Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La visita del primer ministro israelí a Bahréin fue una ofensa a la memoria del levantamiento

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, pronuncia un discurso durante una visita a la capital de Bahréin, Manama, el 15 de febrero de 2022 [GUILLAUME LAVALLEE/AFP vía Getty Images].

La histórica primera visita de un primer ministro israelí a Bahréin ha sido la de mayor repercusión desde la normalización de las relaciones entre ambos países en el marco del acuerdo auspiciado por EE.UU., que también incluye a los EAU.

En su viaje de 24 horas a Manama, Naftali Bennett fue recibido por el ministro de Asuntos Exteriores, Abdullatif bin Rashid Al-Zayani, y el ministro de Industria, Comercio y Turismo, Zayed Rashid Al-Zayani, antes de reunirse con el príncipe heredero y primer ministro, Salman bin Hamad Al-Khalifa, y su padre, el rey Hamad.

Según la oficina de Bennett, la reunión se centrará en el fortalecimiento de los lazos bilaterales y se produce una semana después de que se informara de que Israel enviará a un oficial naval a un puesto oficial en el pequeño reino del Golfo, donde tiene su base la Quinta Flota de la Marina estadounidense. Esta medida convertirá a Bahrein en el primer Estado árabe que acoge abiertamente a un dignatario militar israelí. También se produce tras la firma de un acuerdo de cooperación en materia de seguridad a principios de este mes, durante el cual el Ministro de Defensa, Benny Gantz, llegó a describir la asociación como "férrea" y más importante que nunca.

Estas relaciones más estrechas también se producen en medio de las preocupaciones compartidas sobre Irán y sus ambiciones nucleares y los intentos de Estados Unidos de revivir el acuerdo nuclear de 2015 con Irán, del que había optado por retirarse unilateralmente bajo la anterior administración del ex presidente Donald Trump. En una entrevista con el diario bahreiní Al-Ayam, Bennett reiteró que ambos países se enfrentan a "grandes desafíos de seguridad" derivados de la República Islámica, a la que acusó de desestabilizar toda la región.

"No lo permitiremos", dijo. "Estamos luchando contra Irán y sus secuaces en la región día y noche y ayudaremos a nuestros amigos a promover la paz, la seguridad y la estabilidad, siempre que se nos pida".

Si bien la visita de Bennett el 14 de febrero no tiene precedentes en la historia de Bahréin, el momento es también interesante, ya que su llegada se produjo en el undécimo aniversario del levantamiento bahreiní, que fue aplastado por una intervención militar dirigida por Arabia Saudí. Puede que la visita se produzca en torno a un estrechamiento de los lazos entre los países, pero también podría decirse que pretende añadir un nuevo insulto al fallido levantamiento de hace más de una década. Puede que el levantamiento no haya tenido éxito a la hora de evolucionar hacia una reforma o una revolución, pero los sentimientos siguen arraigados entre la mayoría árabe nativa chií, la etnia baharna y la comunidad persa ajam, gobernada por la familia suní Al-Khalifa desde el siglo XVIII, que a su vez es originaria de la región saudí de Najd.

LEER: ¿Cuánto nos tardaremos en condenar el Apartheid israelí?

Israel, que tiene su propio historial de represión de la población autóctona de los habitantes palestinos de la tierra, encontrará un terreno común en este sentido con su nuevo aliado abierto, además de sus intereses de seguridad sobre Irán. Según un artículo de opinión, irónicamente redactado por un miembro de la "Fundación para la Defensa de las Democracias", este último hito representa un alineamiento de la monarquía del Golfo con Israel en contraposición a la intimidación y la "sumisión" a Irán. Sin embargo, aunque se mencionaron las anteriores reivindicaciones iraníes de soberanía sobre Bahréin y el apoyo de Irán al gobierno dirigido por los hutíes de Yemen, que ha ampliado sus ataques de represalia a los vecinos Emiratos Árabes Unidos, no se mencionó en absoluto el aniversario del levantamiento pacífico en favor de la democracia, su causa o la situación actual.

[Tweet]

La visita de Bennett fue impopular entre la mayoría chiíta del país y fue condenada por el principal partido de la oposición ilegalizado, Al-Wefaq. A pesar del riesgo siempre presente de una represión violenta por parte de las autoridades, se organizaron protestas en varios pueblos chiítas contra la visita y en solidaridad con los palestinos. El secretario general adjunto de Al-Wefaq, Hossein Al-Dihi, declaró: "Nosotros, el pueblo de Bahréin, seguiremos defendiendo la causa palestina y no aceptaremos ningún acuerdo de normalización con el régimen de ocupación".

También se celebraron concentraciones para conmemorar el aniversario del levantamiento, como viene ocurriendo anualmente desde 2011, además de activismo en línea para concienciar a la población. El líder disidente y alto clérigo bahreiní, el ayatolá Isa Qassim, que actualmente vive exiliado en Irán, reiteró sus llamamientos a la continuación del levantamiento popular y también al establecimiento de un sistema democrático y constitucional que sustituya el régimen monárquico de los Al-Khalifa en favor de un sistema más representativo. En 2017, el rey Hamad ratificó la Constitución de 2002, en una medida que fue criticada por Amnistía Internacional por considerar que allanaba el camino para los juicios militares a civiles y que era un "desastre" para el futuro de los juicios imparciales y la justicia en el país.

OPINIÓN: África no debe abandonar a Palestina concediendo a Israel el estatus de observador de la UA

Durante su visita, Bennett también se reunió con miembros de la pequeña comunidad judía del Estado del Golfo, que han estado celebrando el culto en la única sinagoga del país, recientemente reformada. Este avance en la tolerancia religiosa de Bahrein incluye también el establecimiento de la mayor iglesia católica de la Península Arábiga y los planes en marcha para la construcción de un templo hindú, el segundo de este tipo en la región después de los EAU. Sin embargo, parece que esta tolerancia no se extiende hacia la comunidad chiíta mayoritaria del país, que fue testigo de los daños causados a 53 mezquitas chiítas y de la destrucción completa de 23 mezquitas durante la revuelta, y las autoridades se negaron a reconstruir ninguna, a pesar de sus promesas de hacerlo.

La decisión de Bahréin de oponerse a Irán y unirse a los Estados árabes pro-sionistas no sólo reafirma la noción de que sólo los alineados con Teherán se oponen a Israel, sino que también muestra lo alejada que está la dinastía gobernante de la mayoría de sus súbditos, que no sólo se oponen a la normalización de su gobierno con Israel, sino que también se niegan a aceptar el statu-quo discriminatorio e injusto y el resultado del "Levantamiento olvidado" de la Primavera Árabe.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBahréinIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines