Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Dar a conocer la demolición de Khan al-Ahmar no es un apoyo político contra el desplazamiento

Unos hombres sostienen un cartel de condena a la ocupación israelí en el pueblo de Khan al-Ahmar, en la Cisjordania ocupada por Israel, el 29 de noviembre de 2020 [AHMAD GHARABLI/AFP vía Getty Images].

Israel ha anunciado nuevos planes para la aldea de Khan Al-Ahmar, en la Cisjordania ocupada, que ha sido demolida y reconstruida varias veces, y que atrajo la atención internacional en 2018 después de que el Tribunal Supremo israelí aprobara su destrucción. Durante un breve periodo en 2019, la inminente destrucción de Khan Al-Ahmar fue aprovechada por el ex primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, quien declaró en varias ocasiones que sería preferible que la demolición se produjera antes de las elecciones generales israelíes. La Corte Penal Internacional advirtió que la demolición de la aldea constituiría un crimen de guerra.

Sin embargo, a pesar de los retrasos, sigue siendo cierta la afirmación de Netanyahu de que la destrucción de Jan Al-Ahmar es parte integrante de la política colonial de Israel, ya que el Estado del apartheid busca la contigüidad territorial en la zona. Según la reciente propuesta, el pueblo será destruido y reconstruido a 300 metros de distancia. Como es lógico, no se consultó a los habitantes palestinos sobre los planes.

Las conversaciones sobre la anexión israelí han quedado aparcadas desde los Acuerdos de Abraham, y el gobierno se ha centrado en la anexión de facto para evitar el escrutinio internacional. Aunque es Israel quien tiene la sartén por el mango en cuanto a la contigüidad territorial, se acusa a los palestinos de embarcarse estratégicamente en una "toma de posesión" de la tierra; su propia tierra. El director general de la ONG israelí Regavim, Meir Destsch, señaló su oposición a la propuesta de reubicación de Khan Al-Ahmar: "La zona en cuestión, la de Mishor Adumim, es la más estratégica, ya que se encuentra entre Jerusalén y el valle del Jordán, Jericó y Ramallah. Por eso el lugar recibe tanta atención de la AP y la UE".

Sin embargo, la única atención que la Autoridad Palestina y la UE han prestado a Khan Al-Ahmar ha sido esporádica, y normalmente paralela a la atención de los medios de comunicación convencionales. Por lo tanto, la afirmación de Destsch de que el Ministerio de Defensa israelí está haciendo el juego a las supuestas maquinaciones palestinas carece de fundamento: "La ubicación estratégica es lo que atrae esta atención. El deseo del ministro de Defensa de blanquear el lugar es la realización de la estrategia palestina para hacerse con la zona".

La Hasbara de Israel en Sheikh Jarrah: Sobre la roca "terrorista" de Gilad Erdan y la lógica engañosa

Más pertinente para la cuestión que nos ocupa es el repetido desplazamiento forzoso que los residentes de Khan Al-Ahmar han soportado desde su primera expulsión de la Naqab tras la Nakba, así como la negativa de Israel a reconocer los pueblos beduinos.

Para la Autoridad Palestina, Khan Al-Ahmar supone una oportunidad de relaciones públicas cuando se considera beneficioso. Después de todo, la experiencia palestina del desplazamiento forzado no es ajena a la AP, aunque Ramallah no considere que los refugiados y sus derechos legítimos sean relevantes para su discurso diplomático.

La UE, en cambio, se preocupa por el pueblo sólo mientras encaje en el paradigma humanitario. Una resolución del Parlamento Europeo de 2018 esbozaba claramente las preocupaciones de la UE al respecto, sin olvidar la vinculación de la cuestión con el paradigma de los dos Estados. Sus advertencias a Israel sobre los desalojos forzosos no difieren de las emitidas en varias otras ocasiones; esta se limita a recordar a Israel que está poniendo en peligro el compromiso de los dos Estados, y que el traslado forzoso "constituye una grave violación del derecho internacional humanitario".

Es ridículo hablar de que los palestinos intentan una anexión de facto en su propia tierra, como pretende Regavim. Tienen un derecho más que legítimo a su tierra, que la presencia de Israel ha negado durante décadas. Además, a pesar de las descabelladas afirmaciones sobre cualquier estrategia palestina, la verdad es que el apoyo de la comunidad internacional a Palestina es intrascendente en comparación con su complicidad con Israel y sus propios planes de anexión de facto, como los Acuerdos de Abraham han puesto de manifiesto con toda claridad.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines