Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Recordando la retirada iraquí de Kuwait y la autopista de la muerte

Un monumento en el exterior del Museo de los Mártires de Al-Qurain, sede de una batalla que duró 10 horas entre las tropas invasoras iraquíes y un grupo de combatientes kuwaitíes durante la ocupación iraquí de Kuwait en 1990 [YASSER AL-ZAYYAT/AFP/Getty Images].

Qué ocurrió: La retirada de las fuerzas iraquíes de Kuwait, que supuso la aceptación por parte de Irak de las condiciones y resoluciones de la ONU tras siete meses de ocupación de su pequeño vecino del Golfo. Esto condujo finalmente al declive del poder de Saddam Hussein y preparó el terreno para su caída y muerte más de una década después.

Cuándo: 25-28 de febrero de 1991

Dónde: Irak y Kuwait

El 28 de febrero de 1991, Irak completó oficialmente la desordenada retirada de sus fuerzas del vecino Kuwait al aceptar las condiciones y resoluciones establecidas por la ONU. De este modo se ponía fin a los siete meses de ocupación de la pequeña nación del Golfo, después de que una coalición dirigida por Estados Unidos obligara al ejército iraquí a retirarse.

Irak invadió Kuwait en agosto de 1990, como parte de sus objetivos expansionistas bajo su entonces dictador Saddam Hussein. El objetivo era convertir a Kuwait en la decimonovena provincia de Irak; esto se logró a los dos días de la invasión, que obligó al gobierno kuwaití y a la familia real Al-Sabah a huir al desierto del este de Arabia Saudí.

LEER: La crisis de Ucrania y sus implicaciones para los países árabes

La comunidad internacional expresó su indignación por la anexión forzada, y el gobierno kuwaití en el exilio instó a las potencias mundiales a expulsar a las fuerzas iraquíes y restaurar la soberanía del país rico en petróleo. Como la ocupación se prolongó hasta finales de noviembre e Irak siguió rechazando los llamamientos a la retirada, el Consejo de Seguridad de la ONU autorizó el uso de "todos los medios necesarios" para forzar la salida del ejército iraquí si no se retiraba de Kuwait antes del 15 de enero de 1991.

Como Saddam Hussein se negó a hacer caso de esa advertencia e ignoró el plazo, una coalición militar de 35 naciones liderada por Estados Unidos lanzó la Operación Tormenta del Desierto el 17 de enero de 1991, bombardeando y apuntando a lugares tanto en Irak como en Kuwait.

El mayor de los marines estadounidenses Bull Gurfein (R) retira un cartel del presidente iraquí Saddam Hussein el 21 de marzo de 2003 en Safwan, Irak. [Chris Hondros/Getty Images]

Los 43 días que siguieron fueron sangrientos y horribles, especialmente para el ejército iraquí, que sufrió pérdidas de decenas de miles de personas como mínimo; las estimaciones más liberales de la posguerra sitúan el número de iraquíes muertos en 100.000. El conflicto se intensificó el 24 de febrero, cuando las tropas de la coalición estacionadas en la vecina Arabia Saudí se desplegaron finalmente en Kuwait, lo que obligó al ejército iraquí a iniciar por fin su retirada.

A medida que su estancia en Kuwait se acercaba a su fin, las fuerzas iraquíes recurrieron a lo que parecía una estrategia de tierra quemada, incendiando muchos de los pozos de petróleo de Kuwait y destruyendo supuestamente barrios enteros. También surgieron informes sobre atrocidades, como la tortura y la ejecución de cientos de kuwaitíes, en particular de los que participaban en los grupos de resistencia.

Lo que siguió durante la retirada iraquí atormentaría a los testigos y a los televidentes por igual. Los ataques aéreos de la coalición en la noche del 26 al 27 de febrero apuntaron a los vehículos iraquíes durante diez horas cuando salían de Kuwait por la autopista 80. Cientos de vehículos fueron destruidos por los bombardeos. Cientos de vehículos fueron destruidos y quedaron ardiendo en la carretera, creando un enorme y mortal atasco.

Cuando los periodistas, el personal militar de la coalición y otros testigos se acercaron al lugar de los hechos a la mañana siguiente, encontraron cuerpos carbonizados de soldados iraquíes que no habían podido escapar de sus vehículos. Una fotografía escalofriante, una de las muchas que no fueron publicadas por los medios de comunicación estadounidenses durante meses o años debido a su naturaleza horrible, mostraba a un soldado muerto en su camión, calcinado hasta los huesos y mirando fijamente a la cámara.

El incesante bombardeo de la carretera suscitó muchas condenas en todo el mundo por su desproporción. La carretera pasó a ser conocida como la Autopista de la Muerte; se cree que entre 200 y 1.000 soldados iraquíes murieron en los ataques aéreos mientras se retiraban de Kuwait.

¿Qué ocurrió después?

A pesar de que la coalición liderada por Estados Unidos podría haber continuado hacia Irak y dirigirse directamente a Bagdad para derrocar a Saddam Hussein, como pedían algunos estadounidenses y que muchos pensaban que ocurriría, el presidente George Bush Snr anunció el fin de la Guerra del Golfo y de la Operación Tormenta del Desierto.

Washington dejó a Saddam en el poder, traicionando a los kurdos y a los chiítas que se habían levantado en Irak animados por los mensajes estadounidenses de que apoyaría al pueblo iraquí una vez que "tomara el asunto en sus manos, para obligar a Saddam Hussein, el dictador, a apartarse". Pasarían otros 12 años antes de que las fuerzas de la coalición regresaran durante la invasión de Irak en 2003, utilizando irónicamente la misma carretera 80 para el transporte de las fuerzas terrestres desde Kuwait.

LEER: Irak será autosuficiente en gas para 2025, afirma el ministro de Petróleo

Sin embargo, mucho antes de eso, el empuje de Estados Unidos para sacar a los iraquíes de Kuwait había agotado en gran medida el ejército de Irak, hasta el punto de que en 2003 todavía no se había recuperado. También hay que recordar que no mucho antes de su invasión de Kuwait, Irak había salido de su larga guerra con Irán (1980-1988).

Los acontecimientos de 1990 y 1991 cambiaron a Irak. Pasó de tener el cuarto mayor ejército del mundo a ser una sombra de lo que fue. Este fue el principal argumento de muchos opositores a la invasión liderada por Estados Unidos en 2003, que insistieron en que Saddam Hussein y sus fuerzas armadas ya no representaban la amenaza en la región que antes.

Tras su derrocamiento, se descubrió que el dictador había recurrido a una vida más tranquila después del desastre de 1991, y se decía que ya no tenía grandes ambiciones de hegemonía regional. En diciembre de 2002, poco antes de ser derrocado, Hussein también presentó una disculpa a Kuwait por la invasión y la ocupación.

Tras la Guerra del Golfo no sólo cambió la posición militar y regional de Irak, sino también la economía del país, que quedó destrozada por las sanciones internacionales y el aislamiento. Se dice que un general iraquí retirado llamado Subhi Tawfiq dijo: "Las sanciones y el aislamiento pusieron a Irak de rodillas. Después de la guerra, todo mi salario mensual -un ingreso considerable en aquella época- apenas podía comprarme un paquete de cigarrillos".

En última instancia, la Guerra del Golfo de 1991 sentó las bases para la caída del régimen de Saddam Hussein y cimentó la hegemonía estadounidense en Oriente Medio. Aunque tanto Irak como Kuwait se vieron muy afectados por la guerra, Tawfiq reconoció que fue "definitivamente el principio del fin para Irak... Nada ha vuelto a ser lo mismo".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEn ese díaIrakKuwaitOriente MedioRegión

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines