Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La historia se repite: De Bosnia a Ucrania

Pasajeros salen de la estación de tren tras desembarcar de los trenes procedentes del este el 11 de marzo de 2022 en Lviv, Ucrania [Dan Kitwood/Getty Images].

El 5 de marzo de 1992, Aida se despertó con un bombardeo y un tiroteo cuando el ejército serbio abrió fuego desde el emblemático hotel Holiday Inn y mató a dos mujeres que protestaban en el puente de Vrbanja. Para poder continuar sus estudios de medicina, tuvo que escapar de su querida ciudad, Sarajevo, a Alemania, como consecuencia de la ocupación serbia. Hoy, el trauma que Aida vivió durante el asedio de Sarajevo (5 abr 1992-29 feb 1996) se repite en Ucrania.

Veintitrés años después, mientras trabajaba en la Embajada de Turquía en Sarajevo, vivía el trauma de la guerra y veía los numerosos agujeros de bala que se veían en los edificios. En Sarajevo, es difícil encontrar un edificio sin agujeros de francotirador; las cicatrices de la guerra. Sarajevo me acogió durante más de cinco años a pesar de estar maltrecha y herida por una guerra sangrienta. Como capital del arte durante la antigua República de Yugoslavia, sigue inspirando y exhibiendo creatividad.

Como periodista y académico, me he centrado en la política energética y ahora no puedo ignorar o restar importancia a la medida en que la guerra en Ucrania afectará a la política petrolera y a los precios de la energía. Pero el destino de los civiles es mucho más ominoso.

Es increíble que en el siglo XXI se arrasen ciudades con bombas mientras los civiles suplican ser evacuados. Treinta años después del asedio y la destrucción de Sarajevo, las ciudades ucranianas corren la misma suerte. Lamentablemente, una vez terminada esta guerra en Ucrania, los supervivientes tendrán que reconstruir sus ciudades como hicieron los bosnios hace una generación.

LEER: Los beneficios de Israel en la guerra de Rusia

Mientras tanto, seguiremos observando el bombardeo de Ucrania y debatiendo cómo afectará la guerra a los precios de la energía. Cada bala o misil que acaba con la vida de bebés, niños y otros civiles se ha comprado con los ingresos del gas ruso, que se estima en 660 millones de euros (727,5 millones de dólares) al día. Esta es la escandalosa realidad de la situación actual en Ucrania. Laurence Tubiana, directora general de la Fundación Europea del Clima, tuiteó recientemente "Las sanciones existentes ya ejercen presión sobre nuestras economías, sobre los precios de la energía y también de los alimentos. Este es el nuevo statu quo. Así que con las sanciones parciales de hoy, estamos presionando nuestras economías mientras enviamos al presidente Putin 700 millones de dólares en dinero sangriento cada día".

Al seguir importando gas ruso, Europa está pagando -intencionadamente o no- por matar a los bebés y niños de Ucrania. Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), en 2021 Rusia vendió a los compradores europeos 177.000 millones de metros cúbicos de gas natural, casi todo por gasoducto. Aunque no se ha anunciado, está claro que esta guerra se está convirtiendo claramente en una guerra de "energía" y "combustible fósil". Por lo tanto, más que nunca parece evidente que deshacerse de los combustibles fósiles rusos y de los combustibles fósiles, en general, es esencial tanto para la lucha contra el cambio climático como para el presidente ruso Vladimir Putin.

LEER: El Foro Social Mundial y la Agenda de Paz

Las guerras siempre pueden reajustar las economías energéticas de forma negativa. Por ejemplo, después de la guerra, Bosnia se vio obligada a volver a utilizar el carbón. La empresa estatal Elektroprivreda de Bosnia-Herzegovina se vio obligada a cerrar dos unidades de una central térmica en Tuzla, en el norte del país, debido a los problemas económicos heredados de la guerra de Bosnia. El año pasado, los mineros del carbón bosnios se pusieron en huelga por la falta de una estrategia gubernamental. Les pagaban menos que antes de la guerra.

Ucrania puede ser testigo de un destino similar, con las futuras generaciones de ucranianos heredando un país asolado por la guerra en el que un futuro sostenible y limpio sigue estando fuera de su alcance, como ocurrió en los Balcanes hace tres décadas.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBosniaEuropa y RusiaRegiónRusiaUcrania

Elif Selin Calik es periodista e investigadora independiente. Es colaboradora habitual de publicaciones en TRT World, Daily Sabah, Rising Powers in Global Governance y Hurriyet Daily News. Fue una de las fundadoras del Departamento de Noticias a Fondo de la Agencia de Noticias Anadolu y participó en la COP23 de las Naciones Unidas en Bonn como observadora. Tiene una maestría en Estudios Culturales de la Universidad Internacional de Sarajevo y una segunda maestría en Diplomacia Global de la SOAS, Universidad de Londres.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines