Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

En el Día del Niño Palestino, al menos 160 de ellos languidecen en cárceles de Israel

Los vergonzosos normalizadores olvidan la legitimidad y la gloria de la resistencia

Las autoridades de ocupación israelíes detuvieron a más de 9.000 niños palestinos entre 2015 y finales de marzo de 2022, incluidos 1.300 solo el año pasado, lo que supone un aumento del 140% respecto a la cifra de 2020. De hecho, desde el estallido de la Intifada (Levantamiento) de Aqsa en septiembre de 2000, alrededor de 19.000 niños palestinos han sido detenidos por el Estado de ocupación israelí, incluidos niños menores de 10 años.

Los datos figuran en un informe publicado el lunes por el Club de Prisioneros Palestinos con motivo del Día del Niño Palestino, que se celebra el 5 de abril de cada año. En él se señala que 160 niños palestinos están actualmente retenidos por Israel en las prisiones de Ofer, Damon y Megiddo.

Las fuerzas israelíes atacan a los niños palestinos - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

El Club de Prisioneros afirma que la detención de niños es una táctica habitual de las fuerzas de seguridad de la ocupación, que suelen utilizar la normativa de la época del Mandato Británico que contempla lo que se conoce como "detención administrativa". Esto permite a las autoridades detener a personas sin cargos ni juicio durante un periodo indefinido y renovable. En estos casos se trata de niños de pueblos y zonas cercanas a los asentamientos ilegales israelíes establecidos en tierras palestinas. El mayor porcentaje de niños detenidos procede de la Jerusalén ocupada.

Desde 2015, la detención de niños se ha intensificado, especialmente en la Jerusalén ocupada. Esto ha coincidido con modificaciones fundamentales de la legislación juvenil israelí, sobre todo la reducción de la edad de responsabilidad penal de los niños de 14 a 12 años. Sin embargo, esto no significa que los años anteriores a 2015 estuvieran libres de estas detenciones y de las injustas condenas impuestas a los niños. Cientos de ellos fueron arrestados entre las Intifadas de 1987 y Al-Aqsa.

ONU: Israel viola el derecho humanitario en Palestina

El director del Centro de Estudios de los Prisioneros Palestinos, el Dr. Ra'fat Hamdouna, ha confirmado que las autoridades de ocupación cometen decenas de violaciones contra los niños detenidos, como la tortura psicológica y física, explotando el frágil físico del niño, las amenazas, los abusos y la intimidación, a veces con perros. Las autoridades también recurren al engaño, las falsas promesas y la crueldad. Los niños retenidos por Israel son juzgados en tribunales militares hostiles que utilizan leyes injustas, y se enfrentan a multas, al aislamiento, al uso de la fuerza, a la detención en lugares no aptos para niños y a registros provocadores. A menudo firman "confesiones" escritas en hebreo, un idioma que no entienden. Los juicios distan mucho de ser justos y están muy por debajo de las normas internacionales.

Odai Haddad, de 12 años, fue citado recientemente por la policía israelí por "tirar piedras" a unos colonos israelíes ilegales. Rechazando la acusación, su padre Alaa dijo: "Esta es la cuarta vez que mi hijo ha sido convocado por la autoridad de ocupación desde que tenía nueve años. Cada vez hacen acusaciones diferentes". Las autoridades, explicó, acusaron una vez a Odai de jugar con una pelota que golpeó una de las omnipresentes cámaras de vigilancia israelíes en todas las paredes. Se quejó amargamente de que su hijo y los demás niños del barrio de Bab Al-Amoud, en la Jerusalén ocupada, se han visto privados de su infancia por las políticas restrictivas israelíes. Tienen miedo de jugar fuera o con otros niños.

Los niños palestinos detenidos por Israel tienen mala salud, carecen de atención cultural y psicológica -no hay consejeros en las cárceles- y a menudo están recluidos junto a criminales israelíes. Sus detenciones suelen ser nocturnas y a menudo conllevan intimidaciones y abusos, así como medios inhumanos de contención y transporte destinados a destruir su espíritu. Todo el proceso tiene un profundo efecto psicológico, físico y social en ellos.

LEER: La política israelí de arresto domiciliario de niños palestinos, en el punto de mira

Ahmad Manasra es un ejemplo del alcance de la crueldad e injusticia israelí contra los niños. Era un niño sano antes de su encarcelamiento a los 14 años en 2015. Desde entonces, ha sido sometido a continuos castigos y abusos, incluida la tortura física, psicológica y social. Por ejemplo, se le niegan las visitas familiares y todo tipo de comunicación con sus padres y hermanos. Recientemente, Ahmad ha estado recluido en régimen de aislamiento hasta cuatro meses, y ahora sufre trastornos psicológicos debido al aislamiento y a las condiciones extremas de la prisión. Según su madre, está recluido en condiciones muy duras. Ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional y a las organizaciones de derechos humanos para que tomen medidas directas y ayuden a su hijo a recibir el apoyo médico y psicológico adecuado antes de que lo pierda para siempre.

A pesar del deterioro de su estado, los tribunales israelíes del apartheid han rechazado las peticiones de acortar su condena. También se han negado a permitir que sea tratado en una unidad de salud mental fuera de la prisión. Esto es indicativo de la forma en que se trata a los niños palestinos dentro de las cárceles israelíes en el Día del Niño Palestino 2022.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines