamente, algunas familias viven entre los escombros en condiciones muy precarias. No es raro que todos los miembros de la familia duerman en una sola habitación. A medida que los niños crecen, este hacinamiento puede reducir su calidad de vida y su capacidad para progresar en su educación.

Puede que el Daesh haya sido derrotado en Mosul, pero la gente -especialmente los niños huérfanos- sigue sintiendo las consecuencias de los prolongados combates. Restablecer la sensación de seguridad de los niños y crear un entorno propicio es esencial para rehabilitar Mosul.

Los huérfanos de la guerra contra el Daesh son un reto humanitario al que tanto el gobierno iraquí como Occidente deberían prestar más atención. No deben convertirse en la generación perdida de Irak, condenada a vivir en las calles y a luchar por sobrevivir.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakOriente Medio

Katarzyna Rybarczyk es corresponsal política de Immigration Advice Service. Cubre temas humanitarios y conflictos en Oriente Medio y África.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines