Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Está Mali liderando la tan esperada revuelta africana contra Francia?

Un manifestante sostiene una pancarta con la leyenda "Francia, jardinera del terrorismo" durante una manifestación organizada por la plataforma panafricanista Yerewolo para celebrar el anuncio de Francia de retirar las tropas francesas de Mali, en Bamako, el 19 de febrero de 2022 [FLORENT VERGNES/AFP via Getty Images].

A finales de enero, el ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, declaró que las nuevas autoridades de Mali eran "ilegítimas y toman medidas irresponsables", calificando al gobierno militar de Bamako de "fuera de control". El 1 de febrero, Mali declaró persona non grata al embajador francés, Joel Meyer, dándole 72 horas para abandonar el país.

Las relaciones entre Francia y su antigua colonia en África Occidental se han deteriorado después de que los militares malienses asumieran el gobierno en agosto de 2020, alegando la falta de seguridad en el país. En mayo de este año, los nuevos gobernantes remodelaron el gabinete recién formado, pero el gobierno francés lo calificó como otro golpe de estado, irritando aún más a los malienses.

En particular, miles de malienses salieron a la calle para celebrar la expulsión del embajador francés, expresando su apoyo al gobierno militar y al líder, Assimi Goita.

Herman Cohen, antiguo Subsecretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos Africanos, en una entrevista con MEMO, describió la situación como algo sin precedentes y "muy significativo y que nunca había ocurrido antes". De hecho, nunca antes ninguna antigua colonia francesa había denunciado públicamente a Francia de forma tan dura y humillante.

Además, los nuevos dirigentes malienses han pedido a Francia que retire sus tropas del país. Desde el primer despliegue de fuerzas en Mali, en 2013, Francia ha mantenido cerca de 5.000 tropas a lo largo de los países de la región del Sahel en una operación denominada en clave "Barkhane", para combatir a los "yihadistas" y rebeldes que arrasaban el norte de Mali y se acercaban a la capital, Bamako.

Lo que comenzó hace nueve años como una intervención militar francesa se ha convertido en una operación militar de toda la UE, con presencia militar de la República Checa, Dinamarca, Italia y Alemania. La estrategia, entonces, era erradicar a los militantes y "yihadistas" en media docena de países, entre ellos Chad, Burkina Faso, Níger y Mali. En lugar de ello, las cosas empeoraron.

LEER: La verdad oculta tras la expulsión del embajador francés de Mali

Tras nueve años de intervención militar dirigida por Francia, la situación de seguridad en Mali ha empeorado y han aumentado los ataques a civiles y a núcleos de población del desierto.

En una conferencia celebrada en Abiyán (Costa de Marfil) en 2020, muchos académicos y militares malienses me dijeron que Francia no es honesta sobre sus objetivos en Mali. Incluso acusaron a París de colaborar en secreto con los rebeldes del norte, especialmente con los tuareg, que son mayoría en la ciudad de Kidal, en el norte de Mali. Kidal, capital de la región de Azwad, en el noreste de Mali, fronteriza con Argelia, Níger y Mauritania, cobró protagonismo por primera vez cuando los tuaregs lanzaron su rebelión contra el gobierno de Bamako, a partir de 2012. Se dice que la región es rica en recursos naturales, incluido el oro.

Tras la intervención militar dirigida por Occidente en Libia, muchos grupos extremistas y étnicos se beneficiaron del floreciente comercio ilegal de armas, que comenzó en Libia y se extendió por toda la región. La situación se agravó aún más cuando el grupo terrorista Daesh comenzó a establecerse en Libia para, posteriormente, unirse a Al Qaeda, que ya estaba presente en la zona del Sahel.

Manifestantes sostienen una pancarta en la que se lee "Gracias Wagner", el nombre de la empresa de seguridad privada rusa presente en Mali, durante una manifestación organizada por la plataforma panafricanista Yerewolo para celebrar el anuncio de Francia de retirar las tropas francesas de Mali, en Bamako, el 19 de febrero de 2022 [FLORENT VERGNES/AFP via Getty Images].

Moustafa Traore, en una entrevista con MEMO, dijo que la acción de Malí contra Francia se produjo como respuesta directa a las "demandas públicas" de que las tropas francesas y sus aliados de la UE deben abandonar el país porque "no han logrado en nueve años" mejorar la situación de seguridad en Mali. El académico maliense afincado en París llegó a acusar a Francia de ayudar a los rebeldes del norte, para justificar su presencia militar en el país. En 2012, el gobierno de Malí pidió a Francia, según Traore, que le proporcionara apoyo aéreo mientras los militares malienses luchaban sobre el terreno, pero, en cambio, París lanzó una intervención militar "impopular". También señaló que los militares franceses nunca suministraron armas y otros equipos al ejército maliense, lo que significa que el entrenamiento que proporcionaron a las tropas malienses no tiene "ningún valor".

Muchos países de la UE, como Dinamarca y Alemania, han estado entrenando a las fuerzas especiales, no sólo en Mali, sino también en otros países del Sahel, como Burkina Faso.

Mientras las tropas de la UE, encabezadas por las francesas, abandonan Mali son sustituidas por las rusas, lo que enfurece aún más a la UE, que financiaba toda la misión en la zona. Esto llevó a la ministra de Defensa de Alemania, Christine Lambrecht, a comentar que la idea de entrenar al ejército maliense "para trabajar con mercenarios rusos, es impensable." En 2019, Mali y Rusia firmaron un acuerdo de cooperación militar, pero el despliegue de asesores militares rusos no se hizo público hasta principios de enero.

La frustración por la forma en que se está librando la guerra y el deterioro de la situación de seguridad son dos razones que explican la toma de posesión de los militares malienses en Bamako el año pasado. Según el Sr. Traore, el nuevo gobierno militar de su país "escucha a su pueblo", y los malienses llevan tiempo exigiendo la expulsión de los franceses y sus aliados militares de la UE.

LEER: La persecución del Islam en el mundo es un hecho preocupante

La reacción maliense hacia Francia no sólo no tiene precedentes, sino que es un indicio de que Francia, que ha dominado sus antiguas colonias décadas después de la independencia, está perdiendo peso e influencia, y pronto podría ser expulsada por completo de África.

Moscú, Pekín y Ankara son ahora los nuevos actores en África. Rusia y Türkiye mantienen tropas en la conflictiva República Centroafricana y en Mali, mientras que se informa de que China está construyendo una base militar permanente en Guinea Ecuatorial, en la costa atlántica. China lleva décadas realizando enormes inversiones económicas en todo el continente.

La mayoría de las antiguas potencias coloniales occidentales, como Francia y el Reino Unido, han ejercido algún tipo de control sobre sus antiguas colonias, incluso después de convertirse en naciones independientes. Pero Francia, en particular, lo ha hecho de forma muy torpe y directa, enfadando a los africanos.

Durante una visita a Burkina Faso en 2017, el presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que era hora de "dejar de dar lecciones" a la región. Aunque reconoció los "crímenes de la colonización europea" de África, dijo a sus anfitriones que no venía a hablarles de la política de Francia en África porque ese es un "pasado que tiene que pasar", y que se está iniciando un nuevo enfoque francés para toda África, en el que Francia mirará al "continente" directamente a la cara. Sea cual sea este enfoque, no parece estar funcionando.

¿Está Mali liderando una revuelta antifrancesa en toda África o se trata de un desencuentro único entre Mali y Francia? Moustafa Troare cree que es lo primero, y que será una tendencia en todas las antiguas colonias francesas, más pronto que tarde.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaFranciaMaliRegión

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines