Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los refugiados palestinos quedan marginados al centrarse en la UNRWA

Un hombre palestino lleva sobre su hombro sacos de harina recibidos de un Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (OOPS) en Gaza el 29 de enero de 2020 [MAHMUD HAMS/AFP/Getty Images].

¿Podemos hablar de la sostenibilidad de la ayuda humanitaria frente a la continua expansión colonial y la perpetua desposesión? El Comisario General Philippe Lazzarini, que dirige el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS), se reunió recientemente con el miembro del comité ejecutivo de la OLP Ahmad Majdalani para hablar de la crisis financiera a la que se enfrenta el organismo y su impacto en la prestación de servicios a los refugiados palestinos. Según la agencia oficial de noticias de la Autoridad Palestina, Wafa, Majdalani dijo que la AP está "haciendo grandes esfuerzos para movilizar la financiación necesaria para la UNRWA, con el fin de que pueda seguir prestando sus servicios básicos a los refugiados".

A principios de este mes, tuvo lugar una discusión similar entre Lazzarini y funcionarios del gobierno sueco. Las conversaciones fueron resumidas por la Ministra de Asuntos Exteriores de Suecia, Ann Linde: "La UNRWA desempeña un papel clave en la prestación de asistencia humanitaria a los refugiados de Palestina hasta que se encuentre una solución política para la cuestión de los refugiados." La UNRWA desempeña un papel clave, en efecto, pero el plazo de la solución política sólo sirve para la existencia de la agencia y no para las legítimas expectativas y derechos de los refugiados palestinos.

Lazzarini describió el apoyo de Suecia como previsible y "muy apreciado en un momento en que la UNRWA se enfrenta a un desajuste crónico entre la financiación disponible y los recursos necesarios, lo que contribuye a una mayor inestabilidad".

Es probable que la financiación siga siendo un problema para la UNRWA, reflejando la ausencia de una solución para los refugiados palestinos. Sin embargo, estos últimos ya no se perciben como una cuestión urgente. En su lugar, la supervivencia de la agencia a expensas de los refugiados palestinos es noticia, cuando la atención debería centrarse en el hecho de que los beneficiarios de la agencia se ven obligados a permanecer atados a la ayuda que proporciona para las necesidades básicas esenciales y su propia supervivencia.

LEER: Una voz desde Gaza

Se suponía que la UNRWA era un acuerdo temporal, pero la propia complicidad de la ONU con el proyecto colonial de Israel ha convertido a la agencia en un elemento permanente que, a pesar de esta sensación de permanencia (su mandato tiene que renovarse periódicamente), depende casi por completo de las donaciones voluntarias. La parodia, sin embargo, es que la UNRWA ha eclipsado la importancia de centrarse en una solución política que debería basarse en la descolonización. Bailar al son de los donantes, principalmente occidentales, centrados en el compromiso de los dos estados, sólo refuerza el papel de la UNRWA en el proceso político, a pesar de sus pretensiones de neutralidad. La ayuda financiera a la UNRWA no debe considerarse sólo en términos de provisión -que sólo está orientada a garantizar la supervivencia- sino también de autonomía política.

La prioridad de la UNRWA es garantizar que los palestinos sigan siendo un tema pendiente en la agenda diplomática internacional. El compromiso es menor en los movimientos para la financiación de la agencia, mientras que el compromiso diplomático para una solución sobre la cuestión de los refugiados palestinos requeriría, en última instancia, el desmantelamiento de las políticas sobre las que descansa el paradigma de los dos estados. La AP, por supuesto, también sería reacia a este escenario, dado que no da prioridad a los refugiados palestinos más que en términos de financiación para la UNRWA. Dentro de los parámetros del compromiso de los dos Estados, los refugiados palestinos constituyen referencias simbólicas y no existe ningún compromiso para poner fin a su situación, ni siquiera por parte de los dirigentes palestinos que, en el pasado, han consentido despriorizar a la población cuyo derecho legítimo a regresar a su tierra en Palestina ha sido anulado por la ayuda humanitaria. La sostenibilidad puede reforzar la retórica de la UNRWA, pero no ayuda a los palestinos a formar parte de una narrativa oculta cuando ellos son los protagonistas dentro de su propia historia como refugiados.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines