Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel no puede abandonar su racismo inherente, ni siquiera en tiempos de crisis

Una protesta en Tel Aviv contra los ataques rusos a Ucrania el 26 de febrero de 2022 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

Las autoridades israelíes han fijado un límite al número de refugiados ucranianos que están dispuestas a aceptar. El gobierno dijo que sólo aceptaría a 25.000 inmigrantes que no pudieran obtener la ciudadanía israelí; en otras palabras, que no fueran judíos. Después de muchas críticas, decidió aceptar a algunos inmigrantes no judíos que tienen familiares en Israel, dijo la ministra del Interior, Ayelet Shaked. A los refugiados se les pide que firmen un documento en el que se comprometen a abandonar Israel cuando la situación en Ucrania lo permita.

Shaked justificó el tope diciendo que 25.000 era mucho para un país que no tiene frontera con Ucrania, sobre todo teniendo en cuenta el tamaño de Israel. Los comentarios anteriores de que Israel se está preparando para recibir 100.000 inmigrantes de Ucrania y Rusia parecen haber anulado ese argumento.

Para Shaked y el primer ministro Naftali Bennett, la guerra rusa en Ucrania es una oportunidad que estaban esperando. Bennett dijo a su gabinete la semana pasada que Israel debe "abrir sus puertas y sus corazones" a los judíos ucranianos que huyen de la invasión rusa de su país. Según el Times of Israel, Bennett anunció el lanzamiento de la "Operación Oliym Habaytah" (Regreso a casa) para conseguir que los judíos de Ucrania y otros antiguos estados soviéticos emigren a Israel.

El primer ministro israelí dijo que Israel se creó para reunir a los judíos en un Estado nacional judío. "Este es un momento importante, un momento al que estábamos destinados y para el que se creó el Estado de Israel", dijo Bennett. Reiteró así el racismo inherente de Israel -de hecho, del sionismo- contra los no judíos que huyen de la misma guerra en el mismo país.

LEER: La fachada humanitaria selectiva de Israel

El miércoles y el jueves de la semana pasada, los medios de comunicación israelíes mostraron las duras condiciones a las que se enfrentan los refugiados ucranianos obligados a esperar en el aeropuerto internacional Ben Gurion durante horas -si no días- sin cubrir sus necesidades básicas. Se informó de que algunos de los refugiados permanecieron durante días sin recibir alimentos adecuados ni un lugar de descanso apropiado. Esto ocurrió a pesar de las palabras de Shaked sobre la disposición de Israel a recibir 100.000 refugiados.

"La gran misión es... recibir a nuestros hermanos y hermanas que huyen de una guerra difícil", insistió Bennett. Es hora, continuó, de que los funcionarios trabajen a pleno rendimiento para asegurarse de que la inmigración y la absorción de los judíos ucranianos "sea lo más suave posible" y para darles "una recepción que suavice aunque sea un poco el trauma que están viviendo." Tras las críticas por el tope de inmigrantes, Bennett escribió en Twitter: "La misión del Estado de Israel es ser un hogar seguro para todos los judíos en apuros."

Shaked anunció que los ucranianos que no reúnan los requisitos para obtener la ciudadanía pero tengan familiares israelíes podrán permanecer en el país, pero no de forma indefinida. Un funcionario israelí de la Autoridad de Población e Inmigración fue informado por el Times of Israel de que Israel no quiere dejar pasar a algunos de los que ya han llegado al aeropuerto, porque "si entran, no saldrán".

LEER: Los beneficios de Israel en la guerra de Rusia

La televisión israelí y las redes sociales mostraron imágenes de una refugiada hablando con un familiar. Los funcionarios fronterizos israelíes le dijeron que a ella y a su familia se les permitirá entrar en Israel "sólo después de algunas semanas" y que, mientras tanto, debe regresar a Ucrania.

A Israel le resulta difícil demostrar que no es un Estado racista. El racismo es una de las principales características del Estado creado para atender a un grupo étnico específico. En lo que respecta a los refugiados ucranianos, no es el Estado que han elegido para emigrar. El embajador de Ucrania en Israel, Yevgen Korniychuk, dijo el viernes que es poco probable que la mayoría de los refugiados ucranianos quieran quedarse en Israel una vez que la guerra haya terminado.

"Israel no es el lugar más fácil para venir o el más cómodo para estar", dijo a las noticias del Canal 12. "[Es] uno de los países más caros del mundo".

El embajador criticó el orgullo santurrón de Israel por lo que ofrece a los refugiados ucranianos no judíos. "Teniendo en cuenta que la mayoría de los países europeos están proporcionando refugio, comida, permisos de trabajo, educación para los niños, etc., ¿de qué está hablando Israel?"

Por mucho que lo intente, Israel no puede abandonar su racismo inherente, ni siquiera en tiempos de crisis. Los palestinos lo saben a diario desde hace más de setenta años.

La cobertura de la crisis de los refugiados en Ucrania es "racista": caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines