Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El último informe de la ONU destaca la indulgencia internacional hacia el apartheid israelí

El relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre Palestina, Michael Lynk, emite un mensaje de vídeo el 18 de mayo de 2018 en Ginebra [FABRICE COFFRINI/AFP vía Getty Images].

El relator especial de la ONU, Michael Lynk, ha emitido una de sus condenas más enérgicas hasta el momento contra el apartheid israelí en un informe dirigido a la 49ª sesión ordinaria del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para el punto 7 del orden del día; la sesión que, según Israel, lo señala injustamente. Refiriéndose a diversas declaraciones, entre ellas las de antiguos ministros israelíes y funcionarios de instituciones estatales que denunciaron el apartheid del Estado colonial, Lynk declaró: "Si estas personalidades responsables han determinado que esta realidad es el apartheid, entonces nos corresponde a los demás comprobar, mediante las herramientas del derecho internacional y los derechos humanos, si estas observaciones reflejan con exactitud lo que ocurre en el territorio palestino."

El informe de Lynk señala que la definición jurídica de apartheid del Estatuto de Roma ofrece "una definición prospectiva de aplicación universal", sin hacer referencia a Sudáfrica, país que sigue siendo el Estado principalmente asociado al sistema de gobierno racista y la principal referencia cuando se habla del apartheid al que se enfrentan los palestinos a diario. En su informe, Lynk reiteró: "Aunque la práctica histórica del apartheid en el sur de África proporciona puntos de referencia útiles para evaluar la posible existencia del apartheid en otros lugares, estas comparaciones históricas y políticas nunca son exactas, y no se puede esperar que lo sean". Por otra parte, Israel sí satisface los criterios legales sobre los que se puede evaluar el apartheid, y Lynk se ha adelantado a la ONU al situar el apartheid israelí en 1967 y su posterior ocupación militar de Cisjordania y la Franja de Gaza.

Dada la prohibición del apartheid como crimen contra la humanidad en el derecho internacional, la incapacidad de la comunidad internacional para detener a Israel ilustra hasta qué punto está involucrada en la empresa colonial. Al igual que el apartheid se aplica deliberadamente, la colonización y la ocupación militar israelíes son sistemáticas y están lejos de ser temporales. "La inexorable ocupación israelí se ha convertido en algo indistinguible de la anexión", dijo Lynk, retratando el proceso a través del cual Israel ha pasado sin problemas de una violación a otra, mientras que la ONU ni siquiera intenta formular una referencia y una descripción precisas de los crímenes contra la humanidad de Israel basándose en los parámetros del derecho internacional.

Cuando la Corte Penal Internacional (CPI) declaró sin ambigüedad que la expansión de los asentamientos es un crimen de guerra, la ONU debería haber reflexionado sobre su papel en la legitimación de los primeros asentamientos de Israel y haber establecido distinciones entre los de 1948 y los posteriores a 1967. Sin embargo, el silencio de la organización sólo demostró a Israel que la comunidad internacional aún puede ser influenciada a su favor, y que la CPI estaría, al menos por un tiempo, aislada al denunciar el apartheid israelí.

LEER: La bandera palestina ondea en toda América Latina en la conmemoración del Día de la Tierra

Dado que varias organizaciones de derechos humanos, incluyendo un par de ellas dentro de Israel, han identificado ahora a Israel como un Estado de apartheid, la ONU está bajo mayor presión para actuar en consecuencia. "Israel ha impuesto a Palestina una realidad de apartheid en un mundo post-apartheid", señaló Lynk. Estar en una posición en la que el Relator Especial de la ONU tiene que recomendar que la comunidad internacional adopte las investigaciones y conclusiones de las organizaciones de derechos humanos sobre el apartheid israelí expone la corrupción aparentemente inherente dentro de la ONU.

Con el derecho internacional a su disposición, y disponiendo de los medios para hacer que Israel rinda cuentas, la ONU prefiere trasladar la responsabilidad a las organizaciones de derechos humanos para que demuestren las violaciones, mientras no hace nada sustancial por el pueblo palestino y sus derechos políticos y humanos. El informe de Michael Lynk ha puesto de manifiesto el escandaloso nivel de indulgencia internacional en lo que respecta al apartheid israelí.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines