Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Día Internacional de la Mujer: evolución y retos

Mujeres y activistas egipcias sostienen lemas que dicen en árabe "Juntos, hombres y mujeres, escribiremos nuestra constitución" mientras se manifiestan frente al palacio presidencial en El Cairo el 4 de octubre de 2012 [GIANLUIGI GUERCIA/AFP/Getty Images].

Proclamado por la ONU en 1975, el Día Internacional de la Mujer (DIM) es un acontecimiento mundial que se celebra anualmente el 8 de marzo. Aunque en un principio se consideró que era el legado de un movimiento occidental, los derechos de la mujer se debatieron en otras partes del mundo mucho antes. Por ejemplo, en 1920, los médicos de Egipto protestaron contra la mutilación genital femenina "tradicional" (MGF) por sus daños y efectos secundarios. Esta protesta fue una de las primeras de este tipo y, sin embargo, la MGF sigue existiendo en algunos países hasta el día de hoy bajo la apariencia de "tradición".

Cada generación feminista ha tenido sus luchas específicas. Los primeros movimientos se preocuparon por el derecho a trabajar en todos los sectores en igualdad de condiciones con los hombres, el derecho a la propiedad y el derecho al voto. En el periodo 1960-1980, el debate se centró en el papel social y político de las mujeres en un mundo patriarcal y dominado por los hombres. Este periodo también fue testigo, entre otras cosas, del auge y la promoción del control de la natalidad, los roles e identidades de género, los roles domésticos y económicos, la violación y otros tipos de violencia sexual. A partir de los años 80 y hasta 2010, se produjo el feminismo de la tercera ola. Los movimientos feministas revisaron algunas de sus posturas iniciales.

Este año, cuando se acerca el Día Internacional de la Mujer 2022, las empresas se apresuran a mostrar su apoyo a las mujeres a través de anuncios de mujeres fuertes que superan las barreras impuestas por la sociedad; estos promocionan productos que pueden "ayudarlas" a destruir dichas barreras. Por otra parte, los anuncios abordan tabúes enmarcados en torno a la mujer, como la menstruación o lo que las mujeres "no pueden" hacer. Sin embargo, mientras algunos activistas se regodean con estos anuncios, se cuestiona quién controla las campañas entre bastidores. Algunas empresas promocionan sus productos aprovechando la sensibilidad en torno a los derechos de las mujeres, mientras ignoran los derechos de sus propios empleados. Esta práctica se denomina "purplewashing", y suele ser producto de estrategias tanto políticas como de marketing que reconocen un supuesto compromiso con la igualdad de género.

Las diferencias salariales entre hombres y mujeres y la distribución desigual de los salarios son desde hace tiempo problemas mundiales que aún no se han abordado plenamente. Son visibles en casi todos los sectores, especialmente en el empleo poco cualificado y en los puestos de trabajo informales, en los que predominan las mujeres y los jóvenes. Según el Informe del Foro Económico Mundial de 2020, el ritmo actual para abordar este desequilibrio es tan inadecuado que se necesitarían 100 años para alcanzar el objetivo de la igualdad salarial.

LEER: La violencia contra las mujeres es endémica en Egipto; hay que combatirla y ponerle fin

Aunque la industrialización ha proporcionado a las mujeres, especialmente a las de los países más pobres, la oportunidad de trabajar y apoyar la economía doméstica, las condiciones en las que trabajan siguen siendo preocupantes. Dichas condiciones implican un amplio abanico de derechos como las diferencias salariales, la protección contra el acoso sexual y las cuestiones de seguridad.

Durante la pandemia, aunque las mujeres constituían la mayoría de los trabajadores sanitarios de primera línea (hasta el 70%), seguía existiendo una brecha salarial de género del 28%, junto con menos posibilidades de conseguir un trabajo a tiempo completo o un puesto de responsabilidad. Aunque durante la pandemia hubo un reconocimiento global de las mujeres como pilares esenciales del sector sanitario, siguen estando infrarrepresentadas en el sector y en los puestos de responsabilidad que pueden representarlas adecuadamente.

Activistas participan en una manifestación contra el acoso sexual, la violación y la violencia doméstica en la capital libanesa, Beirut, el 7 de diciembre de 2019. [ANWAR AMRO/AFP vía Getty Images]

Las mujeres, especialmente en el tercer mundo y en los países industrializados (como India y China), constituyen el 70% o más de la mano de obra de las fábricas, donde se las coloca en funciones que requieren una formación mínima y obtienen los salarios más bajos. Por ejemplo, las trabajadoras de las fábricas de Filipinas sólo han recibido formación para coser la marca del bolsillo trasero de los vaqueros Levi (una empresa famosa por crear los primeros vaqueros para mujeres en 1934). Este enfoque no sólo limita sus habilidades, sino que también les impide adquirir nuevas habilidades y, por lo tanto, una oportunidad de obtener un salario más alto.

Empresas deportivas como Nike, que promueven la inclusión en el deporte, también se han enfrentado a una reacción por vulnerar la Ley de Igualdad Salarial al incurrir en una discriminación salarial sistémica por razón de género e ignorar el extenso acoso sexual en el lugar de trabajo. Muchas otras empresas siguen estando a la zaga en cuanto a la igualdad de género en la plantilla y en las fábricas, y sólo un puñado de empresas alcanzan un máximo de 50 puntos sobre 100 en el indicador de género de la Alianza Mundial de Evaluación Comparativa.

El problema de la diferencia salarial entre hombres y mujeres no se limita, por desgracia, a los países subdesarrollados o en vías de desarrollo. Esta cuestión sigue siendo preocupante también en los países desarrollados.

LEER: El Foro Social Mundial y la Agenda de Paz

La desigualdad y el bajo estatus de las mujeres tienen consecuencias económicas, políticas y sociales críticas. Silenciar la voz de las mujeres puede ralentizar el proceso de resolución de conflictos y el desarrollo de las economías estatales para gestionar los recursos con eficacia. Incluir a las mujeres en el proceso de seguridad y paz es esencial para garantizar que los objetivos de los marcos propuestos lleguen a todos.

Ahora que entramos en una nueva era de recuperación tras la pandemia, que ha puesto de manifiesto aún más la vulnerabilidad de las mujeres en tiempos de crisis, debemos ser conscientes de que las empresas y las organizaciones no suelen cumplir lo que dicen. Siguen buscando el beneficio ante todo. Al hacerlo, no sólo ocultan la dura realidad a la que se enfrentan las empleadas, sino que también desplazan el debate real para degradar el movimiento por la igualdad y convertirlo en una herramienta capitalista.

El Día Internacional de la Mujer no es sólo un momento para celebrar los logros de las mujeres o para lamentar las luchas que han sufrido en el pasado. Aunque son importantes, el Día Internacional de la Mujer es, de hecho, un momento para observar los problemas que se están transformando en torno a los derechos de las mujeres, para crear conciencia de estos problemas contemporáneos y para trabajar para lograr la igualdad y el empoderamiento de todas las mujeres del mundo, sin importar su etnia, religión, tradición, opciones o clase.

En un mundo en el que el capitalismo utiliza todas las ideologías en su propio beneficio (incluyendo el greenwashing, el pinkwashing y el whitewashing), debemos ser conscientes de que la discriminación en lo que respecta a los derechos de la mujer es una realidad, y es responsabilidad de todos eliminarla. Los movimientos por los derechos de las mujeres no son simplemente una "narrativa" diferente. Son movimientos de base y colectivos en acción.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOrganizaciones InternacionalesOriente MedioSmall SlidesUN

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines